El uso del nombre “virus del PCCh” responsabiliza al régimen chino de la crisis global, dice experto

Por Cathy He
23 de Marzo de 2020 Actualizado: 24 de Marzo de 2020

El virus que ha causado la pandemia actual debería llamarse “virus del PCCh”, ya que claramente atrae la atención sobre la entidad responsable de la propagación del virus, dijo un experto en China.

“Claramente, no es a causa de China o del pueblo chino que estamos lidiando con una pandemia global”, dijo Robert Spalding, exdirector senior de estrategia en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y autor de “Stealth War: How China Took Over While America’s Elite Slept”, en una entrevista con The Epoch Times.

“Es por culpa del Partido Comunista Chino (PCCh)”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se extendiera por toda China y creara una pandemia global.

Spalding dijo que es importante distinguir entre el régimen chino y el pueblo chino, y arrojó luz sobre el hecho de que “el secretismo y control del régimen es la razón por la que estamos lidiando con una pandemia hoy en día, que ha causado billones de dólares en destrucción económica en todo el mundo”.

Recientemente, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y los funcionarios de la administración han recibido críticas por etiquetar el virus como “virus chino” o “virus Wuhan”, una referencia a la ciudad central china donde se originó el brote en diciembre pasado. El régimen chino y algunos políticos estadounidenses han criticado la elección de la palabra, diciendo que es racista y estigmatiza al pueblo chino y a Wuhan.

“No es racista en absoluto, en absoluto. Viene de China, es por eso. Quiero ser preciso”, dijo Trump en una conferencia de prensa el 18 de marzo.

La mejor manera de evitar tales acusaciones es marcarlo como el virus del PCCh, dijo Spalding.

Él agregó que durante décadas, el régimen chino ha estado impulsando la idea de que “cualquier crítica al régimen es una crítica a China y al pueblo chino”, a fin de despertar el nacionalismo entre los ciudadanos chinos y aislarse de las críticas externas.

En este caso, el régimen quiere asegurarse de que cualquier crítica al mal manejo inicial del PCCh del brote “se imponga al pueblo chino, para que puedan decir: ‘Los estadounidenses realmente odian a China y al pueblo chino’, o que todo esto tiene que ver con el racismo”, dijo Spalding.

Del mismo modo, el editorial de The Epoch Times señaló que el nombre “virus del PCCh” es necesario “para distinguir a las víctimas de los victimizados”.

“La gente de Wuhan y de China son víctimas de la arrogancia e incompetencia del PCCh, expresada en esta pandemia viral”, dice el artículo.

Josh Rogin, columnista de seguridad nacional de The Washington Post, presentó un caso similar en un artículo de opinión del 19 de marzo titulado “No culpen a ‘China’ por el coronavirus, culpen al Partido Comunista Chino”.

“Nuestro problema no es con el pueblo chino; nuestro problema es con el PCCh: su represión interna, su agresión externa y su influencia maligna en las sociedades libres y abiertas”, escribió Rogin.

Mark Hemingway, escritor senior de RealClearPolitics, también sugirió el cambio de nombre en un comentario el 20 de marzo.

Contrarrestar la propaganda del PCCh

Desde la propagación global del virus del PCCh, el régimen chino ha desplegado una agresiva campaña de propaganda global para desviar la atención de su encubrimiento inicial del brote. Ha intentado cambiar la narrativa al sugerir que el virus puede haberse originado en el extranjero, como los Estados Unidos, y al presentarse como un líder en los esfuerzos mundiales para contener la pandemia.

Spalding dijo que el gobierno de EE.UU. y Occidente deben contrarrestar activamente dicha propaganda refutándola y criticándola dentro de las 24 a 48 horas. Esta, señaló, fue la política que las autoridades de Taiwán adoptaron para combatir la desinformación del régimen chino antes de su elección presidencial en enero.

“Si no hay respuesta del otro lado, entonces ellos [el PCCh] pueden controlar la narrativa”, dijo.

Por lo tanto, es importante que Estados Unidos “salga muy rápido y sean muy duros al denunciar ese tipo de retórica”, dijo Spalding.

Agregó que los medios de comunicación occidentales también deberían familiarizarse con la naturaleza del PCCh para evitar reprender involuntariamente su propaganda.

“Necesitan educarse más sobre lo que es el Partido Comunista y cómo hacen las cosas”, dijo Spalding.

Señaló un ejemplo reciente, de comentarios hechos por el embajador chino en los Estados Unidos, Cui Tiankai, que se oponen a la promoción de las teorías de conspiración que el virus del PCCh se originó en los Estados Unidos.

La declaración de Cui, que está en conflicto con las recientes afirmaciones del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, de que el virus fue traído a Wuhan por el Ejército de EE.UU., condujo a un informe de Bloomberg que postulaba que las diferentes opiniones representaban una “división interna en Beijing” sobre cómo manejar las relaciones con Trump.

Spalding dijo que los medios de comunicación no entienden que “ningún político chino, ningún embajador chino, ningún funcionario chino que esté bajo el control del Partido Comunista Chino dirá algo más que lo que el Partido les ordena que digan”.

“No se dan cuenta de que esto es realmente parte de toda su campaña [de propaganda]”, dijo Spalding, y agregó que “tener dos mensajes es realmente desviarse del hecho de que este es un intento deliberado del Partido de retratar a Estados Unidos como el creador del coronavirus”.

Descubra

Datos filtrados de China revelan que los infectados son 52 veces más que la cifra oficial

TE RECOMENDAMOS