Empleado de las Fuerzas Militares de EE.UU. en Corea da positivo en pruebas del nuevo coronavirus

Ya se conocen más de 2300 casos en el país asiático
Por Frank Fang
28 de Febrero de 2020
Actualizado: 28 de Febrero de 2020

Se ha determinado que un tercer individuo, vinculado al ejército de EE.UU. en Corea del Sur, está infectado con el nuevo coronavirus.

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Corea (USFK) anunciaron el 28 de febrero que un empleado de Corea del Sur en Camp Carroll dio positivo para el virus. El empleado visitó por última vez la base militar el 20 de febrero.

Camp Carroll está ubicado en el pueblo de Waegwan, a unas 12 millas de la ciudad de Daegu. Daegu está a unos 300 kilómetros al sureste de la capital, Seúl.

La esposa del hombre dio positivo por el virus el 22 de febrero y fue puesta en cuarentena de inmediato. Actualmente está aislada en un hospital en Daegu.

“El paciente no ha estado en contacto con ningún otro personal afiliado a USFK o con USFK desde que entró en cuarentena”, declaró USFK sobre su empleado.

Añadió: “Los profesionales de la salud de [los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades] KCDC y USFK determinaron que el seguimiento de sus contactos no era necesario debido a sus medidas de cuarentena y a la falta de interacción con los demás”.

A principios de esta semana, USFK anunció que una dependiente del ejército de EE.UU., una mujer de 61 años, que es viuda de un soldado retirado, fue diagnosticada con coronavirus. Luego, el 25 de febrero, un soldado estadounidense de 23 años estacionado en Camp Carroll fue infectado con el virus.

También el viernes, el ministerio de defensa de Corea del Sur informó dos casos más de infección en su fuerza militar.

Los dos nuevos casos involucran a un oficial de la Fuerza Aérea de Corea del Sur y a un aviador que vive en Cheongju, una ciudad a 70 millas al suroeste de Seúl, informó la agencia local de noticias Yonhap.

Con los dos nuevos casos, hay 27 casos de infección en el ejército coreano: 15 en el Ejército, 10 en la Fuerza Aérea y uno en la Marina y el Cuerpo de Marines. Entre ellos, 24 son miembros del servicio activo.

Aproximadamente 9480 miembros del servicio militar están en cuarentena en sus bases, según el ministerio de defensa. Aproximadamente 920 de ellos tienen síntomas del virus, o han estado en contacto con pacientes infectados, mientras que el resto visitó Daegu o áreas cercanas después del 10 de febrero.

Corea del Sur vio que su número de casos conocidos alcanzó, al menos, 2337 el 28 de febrero, después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (KCDC) del país informaran 571 casos nuevos del día anterior.

Desde el viernes pasado, Corea del Sur ha reportado tres dígitos en casos nuevos todos los días. El miércoles se reportaron 284 casos y el jueves, 505.

De los 571 casos nuevos, 447 están en la ciudad de Daegu y 64 están en la provincia de Gyeongsang del Norte. Hay seis casos nuevos en Seúl y cuatro casos nuevos en la ciudad costera de Busan.

Entre los 2337 casos, 1579 son Daegu y 409 en la provincia de Gyeongsang del Norte.

De todos los casos confirmados en Corea del Sur, 840 casos están relacionados con el brote de la Iglesia Shincheonji, en Daegu, según KCDC.

Muchos de esos casos relacionados con la iglesia se remontan a una mujer feligrés, de 61 años, que dio positivo por el virus el 18 de febrero como el 31er caso confirmado del país.

Ahora, hay un total de 62 casos de coronavirus en Seúl y 65 en Busan.

Mientras tanto, el fabricante de automóviles coreano Hyundai Motor ha suspendido la operación de su planta en la ciudad portuaria de Ulsan, hasta el 2 de marzo, después de que uno de sus empleados dio positivo por el virus, informó Yonhap el viernes.

Sigue a Frank en Twitter: @HwaiDer

Descubre

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los ‘Made in China’

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS