Eliseo Medina: revolución a través de la inmigración ilegal

Por Trevor Loudon
24 de Enero de 2019 Actualizado: 24 de Enero de 2019
Comentario

“Antes de que tuvieran lugar los debates en Washington, hablé con Eliseo Medina y los miembros de la UIES [Unión Internacional de Empleados de Servicios]”, dijo el ex Presidente Barack Obama a la UIES en una parada de su campaña presidencial de 2008.

Eliseo Medina, asesor informal de inmigración de Obama, dedicó su vida a lograr que los inmigrantes ilegales en Estados Unidos -que ahora son aproximadamente 22 millones- obtengan ciudadanía y derecho al voto con el fin expreso de transformar Estados Unidos en un estado con un único partido.

Como seguidor del Partido Comunista de EE. UU. y ex presidente honorario de la organización marxista más grande de Estados Unidos, los Socialistas Democráticos de América (SDA), Medina innegablemente es el líder del actual movimiento de amnistía migratoria.

En la conferencia de extrema izquierda “¡El futuro de América ahora!” en Washington D.C., el 2 de junio de 2009, Medina, entonces vicepresidente ejecutivo internacional de la UIES, habló a los asistentes de la vital importancia de la “reforma inmigratoria comprehensiva”- una frase código de la amnistía migratoria.

Medina omitió mencionar los aprietos en que se encuentran los inmigrantes ilegales, y se enfocó en cómo -si obtienen amnistía- eventualmente votarán por los demócratas.

Hablando sobre los patrones de votantes latinos en las elecciones de 2008, Medina dijo:

“Cuando ellos [los latinos] votaron en noviembre, votaron abrumadoramente por candidatos progresistas. Barack Obama recibía [un voto] de cada tres personas que se presentaban [a votar].

“Así, pienso que hay dos cosas que importan para la comunidad progresista:

“Número uno: si vamos a expandir el electorado para ganar, la comunidad progresista necesita estar sólidamente del lado de los inmigrantes [ilegales]. Éso solidificará y expandirá la coalición progresista del futuro…

“Número dos: [Si] reformamos las leyes de inmigración, habrá 12 millones de personas camino a obtener la ciudadanía y, eventualmente, votar. ¿Podrías imaginar si tenemos -incluso en el mismo porcentaje- dos de tres?

“Si tenemos 8 millones de votantes nuevos … crearemos una coalición gobernante para el largo plazo, no solo por un ciclo electoral”.

La “coalición gobernante” de Medina refiere a que en el futuro predecible los demócratas tendrían el control del gobierno federal, “no solo por un ciclo electoral”.

¿Quién es Eliseo Medina?

El camino de Medina al poder comenzó en 1965 cuando, como cosechador de uvas de 19 años de edad, participó en la huelga de los Trabajadores Agrícolas Unidos en Delano, California. A lo largo de lo siguientes 13 años, Medina trabajó junto con el dirigente sindical y querido socialista César Chávez, y eventualmente superó a su mentor como habilidoso organizador de sindicatos y estratega político. Medina conoció a su futura esposa Liza Hirsch en ese período.

Medina se había reunido con los camaradas de la sucursal de Chicago de los Socialistas Democráticos de América (SDA) en los años 1970 cuando estaba organizando el boicot contra los productores de uvas para Chávez. Desde 2004 hasta 2016, Medina sirvió como presidente honorario de la organización.

Como muchos miembros de los SDA, Medina también trabajó de cerca con el Partido Comunista de EE: UU.

El 18 de noviembre de 2001, Medina dio el discurso inaugural en el banquete de la publicación del Partido Comunista de EE. UU., People’s Weekly World (PWW), en Berkeley, California.

PWW citó a Medina elogiando a la publicación comunista: “Donde sea que estén luchando los trabajadores”, dijo Medina, “encuentran al PWW reportando regularmente sobre asuntos y puntos de vista que rara vez son cubiertos por la prensa común. Para nosotros, el PWW ha sido y siempre será la voz del pueblo”.

En 2007, Medina personalmente promocionó el People’s World (que había sido renombrado en ese entonces como People’s Weekly World).

La esposa de Medina y la ética socialista flexible

La esposa de Medina, Liza, es hija de Fred Hirsch (que se autodescribía como un “plomero comunista”), y su esposa aún más radical de nombre Virginia, conocida como Ginny. A principios de los años 1960, Ginny Hirsch  dejó a su esposo y a sus hijos pequeños en San José y condujo hasta Guatemala llevando cerca de una tonelada de municiones para los izquierdistas rebeldes.

Desde la edad de 12 años, Liza fue parcialmente criada por César Chávez, y a pedido de él, se comprometió desde pequeña a graduarse en derecho para servir como abogada del movimiento.

Pese que en algún momento fue socialista, Chávez no tenía tiempo para los extranjeros ilegales (a quienes llamaba “espaldas mojadas”) y temía de que “trabajaran de rompehuelgas” y se llevaran los trabajos de los miembros de su sindicato. Chávez incluso lanzó una “Campaña de Ilegales”- un programa organizado para identificar trabajadores extranjeros ilegales en los campos y entregarlos al Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, según sus siglas en inglés).

Liza fue puesta a cargo de este programa. En 1974, justo antes de ir a estudiar derecho, “distribuyó formularios impresos en triplicado a todas las oficinas sindicales y pidió al personal que documentara la presencia de inmigrantes ilegales en los campos y los reportara al INS”, así lo afirma el libro “Las Cruzadas de César Chávez” de Miriam Pawel.

Liza luego se casaría con el miembro de la sucursal de Nueva York de los Socialistas Democráticos de América Paul Du Brul. Luego de su intempestiva muerte, se casó con Medina, también miembro de dicho grupo.

La ética socialista puede ser muy flexible.

Cambiando la posición demócrata a proamnistía

Medina se sumó a la Unión Internacional de Empleados de Servicios (UIES) en 1986, donde ayudó a revivir un sindicato local en San Diego, logrando que su membresía incremente de 1.700 a 10.000 personas en cinco años. Asimismo, se convirtió en vicepresidente ejecutivo internacional de la Unión en 1996, que en ese momento tenía 2,2 millones de miembros.

La UIES tiene un gran número de inmigrantes ilegales en sus filas. Medina aprovechó eso para promover la amnistía en el movimiento sindical, así como en la izquierda organizada y en el Partido Demócrata.

A mediados de los años 1990, la mayoría de los sindicatos aún eran hostiles hacia los inmigrantes ilegales, que trabajaban por mucho menos dinero y tomaban los trabajos de los miembros del sindicato. Pero en 1994, varios dirigentes sindicales de la extrema izquierda, liderados por el miembro de los SDA John Sweeney, tomaron la Federación de Trabajo Americana y el Congreso de Organizaciones Industriales (FTA-COI), preparando el escenario para un gran cambio político para los sindicatos -y, en última instancia, para los demócratas.

El 16 de febrero del 2000, afirmando que la política de inmigración de EE. UU. estaba “rota y necesita ser reparada”, la FTA-COI pidió una nueva amnistía para millones de trabajadores no documentados y la derogación de una legislación de 1986 que criminalizaba su contratación.

Según el sitio web de los Socislistas Democráticos de América, en 2004, Medina era “ampliamente reconocido por jugar un rol clave en la decisión de la FTA-COI de adoptar una nueva política de inmigración años atrás”.

Desde su posición sindical, Medina extendió el brazo desde el movimiento sindical a los movimientos sociales y a la Iglesia Católica para crear la coalición proamnistía más amplia posible.

Según la UIES:

“Trabajando para asegurar que no se escape la oportunidad de aprobar una reforma inmigratoria comprehensiva, Medina lideró el esfuerzo de unir a los sindicatos de la federación Cambiar para ganar y la FTA-COI alrededor de un extensivo marco de reforma. Sirviendo como voz líder en Washington, declarando frecuentemente ante el Congreso, Medina también ayudó a construir una coalición diversa y fuerte de socios comunitarios y nacionales que intensificaron el pedido de reforma y cultivaron el capital político necesario para responsabilizar a los líderes electos.

“Medina también ayudó a fortalecer los vínculos entre la Iglesia Católica Romana y el movimiento laboral para trabajar en preocupaciones relativas a los derechos y al acceso a la salud de los trabajadores inmigrantes”.

En agosto de 2008, la Campaña de Obama anunció la formación de su Consejo Asesor Nacional Latino. El nuevo cuerpo consistía de varios congresistas demócratas, un obispo católico, un exembajador, dos exmiembros del gabinete, y Medina.

Luego de las elecciones, Medina se convirtió en el asesor informal del Presidente Obama sobre asuntos concernientes a migración y amnistía migratoria. El hecho de que un miembro de los Socialistas Democráticos de América y seguidor del Partido Comunista de EE. UU. haya estado asesorando al presidente de EE. UU. sobre asuntos de vital importancia para la seguridad nacional no parecía preocupar a nadie.

Eventualmente, Medina y su movimiento lograron que el Senado de EE. UU. apruebe una ley de amnistía. Si podían hacer que la Cámara de Representantes la apruebe, Estados Unidos emprendería un camino irreversible hacia el socialismo.

Afortunadamente, los congresistas republicanos alineados con el Partido del Té se rehusaron a vender la nación. Se mantuvieron firmes ante la intensa presión, y la Cámara no aprobó la ley de amnistía en los ocho años que Obama estuvo en la Casa Blanca.

“Ayuno por las familias”

En noviembre de 2013, Medina, Cristian Ávila del grupo defensor de la amnistía Mi Familia Vota, y Dae Jung Yoon de un grupo de extrema izquierda que apoya a la Corea del Norte comunista (el Consorcio Nacional Coreano Americano de Servicio y Educación) comenzaron un “ayuno por las familias” de 22 días de duración frente a Capitol Hill “para exigir al Congreso que apruebe la reforma inmigratoria comprehensiva”, según People’s World.

Prepararon una “protesta” que llamó la atención de los medios por todo el mundo. Varios miembros democráticos del congreso fueron a ofrecer su apoyo, junto con el entonces Presidente Obama, la Primera Dama Michelle Obama y el Vicepresidente Joe Biden.

Aun así, los miembros republicanos de la Cámara de Representantes no cedieron.

El 17 de mayo de 2016, la campaña presidencial de Hillary Clinton anunció que Medina y la activista de los Socialistas Democráticos de América, Dolores Huerta, se unirían al equipo como asesores superiores en California.

“Huerta y Medina construirán el robusto compromiso de campaña con la comunidad latina en California y trabajarán con el equipo superior de la campaña para organizar e involucrar a los californianos en conversaciones sobre los plantes de Hillary Clinton de romper las barreras y ayudar a que el país vaya hacia adelante.

“’Estamos encantados con que se nos unan dos increíbles líderes logrados y admirados entre las comunidades latinas, inmigrantes y sindicales, Dolores Huerta y Eliseo Medina’, dijo Buffy Wicks, Directora Estatal de Hillary para California. ‘Su defensa y liderazgo… llegarán lejos en continuar el importante trabajo de tocar a cada votante californiano previo a las elecciones primarias del 7 de junio'”.

Clinton prometió introducir un “camino hacia una ciudadanía completa e igual” para legalizar y garantizar el derecho al voto de cada extranjero ilegal en el país “dentro de cien días luego de asumir funciones” si era elegida presidente.

Si el Presidente Donald Trump no hubiese ganado su impactante victoria el 6 de noviembre de 2016, el sueño de Medina de una “coalición gobernante” progresista imbatible hoy sería realidad, haciendo casi imposible elegir a otro presidente republicano.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y orador de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, estuvo investigando los movimientos de izquierda radical, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS