El “triturador de satélites” de China: se acerca el “Pearl Harbor espacial”

Por Gordon G. Chang
02 de Noviembre de 2021 6:46 PM Actualizado: 02 de Noviembre de 2021 6:47 PM

Comentario

El 24 de octubre, China puso en órbita su Shijian-21. El satélite, según la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, está “encargado de demostrar tecnologías para aliviar y neutralizar la basura espacial”.

Según Beijing, los satélites estadounidenses constituyen “basura”.

El Shijian-21 tiene un brazo robótico que puede utilizarse para mover la basura espacial —hay más de 100 millones de piezas flotando alrededor de la Tierra— o para capturar, destruir o inutilizar de otro modo los satélites de otras naciones. Ese brazo convierte al Shijian-21 en un “triturador de satélites”.

Brandon Weichert, autor de “Winning Space: How America Remains a Superpower” (Ganar el espacio: cómo Estados Unidos sigue siendo una superpotencia), explica a Gatestone que el satélite chino fue lanzado a la órbita geosíncrona donde se encuentran muchos de los sistemas satelitales más sensibles de Estados Unidos, aquellos que son críticos para el Mando, las Comunicaciones y el Control Nuclear (NC3), la vigilancia y las comunicaciones militares.

“Como los satélites estadounidenses en órbita geosíncrona están tan lejos de la Tierra, son caros y difíciles de reemplazar”, señala. “Perder cualquiera de estos sistemas, sin tener reemplazos a mano, daría a los militares chinos una ventaja sin precedentes en caso de estallido de hostilidades”.

China ha diseñado su nueva estación espacial, me dice Richard Fisher, del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia, “para incorporar grandes módulos militares adicionales que pueden ser equipados con láseres, microondas o sistemas antisatélites basados en misiles”.

En septiembre de 2008, la misión tripulada china Shenzhou-7 se acercó a menos de 45 kilómetros de la Estación Espacial Internacional mientras la tripulación china lanzaba un microsatélite, “una evidente misión de interceptación de la ISS”, dice Fisher. Uno de los veteranos de esa misión, explica Fisher a Gatestone, es ahora el comandante a bordo de la estación espacial china.

“Están apostando por lo contraespacial a lo grande”, dijo el vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, el general John Hyten, el 28 de octubre en un acto patrocinado por el Defense Writers Group. Hyten, anteriormente comandante del Mando Espacial de las Fuerzas Aéreas y del Mando Estratégico de Estados Unidos, dijo que los oficiales militares chinos “están haciendo todas esas cosas porque han visto cómo Estados Unidos ha utilizado el espacio para obtener una ventaja dominante”.

“Durante muchos años, Washington ha dado por sentada su superioridad espacial”, observa Weichert. Sin embargo, la complacencia no es la única enfermedad estadounidense. La ceguera estadounidense también ha tenido un papel. En una época, Estados Unidos dominaba el espacio, y los líderes políticos estadounidenses decidieron ir despacio en el desarrollo de armas antisatélite por miedo a desencadenar una competencia. Dado que Estados Unidos es el país con más activos en órbita, el razonamiento era que tendría más que perder en una carrera.

Este punto de vista era el producto de un malentendido fundamental de las actitudes chinas y rusas. El malentendido también llevó directamente a Estados Unidos a quedarse atrás en otra tecnología espacial crucial. Estados Unidos fue el primer líder en vuelos hipersónicos con el X-15, que alcanzó Mach 6.7 —6.7 veces la velocidad del sonido— en 1967. Ahora, sin embargo, Estados Unidos lleva media década de retraso con respecto a China. Estados Unidos también va por detrás de Rusia.

“Nos hemos abstenido de intentar aplicaciones militares para esta tecnología”, dijo a Yahoo! el embajador Robert Wood, representante de Estados Unidos en la Conferencia de Desarme de Ginebra. Wood, según la descripción de ese sitio, “dio a entender que los funcionarios estadounidenses habían tratado de evitar que se produjera una carrera por los misiles hipersónicos”.

Lo único que hizo la moderación estadounidense fue permitir que los ejércitos chino y ruso tomaran la delantera en la carrera por desplegar estos sistemas vectores de armas nucleares imposibles de defender. A finales de julio, Beijing sorprendió al Pentágono con una prueba orbital de un vehículo de planeo hipersónico.

Del mismo modo, Estados Unidos está ahora por detrás de China en la capacidad de derribar satélites. “El satélite Shijian-21 es una punto de inflexión”, dice Weichert, que también produce The Weichert Report. “Es una capacidad ofensiva en el mundo real que puede cazar y destruir sistemas estadounidenses y dejar sordos, mudos y ciegos a los militares de Estados Unidos en la Tierra”.

El espacio, por supuesto, es el último terreno estratégico, que confiere el control de la tierra. Por lo tanto, los líderes estadounidenses deberían haber sabido que China intentaría, como explica Weichert, construir las capacidades “para primero sacar a los estadounidenses de la órbita y luego colocar sus propios sistemas allí”.

Estados Unidos tiene la capacidad de ponerse al día, por supuesto, pero son necesarias grandes correcciones de rumbo. Por un lado, los satélites estadounidenses son presa fácil para los militares chinos. Como dijo el general Hyten, “en realidad ponemos al presidente en una situación difícil porque tenemos un puñado de objetivos gordos y jugosos, mientras que el adversario ha construido cientos de objetivos que son difíciles de alcanzar”.

El resultado, dijo el general, es que Estados Unidos no tiene “una arquitectura espacial resistente”.

Una arquitectura resistente, cree Hyten correctamente, estaría compuesta por satélites de vigilancia de bajo costo que, en palabras de SpaceNews, “pueden ser producidos en masa y desplegados rápidamente”.

Por desgracia, “el Departamento de Defensa sigue siendo increíblemente burocrático y lento”, observó Hyten. La burocracia del Pentágono “es simplemente brutal”. Así que no cuente con el ejército estadounidense, que ha tardado una década en diseñar una red espacial de supervivencia aún no lanzada.

Afortunadamente, también existe Elon Musk, una burocracia de una persona. Su SpaceX está construyendo la constelación Starlink de satélites de telecomunicaciones en órbita terrestre baja. Cuando esté terminada, habrá unos 42,000 satélites que podrán ser utilizados por el ejército estadounidense, que depende de los satélites, cuando China haya aplastado, derribado con láser o sacado de órbita los activos militares estadounidenses en el espacio.

Por supuesto, China también intentará derribar la constelación Starlink.

Beijing, dice Weichert a Gatestone, está planeando un “Pearl Harbor espacial”.

De Gatestone Institute.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.