Embarazada a los 17 años, mujer que eligió la vida de su bebé dice que es lo “más brillante de mi vida”

Por Louise Chambers
09 de Diciembre de 2023 3:49 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2023 3:49 PM

Ante un embarazo no planificado y un futuro incierto, una joven decidió ver más allá de sus miedos y elegir la vida para su bebé.

Gemma Howard, nacida y criada en Colorado, es secretaria jurídica en un bufete de Idaho y madre de Josephine, de 2 años. Quedó embarazada tras iniciar una relación a los 16 años con un chico que había conocido el año anterior en el grupo de jóvenes de su iglesia.

“Me enamoré de él muy fuerte”, dijo Howard a The Epoch Times. “Yo fui la primera que le dije ‘te quiero'”.

Sin embargo, desde el principio, su relación no fue sana.

“Se dio cuenta de que tenía una especie de ‘episodios’ en los que se desmayaba o se enfadaba mucho”, dijo. “Luego descubrió que era bipolar, así que las cosas empezaron a empeorar cada vez más”.

Pánico interior

Un año después de comenzar su relación, Howard se mudó a Colorado para trabajar en una organización sin ánimo de lucro, y su novio también se mudó para reunirse con ella. Sin embargo, ella decidió que quería un descanso, ya que estaba enfrentando el peso de su enfermedad y sentía que la relación estaba teniendo una influencia negativa en su vida. Pero una semana después, en octubre del 2020, descubrió que estaba embarazada.

Fue entonces cuando la madre de la Sra. Howard voló a Colorado para prestarle su apoyo mientras superaba la ruptura. Pronto su madre se enteró por la compañera de piso de la Sra. Howard de que su hija podría estar embarazada.

“Me despertó a las tres de la madrugada, en mitad de la noche, y me dijo: ‘Tienes que hacerte una prueba de embarazo'”, cuenta Howard. “Fue raro, porque en cuanto me lo pidió fue como un instante: ‘No quiero hacérmelo porque va a dar positivo y no quiero que mi madre lo sepa'”.

Imagen ecográfica del feto de la Sra. Howard. (Cortesía de Gemma Howard)
Imagen ecográfica del feto de la Sra. Howard. (Cortesía de Gemma Howard)

Por miedo, la Sra. Howard sumergió su prueba de embarazo en agua de la taza del váter, asegurándose un resultado negativo para enseñárselo a su madre. Más tarde, cuando se quedó sola, se hizo dos pruebas más que confirmaron sus sospechas: estaba embarazada. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que no podía evitar la verdad, y su madre la empujó a acudir a una clínica para confirmarlo.

“Tenía pánico por dentro”, dice. “Es como sentir que tu vida pasa ante tus ojos. Veía todo lo que tenía que hacer. Me sentí tan aliviada cuando salí de mi relación, como si me hubieran quitado algo de encima. Inmediatamente, cuando eso ocurrió, me dije: ‘¿Qué hago?’ No quiero volver a esa relación”.

Un retrato de la Sra. Howard cuando estaba embarazada de su hija. (Cortesía de Gemma Howard)
Un retrato de la Sra. Howard cuando estaba embarazada de su hija. (Cortesía de Gemma Howard)

“Por desgracia, me vino a la cabeza la idea de abortar”, dijo. “Fue en ese breve periodo de tiempo en el que pensé: ‘Todo el mundo piensa que no estoy embarazada ahora mismo. ¿Qué hago? Por desgracia, me dije: ‘Bueno, está esto’, que, por suerte, luego no elegí”.

Elegir la vida

La mayor de seis hermanos, la Sra. Howard fue educada a favor de la vida pero nunca tuvo una razón para poner a prueba su creencia hasta este momento. Tuvo un pensamiento fugaz: “Si no fuera provida, podría tener una salida tan fácil”, pero enseguida se dio cuenta de que su convicción era profunda.

“Realmente creo que la vida comienza en la concepción”, dijo, “… por lo tanto no puedo elegir el aborto como opción”. La Sra. Howard aceptó su miedo y lloró la pérdida de la vida que pensaba tener, lo que le permitió elegir la vida para su bebé.

Su elección fortaleció la relación con sus padres, que la apoyaron durante los primeros meses de embarazo.

“Hubo mucha decepción, pero también mucho amor, sobre todo con mi padre”, explica. “Siempre tuve una relación muy dura con mi padre, y era la persona a la que más miedo tenía de contárselo. Pero cuando se lo conté, se quedó muy tranquilo y acabó diciendo: ‘Vale, bueno, esto es la realidad. Voy a ayudarte a mantener a esta personita que vas a traer al mundo'”.

La Sra. Howard obtuvo su licencia de piloto mientras estaba embarazada de Josephine. (Cortesía de Gemma Howard)
La Sra. Howard obtuvo su licencia de piloto mientras estaba embarazada de Josephine. (Cortesía de Gemma Howard)

Durante este tiempo, la Sra. Howard también se dio cuenta de que no podría soportar entrar en una batalla por la custodia con el padre del bebé si decidía quedárselo. Así que empezó a plantearse la adopción, pero ninguna opción de padres le parecía adecuada hasta que su tío y su tía —que llevaban 16 años sin poder concebir— le dijeron que les encantaría que les tuviera en cuenta.

“Inmediatamente pensé: ‘Si alguien va a adoptar a mi bebé, que sea alguien así, en quien confíe'”, cuenta Howard. “A los tres meses de embarazo, tomé la decisión. Pero también me sentí increíblemente destrozada porque ya sentía este vínculo maternal con mi bebé que no esperaba”.

Él tiene un plan

Sin embargo, las cosas volvieron a cambiar cuando la Sra. Howard estaba embarazada de cinco meses. Recibió un mensaje de texto de una amiga que decía: “El papá se ha ido”. El padre de su bebé se había quitado la vida.

“Hubo muchas emociones”, dijo Howard. “Estaba confusa y con el corazón roto, y además había mucha gente enfadada conmigo que me culpaba. Con todo eso, acabé mudándome a casa, a Idaho, para poder estar allí en el funeral y luego dar a luz a mi bebé”.

(Cortesía de Gemma Howard)
(Cortesía de Gemma Howard)

La fe de la Sra. Howard durante su embarazo fue “la más fuerte que ha tenido nunca”. Había estado rezando a Dios para que se resolviera el problema con el padre y poder quedarse con su bebé.

“No creo que Jesús mate a nadie”, dijo. “Creo que Él tiene un plan, y todo funciona para bien. cuando me enteré, fue como esta increíble angustia, pero también yo siendo como, ‘Voy a mantener a mi bebé ahora'”.

De vuelta en Idaho, la Sra. Howard continuó con su embarazo y en el tercer trimestre se puso manos a la obra para hacer realidad su sueño de obtener la licencia de piloto, que consiguió a las 38 semanas de embarazo.

Josephine nació el 15 de julio del 2021 en un centro de maternidad local tras un parto de seis horas.

“Fue el parto más perfecto que podría haber pedido”, afirma Howard. “Cuando la cogí por primera vez pensé: “Es lo más bonito que he visto en mi vida. Sentí que no quería soltarla nunca”.

(Cortesía de Gemma Howard)
(Cortesía de Gemma Howard)

Podemos hacer cosas difíciles

Al entrar en el papel de madre, su vida se convirtió en una montaña rusa al tener que asumir el papel de ambos padres siendo madre atenta y sostén de la familia a la vez. Pero pronto descubrió que sus capacidades iban mucho más allá de sus expectativas.

“Creo que muchas madres, una vez que tienen un hijo, tienen superpoderes automáticos”, dice. “Puedes hacer muchas cosas a la vez. Ya sabes, amamantaba a mi hija y practicaba con el violonchelo de alguna manera, y siempre miro atrás y me digo: no sé cómo hice las cosas que hice, tanto las difíciles como las buenas”.

A pesar de ser madre soltera y adolescente, persiguió sus sueños.

“No es fácil, y me tropiezo constantemente con muros, ya sean mentales o financieros, pero me voy acercando día a día, y eso es lo que importa”, afirma. “Mi vida es diferente a la de una veinteañera normal, pero eso no significa que no pueda seguir persiguiendo mis sueños”.

Cuando Josephine tenía 6 meses, la Sra. Howard se despidió duramente de sus padres y hermanos y se trasladó a Denver, Colorado, para trabajar en una organización sin ánimo de lucro, The Avodah Collective, que trabaja con supervivientes del tráfico sexual y sus hijos. La Sra. Howard pasó un año como misionera, recibió un pequeño salario procedente de donaciones y se sintió “bendecida” por acercarse a las mujeres.

Hoy, la Sra. Howard está de vuelta en Idaho trabajando como secretaria jurídica, mientras su hija asiste a la guardería.

La Sra. Howard con su hija, Josephine. (Cortesía de Gemma Howard)
La Sra. Howard con su hija, Josephine. (Cortesía de Gemma Howard)

“Es la niña más divertida. Es preciosa e increíblemente lista”, dice la Sra. Howard. “Ahora tiene sus propias opiniones y sabe lo que no le gusta y lo que sí. … Es muy independiente, tiene mucha fuerza de voluntad, pero es la niña más dulce y muy educada”.

A la hora de compaginar el trabajo, la Sra. Howard admite que a veces echa de menos a su hija y se siente una mala madre porque no siempre está a su lado.

“La miro, y ella es, como, la cosa más brillante en mi vida”, dijo la mamá. “Ella me hace tan feliz”.

Reflexionando sobre la vida que podría haber tenido, la Sra. Howard sabe que hay cosas que le habría encantado hacer, pero sigue “tan agradecida” de haberse quedado con su niña.

“Si hubiera dejado que el miedo y las voces de enfado fueran determinantes habría sufrido mucho más. Habría sentido mucho más dolor y remordimiento que el que siento ahora”, afirma. “Cuando sopeso las balanzas, puedo hacer frente a las dificultades que tengo ahora, pero no podría vivir conmigo misma si no la tuviera a ella”.

En los últimos años, también puso dejar atrás la rabia que sentía hacia el padre de Josephine.

(Cortesía de Gemma Howard)
(Cortesía de Gemma Howard)
(Cortesía de Gemma Howard)
(Cortesía de Gemma Howard)

Cuando Josephine sea mayor, la Sra. Howard planea contarle la historia, pero insiste en que nunca dejará que su hija se sienta “menos querida, o que no la querían”. A cualquier otra futura mamá que tema un futuro incierto, le aconseja: “No dejes que el miedo te asuste y te haga tomar una decisión de la que luego podrías arrepentirte”.

“Pude escuchar las historias de distintas personas, y muchas de ellas, al principio, decían: ‘Es el miedo el que se apodera completamente de mí, y eso es lo que me hizo plantearme el aborto'”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.