¿Elon Musk convierte Twitter en una aplicación totalitaria de crédito social?

Por James Gorrie
15 de Abril de 2023 8:00 PM Actualizado: 15 de Abril de 2023 8:00 PM

Comentario

Al igual que WeChat en China, Musk pretende fusionar la aplicación de redes sociales de Twitter, la banca, los pagos y muchas más actividades en una única fuente de información… y vigilancia.

Twitter, tal y como lo conocemos, ha dejado de existir.

Según un documento presentado ante un tribunal federal de California el 4 de abril, Twitter Inc. ya no es una empresa. Ahora forma parte de “X Corp“. Por supuesto, Twitter sigue siendo “sólo” una plataforma de redes sociales, al menos por ahora, pero puede que pronto proyecte sobre la sociedad una sombra mucho mayor de la que ya proyecta.

La compra de Twitter no fue sólo por la libertad de expresión

La gran noticia es que Musk pretende ampliar y profundizar su alcance en todos los aspectos y actividades de nuestras vidas. Como dijo ante una audiencia de Morgan Stanley en marzo, Musk prevé transformar Twitter, o la aplicación X, en “la mayor institución financiera del mundo“. Sus nuevas cuentas corrientes y remuneradas podrían estar en Twitter Bank and Loan -o X Corp. Bank, que puede ser tan siniestro como suena.

Por supuesto, hay algo más que la creación de un nuevo gigante financiero hiperconectado a partir de los cientos de millones de usuarios de Twitter. Hay posibilidades aún más oscuras, quizá incluso probabilidades, de convertir a X en una fuerza de espionaje y coerción global. Tampoco es una hipérbole.

De los tuits al Gran Hermano

La visión a largo plazo de Musk para X es una mega o super aplicación que se parezca al gigante chino Tencent y su aplicación WeChat. WeChat gestiona ahora servicios bancarios, de transporte, de reparto de comida y, sí, de chat a través del smartphone.

Pero también forma parte del opresivo sistema de crédito social chino. Premia y castiga a los usuarios por comportamientos considerados positivos o negativos. Dadas las revelaciones de que el gobierno estadounidense lleva años coordinándose con empresas tecnológicas y de medios de comunicación para acceder a tus datos privados, ¿por qué iban a dejar de hacerlo?

Puede que no sea eso lo que Musk tiene en mente, pero puede que no importe. Los gobiernos tienen una forma de obligar a las empresas tecnológicas a hacer su voluntad como un quid pro quo por permitirles operar. Eso incluye espiar tus datos no tan privados y utilizarlos como quieran.

¿Obedecerá Musk los mandatos federales para compartir datos?

Ayudar e instigar los impulsos totalitarios del gobierno federal no parece estar en la agenda de Musk.

Pero nunca se sabe.

Todo el mundo tiene su precio, y el de Musk es muy alto. Según las estimaciones del propio Musk, el valor potencial de X, una vez que se haya transformado en el gigante de múltiples tentáculos que planea, podría alcanzar los 250,000 millones de dólares, más de 10 veces su valoración actual de 22,000 millones.

La gran jugada de Musk

En retrospectiva, está claro que nadie —ni siquiera Elon Musk— gasta 44,000 millones de dólares sólo para impedir que el Estado Profundo censure a los conservadores en Twitter. Tenía que haber una jugada mucho más grande detrás de la compra.

Y ahora sabemos cuál es.

A su favor, Musk no ocultó el hecho de que tenía grandes planes para Twitter. Ya en octubre de 2022 dijo que la adquisición de Twitter formaba parte del plan para crear X, la “aplicación para todo”.

Permitir el totalitarismo en EE. UU.

La gran pregunta es, sólo porque Musk pueda convertir Twitter/X en una app integral a través de la cual la gente dirija toda su vida, ¿significa que debería hacerse?

Más concretamente, ¿tenemos derecho como individuos a ser dueños de nuestras vidas?

¿Todavía tenemos derecho a la privacidad en este país?

¿Realmente queremos que nuestras conversaciones personales más profundas, qué comestibles compramos, de qué hablamos con nuestros amigos y parientes más cercanos, o lo que pensamos sobre cualquier tema, sean accesibles y estén vigiladas por X, y, probablemente, por extensión, por el gobierno federal?

¿No entiende Musk que lo que está persiguiendo es indistinguible de lo que el Partido Comunista Chino está haciendo ahora mismo a 1400 millones de personas a través de aplicaciones y tecnología como WeChat?

El hecho de que Musk lance X para vigilar y controlar potencialmente a las mismas personas cuyo derecho a hablar libremente en las redes sociales defiende con tanta pasión dice mucho más de su motivación que el mantra de la libertad de expresión que predicaba cuando compró Twitter.

¿Será X un sirviente o nuestro amo?

Cuando se piensa en la tecnología hoy en día, la pregunta más básica es: “¿Quién tiene el control?”.

Esta pregunta es acuciante dado el riesgo muy real que la inteligencia artificial (IA) supone para la libertad y la individualidad en nuestra sociedad. Musk ve claramente la amenaza que supone la IA.

¿Musk se imagina que ese instrumento de control total y negación de derechos en el que bien podría convertirse X no sería utilizado en su contra en algún momento?

¿Cree que su enorme riqueza le hace inmune a los impulsos totalitarios de un Estado profundo de partido único?

Este es el mismo Estado que no tuvo ningún problema en censurar ilegalmente la expresión, cerrar arbitrariamente negocios, imponer mandatos de vacunación potencialmente dañinos, suspender contratos de alquiler válidos y cerrar iglesias para sus propios y estrechos fines.

Tal vez Musk debería tener una charla con sus homólogos chinos ultra ricos como Jack Ma de Alibaba, el multimillonario de la tecnología bancaria Bao Fan, o el magnate inmobiliario Ren Zhiqiang, todos los cuales criticaron al régimen chino de una manera u otra hasta que simplemente desaparecieron un día y no se les vio durante semanas o incluso meses.

¿En qué se diferencia realmente la advertencia de Musk sobre que la IA se apodere de nuestra sociedad del riesgo que supone X para todos nosotros?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.