El verdadero objetivo del impeachment no es Trump, es el Senado

Por Adrian Norman
26 de Enero de 2020 4:05 PM Actualizado: 29 de Enero de 2020 1:48 PM

Comentario

La Cámara de Representantes de Estados Unidos finalmente transmitió los artículos del impeachment al Senado, dando inicio a lo que probablemente será un juicio político increíblemente breve.

La investigación del impeachment llevada a cabo por la Cámara de Representantes fue rápida, y muchos argumentan que se llevó a cabo al azar, una investigación en la que los demócratas se apresuraron caóticamente a través de los procedimientos mediáticos, citando una necesidad de urgencia. Adicionalmente, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), decidió retener los artículos al Senado mientras se excedía en su autoridad al tratar de dictar la forma en que el Senado debería llevar a cabo su juicio.

La mayoría de los estadounidenses saben que la probabilidad de que el Senado vote para condenar y destituir al presidente Donald Trump es incluso menor que la probabilidad de que gane una medalla de oro en gimnasia femenina, lo que plantea la pregunta: ¿Por qué molestarse en pasar por este circo?

He sido demasiado displicente en mis propios comentarios, sugiriendo que gran parte de la presión del impeachment ha sido sobre la incapacidad de los demócratas de superar el resultado de las elecciones del 2016, porque la otra cara de la moneda es que los demócratas también están mirando hacia adelante en lugar de hacia atrás.

El equipo de defensa de Trump lo reconoció en una presentación este fin de semana, describiendo los “Artículos del impeachment de los demócratas de la Cámara” como “un descarado e ilegal intento de anular los resultados de las elecciones de 2016 e interferir con las elecciones de 2020, ahora a solo unos meses de distancia”.

Este proceso del impeachment se trata de una cuestión de óptica, por lo que, como señaló la cuenta de Twitter del Partido Republicano, “3 de los 7 gestores del impeachment demócrata están en los programas del domingo hoy”. Está más claro que nunca que los Demócratas han politizado totalmente la destitución”.

La”sombría” presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, incluso realizó un hit televisivo a altas horas de la noche con Bill Maher, golpeando con un puño el éxito de la Cámara en el impeachment del presidente.

Los anuncios publicitarios y los clips del “momento de inspiración” serán útiles este año para intentar convencer a los moderados de que retiren su apoyo al presidente y motiven a la base progresista a salir con toda su fuerza en las elecciones de 2020.

Y aunque es una afirmación razonable que buscan impactar en las próximas elecciones, ya que Trump aún se proyecta como ganador por una gran mayoría, el verdadero objetivo de este impeachment no es el presidente, sino el Senado de los Estados Unidos.

En los meses previos a las elecciones, se espera que los demócratas se defiendan a sí mismos como los únicos defensores de la república, diciendo: “Oye, hicimos nuestro trabajo, pero los compinches de Trump en el Senado no quisieron hacer el suyo”. Ahora es hora de que ustedes, como votantes, hagan el suyo”, mientras instan a la gran cantidad de partidarios que han movilizado a votar “D” directamente en la boleta.

No está previsto que los demócratas se hagan cargo de la Casa Blanca. Pero no la necesitan. Simplemente presionarán para mantener la Cámara de Representantes y harán todo lo posible para tratar de recuperar el Senado, una posibilidad que cuando llegue el momento, los republicanos deberán defender 23 puestos en el Senado y los demócratas solo necesitarán tres o cuatro.

Dos razones para enfocarse en el Senado

1. Frenar la administración de Trump

A pesar de que los medios de comunicación no le den el crédito, el primer mandato de Trump ha sido muy exitoso.

Parte de ese éxito ha sido por los nombramientos judiciales, que poco a poco están volviendo más conservadores a los tribunales notoriamente liberales (como los tribunales de apelación del 4º y 9º circuito). En un segundo período, esta tendencia ciertamente continuará y él podría potencialmente obtener una o dos nominaciones más a la Corte Suprema. El impacto de un segundo mandato para Trump repercutiría en las décadas venideras.

Este es un escenario escalofriante para los progresistas.

Como tal, un Senado con mayoría demócrata pondría inmediatamente un freno a muchas de las ambiciones de la administración. No se esperaría más confirmaciones judiciales federales, y ciertamente no se llenarían las vacantes que se pudieran abrir en la Corte Suprema.

Basándonos en la historia reciente del movimiento de “resistencia”, también deberíamos esperar una cantidad insondable de caos.

Cuando los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes después de las elecciones de medio periodo de 2018, iniciaron numerosas investigaciones y no han demostrado alguna señal de detenerse, independientemente de lo que suceda con el impacientemente. Estados Unidos, ya fatigado después de ser arrastrado de una falsa crisis a otra, puede ser testigo de cuatro años más de innecesarias y vengativas investigaciones.

En términos generales, el actual Partido Demócrata está lleno de activistas que están más interesados en la agitación que en la legislación. Si toman el control de ambas cámaras del congreso, la meta de detener a Trump será tan preocupante para ellos como destructiva para el resto del país.

2. Si los demócratas recuperan el control del Senado en 2020 podrían dar el golpe de Estado que han buscado durante años

Aunque Trump ya pasó por un proceso del impeachment, la Cámara recientemente señaló que destituir al presidente por segunda vez es una opción que está muy sobre la mesa.

Lo único que impide su destitución en la primera vuelta es el hecho de que los republicanos tienen la mayoría en el Senado. Y aunque el Senado esté dirigido por el Partido Republicano no condenará a los demócratas por su endeble caso de impeachment, una multitud furiosa de senadores demócratas con mayoría en el Senado después de las elecciones seguramente expulsará a Trump a su residencia actual en el 1600 de la Avenida Pennsylvania.

En pocas palabras, una mayoría del Senado en manos de los demócratas abre la puerta a una exitosa remoción del Presidente en su segundo mandato.

Y, no se equivoquen, si creen que ahí es donde termina, no es así. Los demócratas no se detendrán ahí.

Bajo este escenario, podríamos esperar razonablemente ver al vicepresidente Mike Pence en un proceso de impeachment y también destituido, preparando el terreno para que la presidencia sea ocupada por la siguiente persona en la línea de sucesión: la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Conclusión

Este vergonzoso esfuerzo de impeachment partidista ha pasado de ser un intento de destituir al Presidente a una pieza de munición en el bombardeo inicial de la campaña del 2020.

A pesar de que no han habido pruebas sobre si el motivo detrás del llamado de Trump al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky fue la candidatura de Joe Biden en las elecciones de 2020, los demócratas continuarán alegando falsamente lo contrario. También continuarán afirmando falsamente que los republicanos del Senado se involucraron en un encubrimiento. Y sus aliados serviles en los principales medios de comunicación continuarán capitulando y repitiendo sus puntos de discusión.

Desde este momento hasta que se emita el último voto (ya sea legal o ilegal), los demócratas le dirán repetidamente a la nación que el cielo se está cayendo y que la única manera de restaurar la democracia es devolverles las riendas del poder.

En 2020, querrán que su comunidad se enoje y este proceso de impeachment, legítimo o ilegítimo, les dará el combustible para ese fuego.

Adrian Norman es escritor y comentarista político.

***

¿Sabías?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.