El TTIP sigue al margen de los europarlamentarios

23 de Junio de 2016 Actualizado: 23 de Junio de 2016

Dada la creciente presión de la oposición pública europea a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) y el acuerdo CEPA, los europarlamentarios buscan informarse con más detalle, pero los documentos no están disponibles.

La prensa alemana destaca que, en el próximo Consejo Europeo del 28 y 29 de junio, el presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker pedirá en directo el apoyo incondicional de los gobiernos al grupo que está en las tratativas. Esto le permitiría avanzar en manera independiente a la opinión pública y/o parlamentaria.

“Mientras tanto -señala el medio Diepresse-, en Francia, Alemania y Austria, la resistencia al acuerdo crece, el presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker y la canciller alemana Angela Merkel, quieren enrolar a todas las capitales de la Unión Europea en línea”.

Jean Claude Juncker. Foto de archivo de 2014- (Wikimedia Commons)
Jean Claude Juncker. Foto de archivo de 2014. (Wikimedia Commons)

Son varios los factores que se mencionan que pueden estar movilizando a Juncker a pedir el apoyo directo. En los documentos #TTIPLeaks, cómo señala el líder político Bepe Grillo, se difundió en manera más masiva “lo que quiere Estados Unidos”, lo cual sería eliminar el principio de precaución que defiende a los europeos, decir adiós al “Made in”, y reforzar el poder de las multinacionales con la cláusula ISDS, una arma legal que les permite sobrepasar la soberanía de los estados. Estos son los argumentos que ha tenido la creciente oposición en manifestarse en contra.

Además agrega el señor Grillo, quien es el fundador del Movimento Cinque Stelle, “François Hollande en persona ha descendido al campo propio para decir: “así como está el TTIP no va y no tiene esperanza de ser aprobado”.

La Comisión Europea de Juncker, en cambio en su página de Internet, dice que: “Con el TTIP queremos ayudar a los ciudadanos y las empresas, grandes y pequeñas. Para ello, se trata de: 1) Abrir Estados Unidos a las empresas europeas, 2) contribuir a reducir los trámites burocráticos que deben cumplir las empresas para exportar, 3) introducir nuevas normas que hagan la exportación, la importación y la inversión en Estados Unidos más fáciles y justas”.

Las manifestaciones de la oposición al TTIP en estos meses se han multiplicado y Alemania anuncia una gran movilización para septiembre. Hasta la fecha 3.483.501 ciudadanos firmaron y enviaron un email solicitando a las instituciones y a los gobiernos europeos el fin de las negociaciones. Un estudio, citado por Reuters, encargado por la Fundación Bertelsmann, reveló que solo el 17 por ciento de los alemanes creía que tal acuerdo podría traer algún beneficio; y en Estados Unidos, el apoyo sería de alrededor de un 19 por ciento.

Por su parte los europarlamentarios que quieren informarse se ven marginados del conocimiento de los documentos claves de la negociación. Para documentarse deben seguir los requisitos que se pueden leer aquí. Como se puede ver, no todos tienen acceso. Hay documentos clasificados como Públicos, Limitados, Restringidos, Confidenciales y aquellos definitivamente No disponibles para ninguno.

Además los datos que físicamente están disponibles, debe leerse en una pequeña sala del Parlamento Europeo en Bruselas, de unos seis metros cuadrados, para máximo cuatro personas, en turnos de una hora sin poder tomar apuntes detallados, y sin la asistencia de personas que puedan ayudarlos con el idioma y alguna terminología técnica.

Los opositores a ambos tratados temen que la Comisión Europea, para salir del paso, recurra al apoyo directo de los gobiernos para aprobar rápidamente el tratado CEPA, con Canadá, y así tras ello, dar por hecho la aprobación del TTIP, que se basa en términos similares. Esto dejaría fuera a parte de la opinión ciudadana y parlamentaria. Una carta respuesta del Ministro de economía italiano Carlos Calenda dirigida a la comisario de la Comisión Europea Cecilia Malmström, fue publicada por la Organización Stop TTIP, y revela que su gobierno confirma que está dispuesto a apoyar el acuerdo CEPA en manera directa.

Experiencia de la lectura de documentos TTIP

La Comisión encargada de las negociaciones a principios de año dispuso la pequeña sala llamada “Reeding Room” en una de las dependencias del Parlamento Europeo en Bruselas. En la práctica sólo algunos europarlamentarios pueden leer los textos llamados “Limitados”, algunos pocos miembros pueden leer los “Restringidos”, y un selecto grupo a los documentos “Confidenciales”. El resto queda bloqueado.

“La comisaria Cecilia Malmström, decidió que toda la información sensible quede bloqueada en Bruselas”, indicó la organización Stop TTIP italiana.

El eurodiputado español Ernest Urtasun luego de asistir a la lectura en abril pasado, explicó al medio El Diario, que “la experiencia había sido muy negativa” y denunció que “las condiciones que nos obligan a seguir para entrar en la sala son contrarias al parlamentarismo y la democracia”.

“Me han quitado el bolígrafo, me han quitado cualquier papel sobre el que podría escribir y me han quitado el móvil. Luego firmas un documento de confidencialidad de 14 páginas y un funcionario te saca los documentos que el eurodiputado pide con antelación. El tiempo máximo es de dos horas y durante ese lapso el funcionario te controla permanentemente”, dijo el señor Urtasun, quien es diplomático de carrera de 33 años. “Somos parlamentarios elegidos para representar e informar a los ciudadanos. Y para algo tan esencial como un tratado internacional, nos tratan como delincuentes o espías”.

Otra preocupación que manifestó el Sr. Urtasun, es que “cuando el funcionario selecciona los documentos que obligatoriamente hay que pedir por adelantado, te das cuenta de que todo de lo que te dejan ver ya está publicado. Lo que ves son, básicamente, las ofertas europeas en los distintos ámbitos que se están negociando”. Es decir, algo muy similar a lo que hay en la web habilitada por la Comisión Europea sobre el TTIP.

Para concluir, el diplomático reveló que él no es un experto en telecomunicaciones, y muchos documentos tratan sobre ese tema y son en inglés, lo que requiere tener a su lado un experto para interpretarlos.

Los que se interesan en leer las negociaciones deben anotarse en rígidos horarios de lunes a jueves en turnos: entre las 10:00 y 11:00, entre las 11:15 y 12:15 horas, entre las 14:00 y 15:00 y entre las 15:15 y 16:15, tal como indica otro documento, que a su vez señala que “cada turno puede ser reservado por un máximo de una hora”.

Los eurodiputados deben hacer una solicitud en las oficinas del Senado de la República, la Cámara de Diputados y las entidades gobernativas.

La Comisión Europea se defiende en su portal informativo diciendo que “está negociando el TTIP en el modo lo más transparente posible”. Para ello ofrece un resumen de los textos de la negociación de la UE y las fichas informativas.

TE RECOMENDAMOS