El villano de la convincente película “Mi hijo Hunter” no es Hunter

Por Roger Simon
16 de Septiembre de 2022 4:24 PM Actualizado: 16 de Septiembre de 2022 4:24 PM

Opinión

“Mi hijo Hunter” es una buena película, pero no es una película espectacular, aunque eso no debería disuadirte de verla. De hecho, lo contrario, debe hacerlo, y explicaré las diversas razones por la que te la sugiero.

Sin embargo, llamar buena a una película está lejos de ser un insulto. La lista de grandes películas es corta y está sujeta a interminables disputas no resueltas y, a menudo, farisaicas. “Lawrence de Arabia” y “El tesoro de la Sierra Madre” son buenos ejemplos de ello y así sucesivamente.

Más raras aún son las grandes películas políticas.

La más reciente desde la perspectiva de muchos, incluida la mía, ganó el Oscar a la mejor película extranjera entre muchos otros aplausos, si eso significa algo, fue la película alemana de 2006 “La vida de los otros”. Ambientada en 1984 en el este de Berlín, esta obra maestra cinematográfica explora la experiencia mortificante de la vida bajo su policía secreta, la Stasi, lo que la convierte en la mejor guía que se me ocurre para lo que muchos de nosotros, los estadounidenses, estamos pasando actualmente.

Pero los cineastas de “La vida de los otros” en cierto sentido tuvieron una tarea más fácil que la del director Robert Davi y sus colaboradores (guión de Brian Godawa, historia de Brian Godawa y producción de Phelim McAleer) en “Mi hijo Hunter”. Si bien los personajes de “La vida de los otros” son completamente desconocidos para nosotros, los personajes de “Hunter” nos son demasiado familiares.

Muchos, donde me incluyo, deseamos que todos ellos desaparezcan, para no volver a verlos ni a saber de ellos.

Aun así, la película funciona.

Las principales razones de su éxito son su temática y la extraordinaria actuación de su protagonista, el actor y activista inglés, Laurence Fox.

Ambos están entrelazados porque el tema es que el verdadero villano de la saga de la familia criminal de Biden no es Hunter sino Joe, también conocido como “el tipo grande”.

Hunter Biden, tal y como lo retrata Fox, es extrañamente simpático, la víctima de su padre, por extraño que pueda parecer llamar víctima a alguien que es adicto al crack, adúltero en serie incluso con miembros de su familia, contratante de prostitutas en países extranjeros como China, y alguien que puso claramente en riesgo nuestra seguridad nacional en la búsqueda de riquezas mientras trabajaba para algunas de las personas más malvadas del planeta.

Sin embargo, la representación de Fox es más compleja que eso. En lo que fue el momento cumbre de la película, el actor reacciona ante su padre llamándolo, como lo hizo en la vida real, “el hombre más inteligente que conoce”. La mirada en el rostro de Fox/Hunter ante ese comentario extremadamente falso y malicioso de padre a hijo cuenta muchas historias.

Lo que interpreté fue un: “Me odias y yo te odio y sabes que te odio y sé que sabes que te odio, pero todavía estamos unidos…” y así sucesivamente, todo en uno.

Como uno de esos dinosaurios que pronto se extinguirían, un conservador en la Academia Cinematográfica podría votar fácilmente por Fox como mejor actor. Pero todos sabemos que eso no va a suceder.

John James, que interpreta a Joe, lamentablemente no es tan bueno. La complejidad no está ahí, ni tampoco la villanía subtextual. Y no se parece mucho a Biden.

Sin embargo, es difícil culpar a los cineastas o a James, porque encontrar al actor adecuado para interpretar este papel, un asesino profesional en el mundo de hoy, parece casi imposible. Gene Hackman, conocido por decir cosas buenas sobre Donald Trump, podría haber sido genial, pero ahora tiene 92 años. (Pensándolo bien, tal vez esa sea la edad adecuada para interpretar a Joe Biden).

Otra debilidad, nuevamente comprensible, en la película es que hay demasiados giros hacia la cámara al estilo de Woody Allen. Woody hizo “Annie Hall” en 1977. Ya es suficiente.

Pero esto habla de un problema general para los cineastas conservadores. Queremos asegurarnos de que la audiencia lo entienda y conozca los hechos, ya que los principales medios de comunicación y Hollywood están haciendo todo lo posible para hacer lo contrario. Es una especie de trampa porque una película suele tener más éxito si el público llega a conclusiones por sí mismo y las escenas más íntimas de “Mi hijo Hunter” llegan por sí solas a las conclusiones.

Así que volvamos a por qué debes ver esta película. En primer lugar, obviamente, por la actuación de Fox, y él está en la pantalla durante la mayor parte de la película.

En segundo lugar, para apoyar una industria incipiente en nuestro país y ayudarla a crecer: El cine conservador. Si viviéramos en un mundo decente, no lo necesitaríamos, pero las cosas no son así.

Hablando de eso, muchos de los grandes clásicos de Hollywood de antaño que todo el mundo iba a ver juntos -desde “High Noon” a “On the Waterfront” o “El Padrino I y II”- son de naturaleza conservadora. Ahora, lo mejor que podemos hacer es una película de Tom Cruise que ni siquiera se atreve a nombrar al enemigo.

Por lo tanto, hay que elogiar a la gente que hizo “Mi hijo Hunter” por entrar valientemente en el terreno de las películas de ficción con un presupuesto mínimo. Y hay que elogiarlos, además, por ser lo suficientemente profesionales como para no hacer que parezca de esa manera.

Es una película realmente bien hecha, rodada, de entre todos los lugares, en gran parte en Serbia, lo que se nota en los créditos. El equipo serbio hizo un excelente trabajo. El trabajo de cámaras es bueno. (No, Novak no participó, está practicando para Australia).

Ver la película aquí.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.