Empleada de Penn State: la privacidad médica ha pasado a un segundo plano durante la pandemia

Por Beth Brelje
19 de Enero de 2022 8:22 AM Actualizado: 19 de Enero de 2022 8:22 AM

La bibliotecaria de referencia e instrucción de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State), Sarah Hartman-Caverly, tiene en alta estima la privacidad. Por eso no ha revelado su estado de vacunación a su empleador. Dice que las órdenes de vacunación deben estimular un debate público sobre la privacidad médica y digital.

Ella trabaja en el campus del Condado de Berks de la Universidad Penn State. Penn State exigió a los empleados que se vacunaran antes del 4 de enero. Los empleados que no se vacunaron se enfrentan a medidas disciplinarias, incluyendo el despido para algunos, dependiendo de su clasificación laboral.

“En realidad, ahora estoy involucrada en una especie de dos procedimientos de incumplimiento”, dijo Hartman-Caverly, una estudiosa de la privacidad, a The Epoch Times. “El primero está relacionado con la orden de vacunación, que está en cierto modo en pausa debido a la orden judicial a nivel nacional, y el segundo procedimiento de incumplimiento está relacionado con las pruebas de vigilancia obligatorias para los empleados que no han revelado su estado de vacunación”.

La bibliotecaria de referencia e instrucción de la Universidad Penn State Sarah Hartman-Caverly. (Oficina de Comunicaciones Estratégicas, Penn State Berks)

Como no quiere revelar su estado, la universidad asume que no está vacunada. Hartman-Caverly debe hacerse la prueba semanalmente para demostrar que no tiene la COVID-19. Pero en lugar de trabajar con su médico, como a ella le gustaría, dice que Penn State le exige que se haga la prueba a través de Vault Health, la empresa que la universidad contrató para gestionar las pruebas de COVID-19.

La prueba se realiza por videoconferencia.

“Solicitas los kits de pruebas por correo. Tienes que sentarte en el Zoom con un monitor de Vault Health: tienen que ver cómo te haces la prueba. La envías por correo. Obtienes los resultados y luego éstos también se comunican a la universidad a través de la nube en Salesforce”, dijo Hartman-Caverly. “Una de mis preocupaciones sobre este protocolo es que se me está pidiendo que trabaje con un proveedor de servicios de salud externo al que no reconozco como proveedor de servicios de salud de mi elección personal, y luego están transmitiendo mis datos relacionados con la salud a través de otro proveedor de datos en la nube externo y luego a mi empleador. Por lo tanto, no hay lugar en el debate para las preocupaciones sobre la autonomía médica y la privacidad médica. Su única opción es aceptar y consentir estos procesos, y usted no tiene espacio para trabajar con su propio proveedor de servicios de salud de elección y para garantizar la confidencialidad de sus datos sanitarios”.

La primera vez que recibió una notificación digital para realizar una prueba, hizo clic para leer los términos y condiciones.

“Descubrí que estaba dando mi consentimiento para que Penn State divulgara los resultados de mis pruebas a cualquier tercero, sin limitaciones, y ese fue mi contacto inicial con recursos humanos. Pregunté cuál es mi recurso si no consiento estos términos. En 2020, tenía la opción de seguir trabajando a distancia al 100 por cien”. A continuación, se puso de baja por maternidad.

“En el otoño de 2021 eliminaron esa opción, pero yo estaba de baja por maternidad, así que todo lo mío está en pausa. Y ahora estamos en 2022, y la universidad dice que si no estoy dispuesta a revelar mi estado de vacunación, si no estoy dispuesta a participar en las pruebas obligatorias, entonces se me considera incapaz de desempeñar mis funciones laborales”.

Además de los requisitos de las pruebas, ha tenido reuniones con supervisores que le preguntan sobre su estado de vacunación y le preguntan “¿cuál es su plan?”

Ella les dice que su plan es seguir desempeñando sus funciones laborales de una manera que supere significativamente las expectativas, ya que así es como describen su trabajo sus evaluaciones de rendimiento.

Señala que ninguno de sus supervisores, ni nadie en el trabajo que haya hablado con ella sobre la vacunación, es médico.

“Creo que es de interés público considerar bajo qué condiciones cualquier empleador, sea público o privado, puede obligar a tomar decisiones médicas y actuar como proveedor de servicios de salud en nombre del empleado, y hacer cualquier pregunta médica personal”, dijo Hartman-Caverly. “Hay que discutir sobre el interés público, durante una pandemia sí, pero la privacidad médica y la autonomía médica no pueden ser eliminadas de ese debate. Son parte integral de la salud personal y pública, no están en conflicto con ella”.

Esta llamada “cohesión sistémica de la participación digital” podría afectar a sus futuras oportunidades de empleo. La negativa a revelar el estado de vacunación está escrita en su expediente. ¿Significará que se la dejará de lado para una futura promoción? ¿Decidirá la universidad no concederle la titularidad dentro de unos años basándose en su incumplimiento de los protocolos de mitigación de la COVID?

“Mi historial puede ser utilizado para anular cualquier aumento basado en los méritos que de otro modo recibiría”.

“Hay muchas investigaciones y discusiones sobre lo que ocurre con estos datos una vez que están en estos sistemas. No hay forma de evitar lo que se llama uso posterior o redistribución o uso secundario”, dijo Hartman-Caverly. “No sabemos qué tipo de inferencias pueden hacerse con estos datos. No sabemos qué tipo de decisiones u oportunidades pueden tomarse basándose en estos datos a posteriori y lo que me parece más interesante es que, incluso con mi decisión de mantener mis datos de salud personales, el sistema ya ha decidido que eso significa esencialmente que no estoy vacunada, independientemente de mi estado en la vida real, y por eso se me somete a estos protocolos de incumplimiento para los empleados que no están vacunados independientemente de mi estado real”.

Penn State no respondió a una solicitud de comentarios sobre esta historia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.