El tratamiento transgénero en niños provoca efectos secundarios médicos de por vida

Por Beth Brelje
14 de Junio de 2023 6:54 PM Actualizado: 14 de Junio de 2023 6:54 PM

Alterar la apariencia del propio sexo mediante tratamiento hormonal o cirugía es una decisión permanente con consecuencias para la salud de por vida que van más allá de la estética.

Huesos frágiles, desarrollo cerebral afectado y la pérdida de un sistema reproductivo funcional son algunos de los posibles efectos secundarios de la transición de género.

Es crucial que quienes buscan tratamiento para la disforia de género tengan en cuenta las consecuencias de por vida de dichos tratamientos, pero es una tarea difícil para pacientes jóvenes con cerebros y huesos en desarrollo y que aún no han llegado a la pubertad.

También es una tarea ardua para los que se encuentran en el espectro autista, que se ven en mayor proporción en la comunidad transexual en comparación con la población general, según los médicos del Programa de Desarrollo del Género y la Sexualidad del Hospital Infantil de Filadelfia (CHOP), que hablaron en una serie de talleres de formación sobre terapia transexual financiados por los contribuyentes de Pensilvania para trabajadores de la sanidad y la educación.

Un tratamiento reversible conduce a resultados irreversibles

Las formaciones del CHOP enseñan a los profesionales de la salud mental a tratar a los niños menores de 8 años, primero con métodos reversibles como “aceptación y afirmación”. La formación aconseja a los profesionales guiar a las familias a través de la transición social de género mediante la elección de un nombre, corte de pelo, estilo de ropa y baño público del género que el niño quiere ser. Sin tener en cuenta los efectos sobre la salud mental, estas estrategias pueden revertirse.

Pero los medicamentos bloqueadores de la pubertad pueden empezar entre los 8 y los 14 años. A partir de los 14 años pueden tratarse con testosterona, estrógenos y “cirugías de afirmación de género”, aconseja la formación.

La decisión de administrar bloqueadores de la pubertad a un niño puede tener efectos permanentes.

Los bloqueadores de la pubertad pueden “poner el botón de pausa” en la pubertad, dando a los niños más tiempo para explorar su identidad de género, afirma la formación, y evitar que los niños desarrollen “características sexuales secundarias irreversibles”, como el desarrollo natural de los pechos o el engrosamiento de la voz. Si estas características nunca llegan a desarrollarse, es posible que el niño no necesite operarse más adelante, indica la formación.

Mayor riesgo de fracturas óseas

Las hormonas son necesarias para formar los huesos durante la pubertad, por lo que los niños que toman bloqueadores de la pubertad tendrán huesos más débiles durante el desarrollo y a lo largo de la edad adulta, lo que los expone a un mayor riesgo de fracturas óseas, dijo el Dr. Zachary McClain en una de las formaciones. McClain es profesor adjunto de pediatría en la Facultad de Medicina Perelman y director del programa de medicina del adolescente.

“Lo que sabemos sobre los bloqueadores de la pubertad es que en realidad disminuyen la densidad mineral ósea durante la pubertad”, dijo McClain. Pero la buena noticia es que, cuando volvemos a utilizar hormonas de distinto sexo, ya sea estrógeno o testosterona, la densidad ósea vuelve a aumentar”. ¿Vuelve a subir en comparación con alguien que nunca ha tomado bloqueadores de la pubertad? Probablemente no. Hubo un estudio que demostró que no volvió a subir en jóvenes cisgénero que simplemente pasaron por un ciclo normal de pubertad”.

Según McClain, los bloqueadores también pueden retrasar el desarrollo cognitivo del cerebro.

“No va a cambiar su inteligencia, pero hay un desarrollo cognitivo abstracto del que no estamos seguros. … Parte de la ciencia está ahí, parte de la ciencia no está ahí, pero sabemos en general, estos son seguros”, dijo McClain.

Los bloqueadores de la pubertad no están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para su uso en la transición de género, dijo la formación.

Los niños que toman bloqueadores de la pubertad pueden ser más bajos que sus compañeros. Crecerán a un ritmo más lento, previo a la pubertad, y crecerán más deprisa una vez que tomen hormonas para la transición de sexo, señaló.

Los que se someten a tratamientos de género tienen un mayor riesgo de problemas de salud mental, incluidos más trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo y una mayor tasa de suicidio, y hay más casos de autismo que en la población general.

Consentimiento informado

La Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH) recomienda en su octavo informe sobre Normas de Atención Médica que los médicos se aseguren de que los pacientes comprenden el efecto del tratamiento de género en la reproducción antes de iniciarlo.

“Las intervenciones médicas de afirmación del género suelen afectar a la capacidad reproductiva”, señala el informe. Por ejemplo, la extirpación de los testículos es irreversible y conlleva la pérdida de fertilidad y de los efectos de los esteroides sexuales endógenos.

Los datos clínicos indican que, tras la atención de género, las personas transexuales obtienen puntuaciones significativamente más bajas en placer sexual en comparación con las personas cisgénero, y deben ser informadas antes del tratamiento.

Pero las mujeres transexuales pueden quedarse embarazadas, incluso tomando testosterona.

“Recomendamos a los proveedores de atención médica que hablen de métodos anticonceptivos con las personas transgénero y de género diverso que mantienen relaciones sexuales que pueden dar lugar a un embarazo”, señala el informe. Las personas transexuales pueden conservar su capacidad reproductiva y sufrir embarazos no deseados debido a la suposición errónea de que la testosterona es un método anticonceptivo fiable.

“Los hombres transexuales y… las personas que utilizan testosterona deben ser informados de que 1) aunque las cantidades son pequeñas, la testosterona pasa a través de la leche materna/del pecho; y 2) se desconoce el impacto sobre el neonato/niño en desarrollo, por lo que no se recomienda el uso de testosterona durante la lactancia”.

La terapia con testosterona puede causar colesterol alto y el estrógeno puede causar coágulos sanguíneos. Otras terapias hormonales pueden causar aumento de peso, depresión, aumento de la frecuencia urinaria, tensión arterial baja y aparición de osteoporosis.

Habrá más visitas al médico. Las mujeres que se someten a cirugía de adición de genitales masculinos deben acudir a citas urológicas de seguimiento de por vida. Los hombres que se sometan a cirugía de adición de genitales femeninos seguirán necesitando revisiones periódicas de la próstata y exámenes ginecológicos para detectar posibles complicaciones.

El informe señala que un pequeño porcentaje, entre el 0.3 y el 3.8 por ciento, se arrepentirá de su decisión de cambiar la apariencia de su sexo.

El arrepentimiento puede ser temporal o permanente y puede clasificarse como arrepentimiento social, a menudo causado por dificultades en la vida familiar, religiosa, social o profesional; arrepentimiento médico, debido a complicaciones médicas a largo plazo, decepción por los resultados quirúrgicos o toma de decisiones preoperatorias inadecuadas; y verdadero arrepentimiento relacionado con el género, basado sobre todo en un diagnóstico erróneo experimentado por el paciente, una exploración insuficiente de la identidad de género, o ambas cosas, según el informe.

Toma de decisiones alternativa

Según el informe del WPATH, dentro de los círculos de tratamiento de transexuales se debate la importancia del consentimiento informado, el principio ético según el cual los receptores de atención sanitaria deben comprender la atención sanitaria que reciben y las posibles consecuencias que podría acarrear.

“Es importante reconocer que las enfermedades mentales, en particular los síntomas de deterioro cognitivo o psicosis, pueden afectar a la capacidad de una persona para otorgar su consentimiento a tratamientos médicos y/o quirúrgicos de afirmación del género (GAMST). Sin embargo, la presencia de tales síntomas no equivale necesariamente a una incapacidad para dar el consentimiento, ya que muchas personas con síntomas significativos de salud mental son capaces de comprender los riesgos y beneficios del tratamiento lo suficiente como para tomar una decisión con conocimiento de causa”, señala el informe.

El informe añade que es importante realizar una evaluación cuidadosa, examinando la capacidad de la persona para comprender la naturaleza del tratamiento que se está considerando, considerar las opciones de tratamiento, incluidos los riesgos y beneficios, apreciar las posibles consecuencias a corto y largo plazo de la decisión, y comunicar su elección para recibir el tratamiento.

El informe recomienda a los profesionales de la salud mental que aborden los síntomas de salud mental que interfieren con la capacidad de una persona para dar su consentimiento al tratamiento de afirmación de género antes de que se inicie el tratamiento.

“Puede haber casos en los que una persona carezca de capacidad para dar su consentimiento a la atención sanitaria, como durante un episodio agudo de psicosis o en situaciones en las que una persona tenga un deterioro cognitivo a largo plazo. Sin embargo, las limitaciones de la capacidad para consentir el tratamiento no deben impedir que las personas reciban los GAMST adecuados”, señala el informe del WPATH. “Para algunos, la comprensión de los riesgos y beneficios puede requerir el uso de explicaciones repetidas en un lenguaje sin jerga a lo largo del tiempo, o el uso de diagramas para facilitar la explicación y ayudar a la comprensión”.

En algunos casos, puede ser necesario nombrar a un responsable alternativo, como un tutor legal o un responsable independiente aprobado por el regulador, señala el informe.

El objetivo es proporcionar “la atención sanitaria más afirmativa y menos restrictiva”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.