El único hombre que no se ahogó

Por Su Lin
31 de Agosto de 2020
Actualizado: 31 de Agosto de 2020

En el séptimo año de la era Chunxi del emperador Xiaozong de la dinastía Song del Sur (1180), había un hombre en Leping (actual Condado de Jingde, provincia de Jiangxi) llamado Zhang Wulang. Ayudó a un pariente a conseguir un préstamo dándole una horquilla de oro para que la usara como garantía. Pero el pariente no devolvió la horquilla cuando el préstamo expiró.

Zhang decidió recuperar la horquilla él mismo. Como no tenía suficiente dinero, volvió a casa y envió a su criada Xuexiang a la casa de empeños para que le devolvieran la horquilla.

En su camino a casa después de recuperar la horquilla, Xuexiang necesitaba hacer sus necesidades. Por miedo a que se le cayera la horquilla, la metió en un agujero en una pared. Luego se olvidó de ella y salió de la letrina. Después de dar unos cien pasos, recordó que se había olvidado la horquilla y volvió rápidamente a buscarla. Sin embargo, no estaba donde la había dejado.

Se encontró con un arquero y le preguntó si había visto una horquilla dorada, pero él le dijo que no.

Xuexiang lloró: “Mi señora es impaciente y estricta. Si pierdo la horquilla, mi amo me acusará de habérsela dado a mi amante y me golpeará hasta matarme. También podría suicidarme”. Y empezó a dirigirse hacia el río.

El arquero temía que se suicidara ahogándose. Lloró: “Tengo la horquilla dorada. Pensé que era afortunado, pero si te costara la vida, preferiría no tenerla”. Devolvió la horquilla a Xuexiang.

Cuando Xuexiang llegó a casa, le dijo a Zhang Wulang sobre el arquero. Zhang le dijo a su esposa: “Xuexiang nos ha servido durante 30 años y no cometió ni un solo error. Si se hubiese suicidado por la horquilla, no habría sido justo para ella. ¿Por qué no le hacemos un favor casándola?” Su esposa estuvo de acuerdo. La pareja le dio la horquilla a Xuexiang y le encontró un marido.

Xuexiang estaba agradecida al arquero. Lamentó no haberle preguntado su nombre, pero recordaba vagamente su aspecto.

Cuatro años más tarde, Xuexiang estaba buscando agua en el río cuando vio un barco lleno de pasajeros. Vio a un hombre que se parecía al arquero y se acercó a comprobarlo. De hecho, él era el arquero. Xuexiang lo invitó de todo corazón a su casa.

El arquero dijo que no podía bajar del barco ya que iba a entregar un documento. Un pequeño retraso puede fácilmente llevar a uno enorme. Sin embargo, Xuexiang sinceramente invitó al arquero a su casa para que la visitara. Le dijo a su marido que el arquero era su salvador.

Así que el arquero entró. Estaba tomando el té con Xuexiang y su marido cuando comenzó a escucharse un gran alboroto fuera de la casa. Salieron a ver qué pasaba y se dieron cuenta de que el barco se había volcado cuando llegó al medio del río. Como las corrientes eran fuertes, nadie podía salvar a los pasajeros. Las 36 personas a bordo se ahogaron, pero el arquero se salvó.

Al devolver la horquilla dorada a Xuexiang para evitar que se quitara la vida, el arquero se salvó a cambio. Su amabilidad y honestidad habían dado sus frutos.

De los Registros Adicionales de Yi Jian, pergamino nº 3


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS