El yuan digital significa aún más control sobre el pueblo de China

Por James Gorrie
26 de Enero de 2022 5:09 PM Actualizado: 26 de Enero de 2022 5:09 PM

Opinión

Beijing se pone a la cabeza de las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) y de la nueva era de expansión del control monetario y de las divisas en todo el mundo.

Deje que el mayor Estado esclavo del mundo ponga en marcha la primera moneda digital nacional. Aprovechando la atención global de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, el Banco Popular de China (PBOC) se prepara para presentar al mundo el yuan digital.

Puede que sea lo peor que haya salido de China desde el virus del PCCh.

Para entender por qué puede ser así, tenemos que saber qué es una moneda digital.

Una nueva forma de dinero

El bitcóin fue el primero en una nueva serie de dinero basada en lo digital, no en papel, monedas o cualquier otra forma controlada por alguna institución financiera. La criptodivisa, a través de sus múltiples ofertas actuales, es un dinero anónimo que puede utilizarse en todo el mundo a través de internet, más allá del control de los bancos centrales.

Esa es la parte “cripto” del nombre, ya que “cripto” significa “oculto”.

Todas las criptomonedas se basan en alguna forma de tecnología blockchain, que en pocas palabras, es un sistema de libro mayor distribuido que proporciona un registro inmutable pero anónimo de todas las transacciones.

En resumen, las monedas digitales o criptodivisas permiten a los usuarios realizar transacciones imposibles de rastrear a nivel mundial, que son desconocidas y no están gravadas por ninguna autoridad financiera.

¿Un antídoto contra el dinero suelto de los bancos centrales?

Por supuesto, el mundo de las criptodivisas es complicado, con demasiados aspectos para entrar en detalle aquí. Pero es útil considerar por qué surgieron las monedas digitales en primer lugar.

Bitcóin fue la primera criptodivisa del mundo, creada, como recordará, durante la crisis financiera mundial de 2008-09.

La crisis fue provocada en gran medida por las políticas arriesgadas y poco sólidas de la Reserva Federal y otros bancos centrales y autoridades financieras de todo el mundo.

Las políticas monetarias laxas —como la impresión de dinero, la reducción de los umbrales de crédito para los prestatarios y los tipos de interés ultrabajos— distorsionaron el mercado inmobiliario de EE. UU. y dispararon los precios de las acciones y de los bienes y servicios en dólares en todo el mundo.

Esta dinámica es fácil de entender. En una economía global basada en el dólar, cuando la Reserva Federal imprime más dólares y los inyecta en la economía, cada dólar pierde valor, por lo que los precios de los bienes y servicios en dólares suben.

Cuando esta manipulación monetaria se prolonga hasta el extremo, suele provocar una catástrofe económica. Los mercados y las economías se recalientan y luego se hunden. Desgraciadamente, miles de millones de personas de a pie pagan el precio cuando sus inversiones pierden su valor casi de la noche a la mañana.

Evitar estos derrumbes recurrentes fue la idea detrás de la aparición del Bitcóin.

Una amenaza para la banca mundial, incluido el PBOC

Naturalmente, sin impuestos ni ningún tipo de autoridad reguladora, las criptodivisas gozan de un atractivo mundial, tanto para las transacciones legales como para las ilegales. Pero su propia existencia amenaza el poder del sistema bancario mundial.

Como era de esperar, los bancos centrales, incluidos la Reserva Federal y el PBOC, han estado buscando formas de combatirlas.

Así, el yuan digital es la respuesta del Partido Comunista Chino (PCCh) a las criptodivisas. El objetivo final de las monedas digitales nacionales es sustituir no solo el papel moneda y las monedas por otras controladas por los bancos centrales, sino específicamente, eliminar las criptodivisas por completo.

En algunos aspectos, las monedas digitales como el yuan digital son similares a las criptodivisas bien establecidas como el Bitcóin y otras. Pero en áreas críticas, las monedas digitales nacionalizadas emergentes son en realidad todo lo contrario a las criptodivisas.

En el caso de China, por ejemplo, a medida que el yuan digital entre en funcionamiento, la economía monetaria dejará de existir, probablemente más pronto que tarde. Cuando eso ocurra, el PCCh tendrá un control aún mayor sobre su pueblo.

Las razones son simples y poderosas.

Si bien las criptodivisas proporcionan anonimato, el yuan digital será emitido y controlado en su totalidad por el PBOC. En lugar de un libro de contabilidad distribuido descentralizado, el libro de contabilidad del yuan digital estará centralizado en el PBOC. Como resultado, el PCCh tendrá una visibilidad total de cada una de las cuentas y de toda la actividad de las mismas.

Imagínese, por ejemplo, el aumento de los impuestos sobre la renta o sobre determinados bienes o servicios. No habría necesidad de recaudarlos de la forma tradicional, ya que el PBOC simplemente los elimina de su cuenta digital. Si usted fuera un disidente político, por ejemplo, su cuenta bancaria podría ser congelada o sus activos confiscados con solo hacer clic.

Además, una moneda digital puede controlar lo que usted compra o no puede comprar. Es posible que no pueda comprar tabaco, alcohol o cualquier otra sustancia que su cuenta bancaria digital no le permita comprar, todo ello determinado de forma remota y digital, más allá de su control.

Esencialmente, cuando se controla el dinero, se pueden controlar casi todas las actividades. Para una sociedad totalitaria como la china, eso es una ventaja tremenda.

Llegan los CBDC

Pero China no es el único país que tiene los CBDC en sus planes. Estados Unidos está justo detrás con el dólar digital, al igual que la Unión Europea y muchos otros.

Esa perspectiva tampoco es feliz.

Considere lo dividido que está Estados Unidos en estos días respecto a la situación de la vacunación. El intento del gobierno federal de controlar el comportamiento en función de si uno está totalmente vacunado (sea lo que sea que eso signifique en un momento dado) podría tener mucho más éxito si Washington controlara su acceso a su propio dinero.

Al igual que China y su yuan digital, el dólar digital está llegando, más pronto que tarde.

La conclusión es clara: cuando el dinero de los ciudadanos está controlado, o puede ser retenido sin consentimiento por una autoridad federal con poco o ningún recurso, esos ciudadanos ya no son libres.

Uno puede preguntarse, con razón, si la China comunista es una imagen de nuestro propio futuro.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.