El veredicto de La Haya de 2016 expuso la guerra depredadora de la China comunista contra el orden mundial

Por Austin Bay
15 de Julio de 2020
Actualizado: 15 de Julio de 2020

Comentario

En una semana como esta hace cuatro años, el Partido Comunista Chino declaró la guerra al orden internacional en forma de rechazo contundente.

El 12 de julio de 2016, la Corte Internacional de Arbitraje de La Haya, basándose en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (CONVEMAR), emitió un fallo que respalda las afirmaciones de Filipinas de que China había violado el territorio filipino en el Mar del Sur de China aprovechando los islotes y las “características del mar”. China también había saqueado recursos en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) marítima de Filipinas.

A pesar de haber firmado el tratado marítimo (que significaba aceptar el proceso de arbitraje), el gobierno chino ignoró cruelmente el veredicto y desdeñó la autoridad de la corte.

La CONVEMAR codificó las condiciones geofísicas y los precedentes legales que establecen el control soberano de las aguas territoriales y los derechos soberanos en la ZEE. Es un ejemplo de diplomacia práctica que promueve la paz.

El rechazo contundente de China a la decisión sorprendió al gobierno filipino y alertó a otras naciones en la Cuenca del Pacífico. El régimen de Beijing no solo rompió un importante tratado que había ratificado, sino que también difamó abiertamente a los procedimientos jurídicos creados para promover la resolución pacífica de las controversias internacionales. La repugnante reprimenda de Beijing envió el mensaje de que el capricho chino respaldado por el enorme poder militar y económico de China determinó la soberanía en el Mar del Sur de China.

El comportamiento depredador comunista chino es anterior a 2016, pero en retrospectiva, la reacción atroz de Beijing al fallo demostró claramente que no se puede confiar en que el PCCh cumpla ni siquiera el tratado más meticulosamente negociado. La decisión del PCCh de junio de 2020 de romper la Declaración Conjunta Sino-británica de 1984 e imponer sus leyes autoritarias en Hong Kong reforzó la fea lección de que los tratados con la China comunista no protegen a las naciones y territorios más pequeños del robo y la absorción de China.

Renunciar a los tratados, rechazar los veredictos justos y, por supuesto, apoderarse del territorio sin sufrir graves consecuencias, le dice a los líderes de China que sus oponentes son débiles y carecen de la voluntad de resistir. Socavar, cooptar y, en última instancia, dominar las instituciones diplomáticas y económicas mundiales; las organizaciones públicas y privadas; y los métodos de interacción es otro objetivo del PCCh. Revelar la debilidad es el camino a seguir en esta línea de operación.

Durante décadas, la Marina de EE. UU. ha llevado a cabo Operaciones de Libertad de Navegación (FONOPS). Durante un FONOP, un buque de la armada ingresó a aguas en disputa y demostró la oposición estadounidense a las reclamaciones territoriales marítimas que se entrometen en las rutas marítimas internacionales. En 2015, EE. UU. comenzó a usar FONOPS regularmente desafiando específicamente las falsas afirmaciones de China en el Mar del Sur de China.

En 2016, EE. UU. limitó su respuesta al rechazo de China del fallo de la corte. Washington criticó fuertemente el maltrato de China a Filipinas, alentó la cooperación diplomática y de defensa entre las naciones del sudeste asiático y continuó con el FONOPS, pero evitó una confrontación diplomática directa de “gran potencia” con Beijing.

La invasión de Hong Kong, el ciberataque de China, las operaciones de espionaje generalizadas de China y su duplicidad con respecto a la pandemia del virus COVID-19/Wuhan finalmente han convencido a los altos líderes estadounidenses de que una China liderada por el PCCh solo respeta el poder, y solo un mayor poder puede disuadir sus ambiciones.

El 13 de julio de 2020, el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció una política estadounidense “fortalecida” en el Mar del Sur de China que alinea específicamente la política estadounidense con la decisión de la corte. “Las afirmaciones de Beijing sobre los recursos en alta mar en la mayor parte del Mar del Sur de China son completamente ilegales, como lo es su campaña de intimidación para controlarlos”, dijo Pompeo. “Buscamos preservar la paz y la estabilidad, defender la libertad de los mares de manera consistente con el derecho internacional, mantener el flujo comercial sin trabas y oponernos a cualquier intento de usar la coerción o la fuerza para resolver disputas”.

Al llamar a la China liderada por el PCCh una amenaza sin precedentes, describió sucintamente el robo y la estafa de extorsión de Beijing. “Beijing utiliza la intimidación para socavar los derechos soberanos de los estados costeros del sudeste asiático en el Mar del Sur de China; intimidarlos con recursos extraterritoriales, afirmar el dominio unilateral y reemplazar el derecho internacional con ‘el poder hace la justicia'”.

Pompeo respaldó su declaración con una promesa: “Estados Unidos respalda a nuestros aliados y socios del sudeste asiático en la protección de sus derechos soberanos a los recursos extraterritoriales, de conformidad con sus derechos y obligaciones en virtud al derecho internacional”.

Protección: dado que China ignora los tratados, proteger significa emplear el poderío militar estadounidense.

Austin Bay es coronel (ret.) en la Reserva del Ejército de EE. UU., autor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas. Su último libro es “Cocktails from Hell: Five Wars Shaping the 21st Century”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La subversión comunista china de la OMS socavó la respuesta a la pandemia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS