El único país que puede sustituir a China como la fábrica del mundo

Por John Mac Ghlionn
24 de Noviembre de 2021
Actualizado: 24 de Noviembre de 2021

Comentario

Durante demasiado tiempo China ha sido la “fábrica del mundo”. Ese jersey que usted lleva, compruebe la etiqueta. ¿no dice “Made in China”? Pareciera que todo se fabrica en China —es el Walmart del mundo.

El año pasado, mientras otros países estaban paralizados por la pandemia, la producción manufacturera de China, según un artículo de Time, fue de USD 3854 billones, “representando casi un tercio del mercado mundial”.

El periodista Srivatsa Krishna indica que la producción manufacturera de China es ahora “igual a la de Estados Unidos, Japón y Alemania” juntas. Además, como mayor exportador de bienes del mundo, China parece estar en una posición mucho más fuerte que Estados Unidos, el mayor importador de bienes del mundo.

Sin embargo, todas las cosas buenas, como se dice, tienen que llegar a su fin. Lo mismo ocurre con las cosas malas. Una dependencia total de China como centro de fabricación es ciertamente algo malo. ¿Pero qué pasaría si la “fábrica del mundo” se trasladara a otro lugar?

China “está perdiendo fábricas a un ritmo asombroso”, según Krishna.  Dentro de cinco años, el autor predice que el panorama manufacturero será completamente diferente. Krishna parece tener razón. Dongguan, el centro manufacturero de China, se encuentra en un estado de desorden, asolado por COVID-19 y los recientes cortes de energía. Lo mismo ocurre con otros centros de fabricación de todo el país.

Ahora, mientras China pierde su control sobre la fabricación mundial, un país parece dispuesto a ocupar su lugar. Ese país es Vietnam.

Trabajadores de una fábrica de ropa hacen trajes de hombre en una fábrica en Hanoi, Vietnam, el 24 de mayo de 2019. (Manan Vatsyayana/AFP/Getty Images)

Hecho en Vietnam

Vietnam se está convirtiendo rápidamente en un actor importante en la escena manufacturera. Para entender por qué, primero hay que apreciar la forma en que el país ascendió a la relevancia, como un ave fénix de las cenizas.

Hace cuatro décadas, Vietnam era uno de los países más pobres del mundo. La economía del país se encontraba en una situación desesperada, con los efectos de la guerra de Vietnam, que terminó en 1975. Sin embargo, hacia 1986, algo cambió. Al pasar de una economía de planificación centralizada a otra más expansiva y globalizada, Vietnam entró en un periodo de transformación, en el que el gobierno introdujo una serie de reformas sociales, económicas y políticas. Un sentimiento de esperanza y espíritu emprendedor invadió la nación del sudeste asiático; la economía, muy revitalizada, se disparó. Desde entonces, al menos 40 millones de vietnamitas salieron de la pobreza, según el Fondo Monetario Internacional.

Hoy, como ha señalado el investigador Peter Vanham, Vietnam “es una de las estrellas del universo de los mercados emergentes”. Su crecimiento económico rivaliza ahora con el de China; mientras tanto, las “exportaciones del país valen tanto como el valor total de su PIB”. En este momento, la nación de la ASEAN se está convirtiendo rápidamente en una opción atractiva para algunas de las mayores empresas del planeta, como Nike y Samsung.

Con el aumento de los costos laborales en China, el gobierno vietnamita se ha esforzado mucho por cortejar a las empresas extranjeras. Como miembro de la Zona de Libre Comercio de la ASEAN (AFTA), Vietnam tiene un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Además, con una floreciente industria de dispositivos médicos, Vietnam ofrece mucho más que zapatillas y teléfonos. A la vez se está convirtiendo rápidamente en uno de los mayores fabricantes de chips del mundo, con empresas como Intel que inyectan cientos de millones de dólares en líneas de montaje e instalaciones de investigación en Ho Chi Minh, la mayor ciudad del país. Algunas de las principales empresas de inteligencia artificial (IA) del mundo también han realizado grandes inversiones en el mercado vietnamita.

Gracias a los desarrollos en la mencionada Ho Chi Minh, así como en Hanói, la capital de Vietnam, la economía está creciendo a un ritmo récord. En 2030, Vietnam será la 29ª economía del mundo; en 2050, la 20ª. Desde la fabricación de chips informáticos hasta la fabricación de vehículos eléctricos, Vietnam está muy abierto a los negocios.

¿Qué significa todo esto para el mundo en el futuro? Pues que, a medida que el régimen chino se convierte en una fuerza política más potente, resulta imperativo eliminar su control sobre el sector manufacturero. Vietnam, antaño un feroz enemigo de Estados Unidos, se está convirtiendo rápidamente en un amigo de confianza. La amistad nace de la necesidad. El primero necesita al segundo, y el segundo necesita mucho al primero. En los últimos años, debido a las represalias comerciales de Beijing, los agricultores estadounidenses perdieron miles de millones de dólares en ganancias potenciales. Una dependencia de un adversario —o, para ser más específicos, una dependencia excesiva— para los dispositivos médicos y los alimentos (incluidos los alimentos para mascotas) es poco saludable, a falta de una palabra mejor.

En este momento, con la capacidad de mantener a Estados Unidos como rehén, China posee todas las cartas económicas. Si el régimen decide retener bienes vitales —como los productos farmacéuticos, por ejemplo— Estados Unidos podría encontrarse ante una crisis de proporciones épicas.

Para que el mundo sea un lugar mejor y más libre, el control de China sobre la fabricación debe terminar. En un futuro no muy lejano, Vietnam podría ofrecer una alternativa agradable al Walmart del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS