Elegir la compasión: “Una lágrima por una gota de agua”

Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por ERIC BESS
26 de Febrero de 2021
Actualizado: 26 de Febrero de 2021

¿Qué son los monstruos? A menudo los consideramos personas, criaturas y cosas peligrosamente diferentes que amenazan en los alrededores de nuestras vidas.

Construimos sociedades con estándares, normas y leyes acordadas en beneficio de nuestra subsistencia y seguridad. Los monstruos son las mismas cosas que desafían y perturban nuestra sensación de seguridad y autoestima. Podemos aprender mucho sobre nosotros mismos en función de cómo reaccionamos ante este tipo de perturbaciones.

Una escena de “El jorobado de Notre Dame” de Victor Hugo presenta varias formas de reaccionar ante los que percibimos como monstruos en nuestras vidas.

Quasimodo y Esmeralda

La escena en cuestión es aquella en la que Quasimodo es castigado por intentar raptar a Esmeralda. Un resumen de la escena y su historia de fondo es el siguiente:

Un torturador acaba de atar a Quasimodo a la picota de un escenario y lo ha golpeado. Esta plataforma es la misma en la que Quasimodo, debido a su fealdad, fue designado “Papa de los Tontos” durante la fiesta de los Tontos —una fiesta que parodia la moral y el culto cristianos— justo un día antes.

Quasimodo es la personificación de un monstruo, la persona más fea de París, un insulto al estándar de belleza de la multitud. Tiene cerdas rojas en lugar de pelo, una gran verruga en un ojo, una joroba entre los hombros, una protuberancia en el pecho y está sordo por dormir junto a las campanas de Notre Dame.

El problemático y peligroso sacerdote Claude Frollo fue quien adoptó a Quasimodo cuando el resto del pueblo lo abandonó. Quasimodo se convirtió en un esclavo sumiso de Frollo y cumplía sus órdenes, incluso cuando esas órdenes causaban daño a los demás.

Fue Frollo quien ordenó a Quasimodo que raptara a Esmeralda debido a la lujuria de Frollo por ella. Pensó que el diablo la había enviado para tentarlo y no pudo resistirse. Esmeralda no estaba interesada en Frollo y rechazó sus insinuaciones.

Frollo se acercó al escenario mientras el torturador azotaba a Quasimodo. Quasimodo se alegró de ver a su amo y lo llamó, pero como Quasimodo no había conseguido raptar a Esmeralda, Frollo le dio la espalda a la pobre criatura.

Para empeorar las cosas, la multitud parisina se burló del derrotado Quasimodo. Cuando Quasimodo pidió agua, la multitud se burló de su sed. Pero Esmeralda, la mujer a la que había atacado, subió a la plataforma y le dio el agua que necesitaba desesperadamente.

Quasimodo, tan conmovido por su amabilidad, casi se olvidó de beber. En ese momento de compasión, se enamoró de ella y planeó defender su honor. Finalmente, el torturador liberó a Quasimodo y la multitud se marchó.

Merson_-_esmeralda-and-quasimodo-1905_
“Una lágrima por una gota de agua”, 1903, de Luc-Olivier Merson. Óleo sobre lienzo, 76.8 pulgadas por 43.3 pulgadas. Casa de Victor Hugo. (Dominio público)

La compasión de Esmeralda

“Una lágrima por una gota de agua”, un cuadro de Luc-Olivier Merson, ilustra la escena de “El jorobado de Notre Dame” de Victor Hugo en la que Esmeralda da agua a su agresor, el maltratado Quasimodo.

En la parte superior derecha de la composición aparece Quasimodo, el campanero deformado de la catedral de Notre Dame. Merson pinta a Quasimodo tal y como lo describe Hugo, con una verruga sobre el ojo y cerdas rojas como pelo. Sin embargo, la modesta vestimenta de Quasimodo y su posición contorsionada ocultan su joroba y su protuberancia cuando se gira hacia Esmeralda.

UNE LARME POUR UNE GOUTTE D
Detalle de “Una lágrima por una gota de agua”, 1903, de Luc-Olivier Merson. Óleo sobre lienzo. Casa de Victor Hugo. (Dominio público)

La belleza de Esmeralda contrasta con la fealdad de Quasimodo. Está adornada con joyas y lleva el elegante vestido de una bailarina romana. Su vestido también la separa de la multitud y permite al espectador saber que es diferente.

La cabra mascota de Esmeralda, Djali, a la que ha enseñado trucos, la acompaña en el escenario. Djali hace trucos durante las actuaciones de Esmeralda y representa su estilo de vida gitano. Más tarde, en esta misma plataforma, Esmeralda será ejecutada.

Atado a la picota está el azotado Quasimodo. Se vuelve hacia Esmeralda con una mirada de adoración mientras ella le pone la botella en los labios.

Debajo de ellos se encuentra la animada multitud que grita burlas a Quasimodo. La multitud rodea el escenario que alberga a Quasimodo y Esmeralda, haciéndonos saber que se trata de un asunto público de humillación.

Elegir la compasión

Merson nos ofrece dos formas de responder al monstruo Quasimodo. ¿Cómo podrían estas dos respuestas ayudarnos moralmente hoy en día? ¿Qué sabiduría podemos extraer del cuadro de Merson?

En primer lugar, la multitud ridiculiza y se burla de Quasimodo porque lo consideran un monstruo feo. Nada en Quasimodo parece normal.

Creo que ridiculizar y burlarse de Quasimodo da a la multitud una falsa sensación de autoestima y confianza. Participar con la multitud permite que incluso la persona más fea y tonta se sienta normal en relación con él.

Hacer lo que todo el mundo hace, incluso cuando es dañino, puede hacernos sentir que pertenecemos. Alinearse con la multitud puede hacernos sentir que nuestras insuficiencias desaparecen. Aquí reside el poder, lo atractivo, de la multitud.

Responder al monstruo de esta manera saca a relucir el monstruo que llevamos dentro. Podemos ser uno de los muchos monstruos que perjudican a los demás para sentirnos seguros de nosotros mismos. Y a medida que nos volvemos incapaces de reconocer el sufrimiento de los demás, el monstruo que llevamos dentro crece.

O podemos tomar el otro camino, que es el proceder de Esmeralda. Creo Merson pinta a Esmeralda como la personificación de la compasión. ¿Será por eso que la pinta tan bien en comparación con todos los demás?

Como personificación de la compasión, Esmeralda es la más bella de todos y se diferencia de todos, porque es la compasión —lo que da a la escena su fuerza moral— lo que le falta a la multitud.

El elegante vestido azul de Esmeralda y sus ornamentos la diferencian de las sencillas ropas grises y marrones de la multitud. Irónicamente, la multitud está vestida como el monstruo al que regaña. ¿Sugiere Merson que la multitud se parece más a un monstruo de lo que cree?

Esmeralda no solo va vestida de forma diferente a la multitud, sino que también se comporta de forma diferente. La multitud es caótica y revoltosa, mientras que ella se muestra tranquila, serena y parece considerada. Reconoce el sufrimiento de su agresor y decide ayudarle.

Ejerce su libertad para actuar moralmente de forma diferente a la multitud. Elige ser compasiva.

El contenido de nuestro carácter

Que Quasimodo parezca un monstruo no significa que lo sea. Lo que determina si es o no un monstruo no es la apariencia de su forma, sino el contenido de su carácter.

La gente puede parecer normal, pero es monstruosa porque ataca y daña a un ser vivo para sentirse bien consigo misma. Esto es lo contrario de la compasión.

Sin embargo, Quasimodo llega a amar a Esmeralda, la personificación de la compasión. Su compasión le impacta tanto que arriesgará su vida para defender su honor. Su nuevo amor por la compasión lo convierte en todo menos en un monstruo.

Curiosamente, Quasimodo y Esmeralda se sitúan por encima de la multitud. ¿Sugiere esto que hay niveles de moralidad, que podemos elevar nuestro espíritu si el contenido de nuestro carácter se alinea con la compasión?

¿Tenemos el valor de resistir y cuestionar a la multitud cuando sus acciones solo sirven para hacer daño?

¿Estamos dispuestos a enfrentarnos a los monstruos que puedan estar acechando en nuestro espíritu para que el contenido de nuestro carácter sea todo menos monstruoso? ¿Somos capaces de cambiar la vida de los demás con actos de compasión? ¿Estamos dispuestos a amar la compasión y a defender su honor?

Las artes tradicionales contienen a menudo representaciones y símbolos espirituales cuyo significado puede perderse para nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Reaching Within: What Traditional Art Offers the Heart” (Llegar al interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón), interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente profundas para nosotros hoy. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representacional y candidato doctoral en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS