Elon Musk tiene razón y el New York Times se equivoca sobre el voto ilegal de los no ciudadanos

Por James D. Agresti
12 de Febrero de 2024 9:09 PM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 9:09 PM

Opinión

En un reciente trío de publicaciones en X, Elon Musk escribió que (1) a los inmigrantes ilegales “no se les impide votar en las elecciones federales”, (2) “no se necesita identificación emitida por el gobierno para votar” y (3) los demócratas “están importando votantes”.

Para refutar esas declaraciones, el New York Times (NYT) publicó un artículo de Jim Rutenberg y Kate Conger afirmando que Musk está “difundiendo información electoral errónea” sobre el “voto ilegal por parte de no ciudadanos” y haciéndose eco de una “teoría de la conspiración” difundida por Donald Trump.

Si bien las palabras de Musk son imprecisas, la esencia de lo que escribió es correcta y el NYT está categóricamente equivocado.

Registro de votantes ilegales

En respuesta a los dos primeros puntos de Musk, el NYT sostiene que “la ley federal exige la verificación de la identificación de los votantes cuando se registran”. El hipervínculo en esa oración conduce a un documento del liberal Centro Brennan para la Justicia que afirma que los “nuevos requisitos de identificación” en una ley federal de votación de 2002 “pueden amenazar gravemente los derechos de los votantes…”.

Lo que el NYT no revela es que el documento del Centro Brennan describe los requisitos de identificación de la ley, que no requieren identificación emitida por el gobierno ni prueba de ciudadanía, tal como lo escribió Musk. El documento señala que incluso una “factura de servicios públicos” o un “extracto bancario” es suficiente para cumplir con la ley. El texto de la legislación de 2002 y el actual código electoral estadounidense lo confirman.

Además, un fallo de la Corte Suprema de 2013 apoya a Musk y contradice al NYT al explicar que el Formulario Nacional de Registro de Votantes “no requiere prueba documental de ciudadanía; más bien, solo requiere que el solicitante afirme, bajo pena de perjurio, que es ciudadano”.

De hecho, el fallo de la Corte de 2013 impidió que el estado de Arizona exigiera “prueba documental de ciudadanía” para registrarse para votar. Asimismo, un fallo de una corte de apelaciones de 2020 les prohibió a otros estados hacer lo mismo, y la administración Obama presentó un escrito argumentando a favor de ese resultado.

Para ser claros, la ley federal y las leyes de los 50 estados exigen que las personas sean ciudadanas estadounidenses para poder registrarse para votar en las elecciones federales, y la ley federal prohíbe que las personas reclamen falsamente la ciudadanía para registrarse para votar. Las penas por mentir sobre esto incluyen hasta cinco años de prisión. Sin embargo, los mecanismos para hacer cumplir dichas leyes son limitados y las oportunidades para eludirlas son amplias.

La situación fue resumida por Barack Obama poco antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, cuando la actriz Gina Rodríguez le preguntó si los “dreamers” y los “ciudadanos indocumentados” serían deportados si votaban. Obama respondió:

“No es verdad. Y la razón es, en primer lugar, que cuando votas, tú mismo eres ciudadano. Y no existe una situación en la que las listas de votantes de alguna manera se transfieran y la gente comience a investigar, etcétera”.

Después de eludir el hecho de que los “dreamers” y los “inmigrantes indocumentados” no son ciudadanos, el mensaje claro de Obama fue que no existe una manera efectiva de hacer cumplir la ley que les prohíbe votar.

Y cuando la Comisión Asesora sobre Integridad Electoral del presidente Trump pidió a los estados “datos detallados y disponibles públicamente sobre el censo de votantes” que pudieran cotejarse con otras bases de datos con información sobre el estado de ciudadanía, los estados se negaron a entregar los datos y presentaron una avalancha de demandas para detener la comisión. En palabras del secretario de Estado de California:

“Si bien la comisión puede solicitar datos personales de los votantes de California, no pueden obligar a proporcionarlos. Permítanme tranquilizar a los votantes de California: No proporcionaré a la Comisión ningún dato personal de los votantes…”.

“El fallo de ayer es simplemente el primero de una serie de demandas que desafían a la Comisión. Esas demandas envían un mensaje contundente: La Comisión enfrentará la oposición en cada paso del camino por parte de quienes luchan para proteger nuestros derechos de voto, nuestra privacidad y nuestros principios democráticos”.

Tenga en cuenta que California alegó que la comisión solicitó “datos personales”, pero en realidad, la comisión solicitó explícitamente “datos del censo de votantes disponibles públicamente”.

La engañosa negativa de California a la solicitud y las amplias oportunidades para que los no ciudadanos voten adquieren un significado adicional a la luz del siguiente testimonio del líder del Senado de California y demócrata, Kevin De Leon, en 2017:

“Puedo decirles que la mitad de mi familia sería elegible para deportación bajo la orden ejecutiva [de Trump], porque dice si recibieran una tarjeta de Seguro Social falsa, si obtuvieran una identificación falsa, si obtuvieran una licencia de conducir falsa… si obtuvo una tarjeta verde falsa. Y cualquiera que tenga familiares indocumentados sabe que casi todos han obtenido algún tipo de identificación falsa”.

Voto ilegal

El NYT también alega que “los casos de votación ilegal por parte de no ciudadanos son raros” y respalda esa afirmación con un enlace a PolitiFact, una organización con un historial de publicación de flagrantes falsedades sobre la votación ilegal y muchas otras cuestiones.

Aunque los datos sobre violaciones a leyes con mecanismos de aplicación débiles son escasos, las encuestas científicas entre no ciudadanos han encontrado que, a grandes rasgos:

• El 13 por ciento de los hispanos no ciudadanos admitieron que estaban registrados para votar en 2013.

• El 14 por ciento de todos los no ciudadanos admitieron que estaban registrados para votar en 2012, y el 9 por ciento afirmó “definitivamente voté” en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2012.

• El 15 por ciento de todos los no ciudadanos admitieron que estaban registrados para votar en 2008, y el 8 por ciento afirmó “definitivamente voté” en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008.

Esas tasas son solo para acciones admitidas por los propios infractores. Las coincidencias de bases de datos con registros de votación y registro muestran que las tasas reales son aproximadamente el doble. En 2008, el único año del que Just Facts tiene datos completos, el 27 por ciento de los no ciudadanos estaban registrados para votar, y el 16 por ciento de ellos realmente votó.

Los estudios que arrojaron los datos anteriores tienen significativos márgenes de error debido a tamaños de muestra relativamente pequeños, y existen otras fuentes de incertidumbre, algunas de las cuales pueden producir recuentos excesivos y otras subestimaciones. Pero dado que la Oficina del Censo estima que hay alrededor de 20 millones de adultos no ciudadanos que viven en Estados Unidos, se emitirán un millón de votos ilegales en cada elección federal si solo vota el 5 por ciento de ellos.

Como se resume en un artículo de 2014 en la revista académica Electoral Studies, “algunos no ciudadanos participan en las elecciones estadounidenses” y “esta participación ha sido lo suficientemente grande como para cambiar resultados electorales significativos, incluidos los votos del Colegio Electoral y las elecciones al Congreso”.

Algunos medios de comunicación y “verificadores de hechos” han tratado de cuestionar esas realidades, pero una multitud de datos extraídos de libros y revistas académicas han demostrado que sus argumentos consisten en nociones matemáticamente analfabetas, medias verdades y absolutas falsedades. Además de esto, un “verificador de hechos” formuló acusaciones difamatorias contra Ph.D. académicos que realizaron y examinaron estudios fundamentales sobre este tema.

“El gran reemplazo”

El NYT también afirma que “Musk dio a entender que el señor Biden y los demócratas estaban siendo laxos con la inmigración porque ‘están importando votantes’, un eco de la teoría de la conspiración del ‘gran reemplazo’ que el señor Trump estaba compartiendo casi al mismo tiempo”.

El hipervínculo en esa frase conduce a otro artículo del NYT que culpa a los republicanos de difundir una narrativa del “Gran Reemplazo” “utilizada para justificar un acto de violencia racista” en un asesinato en masa de 10 personas en un supermercado de Buffalo durante 2022.

El NYT y otros medios de comunicación acusan a los republicanos de tácticas de culpabilidad por asociación. Sin embargo, la prensa se da margen cuando personas que repiten como loros sus falsas narrativas cometen atrocidades similares.

El artículo del NYT ni siquiera intenta refutar el punto de Musk, sino que simplemente lo llama “conspiración”. Sin embargo, múltiples hechos demuestran que lo que escribió Musk es cierto.

Por ejemplo, el 82 por ciento de los no ciudadanos que dijeron haber votado en 2008 afirmaron que votaron por el demócrata Barack Obama, mientras que solo el 18 por ciento dijo que votaron por el republicano John McCain.

Citando cifras que eclipsarían el número de no ciudadanos que votan ilegalmente, Eliseo Medina, exvicepresidente ejecutivo del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, afirmó en un discurso de 2009 que:

• La “comunidad progresista” puede “expandir y solidificar la coalición progresista para el futuro” poniendo a “12 millones” de inmigrantes no autorizados “en el camino hacia la ciudadanía y, eventualmente, el voto”.

• Convertir a los inmigrantes ilegales en ciudadanos creará una “coalición de gobierno progresista a largo plazo, no solo durante un ciclo electoral”.

Los inmigrantes ilegales y otros no ciudadanos generalmente tienen bajos ingresos y tasas excepcionalmente altas de no tener un diploma de escuela secundaria. La mayoría de las personas con estos atributos votan por los demócratas.

Los votos desequilibrados de los no ciudadanos a favor de los demócratas son consistentes con las promesas y acciones de los políticos demócratas de brindar atención médica gratuita, amnistía y ciudadanía a las personas que emigran a Estados Unidos, ilegal o legalmente. Las implicaciones electorales de esto se destacan aún más por hechos como estos:

• Una encuesta bilingüe representativa a nivel nacional a 784 inmigrantes latinos realizada por Pew Research en 2011 encontró que el 81 por ciento dijo que preferiría “un gobierno más grande que brinde más servicios” y el 12 por ciento dijo que preferiría “un gobierno más pequeño con menos servicios”. En marcado contraste, el 41 por ciento de la población general de Estados Unidos dijo que preferiría un gobierno más grande y el 48 por ciento dijo que quería uno más pequeño.

• Una encuesta de 2012 entre 2900 inmigrantes que eran ciudadanos estadounidenses encontró que el 62 por ciento se identificaba como demócratas, el 25 por ciento como republicanos y el 13 por ciento como independientes.

• Una encuesta bilingüe representativa a nivel nacional a 800 adultos hispanos, realizada por McLaughlin & Associates en 2013, encontró que el 59 por ciento nació fuera de Estados Unidos, el 53 por ciento se consideraba demócrata, el 12 por ciento se consideraba republicano y el 29 por ciento se consideraba independiente o de otro partido.

El hecho de que la inmigración ilegal, la amnistía y la inmigración legal ayuden a las perspectivas políticas de los demócratas es indiscutible, no una conspiración.

Conclusión

Más allá de atacar a Musk por publicar hechos genuinos sobre la votación ilegal por parte de no ciudadanos, el artículo del NYT se queja de que “los verificadores de hechos de X ya no existen” y que la anterior “línea de queja entre la campaña [de Biden] y la plataforma está muerta”.

El NYT lamenta esos acontecimientos y no informa que Twitter antes de Musk censuraba hechos genuinos y promovía falsedades demostrables sobre el Russiagate, la computadora portátil de Hunter Biden, el COVID-19 y más.

En resumen, el New York Times está acusando falsamente a Elon Musk de aquello de lo que son culpables el NYT y los anteriores propietarios de Twitter: Difundir información errónea.

De Just Facts Daily


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.