Empresa china humilla a sus empleadas a andar a gatas por no cumplir objetivos

Por Elisabeth Li - La Gran Época
26 de Enero de 2019 Actualizado: 26 de Enero de 2019

Un jefe en China es criticado por utilizar un ritual de humillación como castigo a los empleados que tengan una escasa productividad.

Las empleadas de una empresa de belleza china se vieron obligadas a andar a gatas por una calle pública muy transitada como castigo por no haber alcanzado sus objetivos anuales de rendimiento. Estaban dirigidas por un hombre que portaba una bandera y flanqueados por otros dos trabajadores que grabaron la escena.

El 14 de enero, el escándalo fue capturado por una cámara en la ciudad de Zaozhuang, en la provincia oriental china de Shandong.

La humillación pública continuó hasta que la policía llegó al lugar, informó el medio de comunicación chino Sina. El jefe del equipo recibió una advertencia verbal y las autoridades locales ordenaron a la empresa que cerrara por un período de autoreflexión.

Los usuarios chinos de la web se apresuraron a condenar las acciones del empleador.

Un comentarista en línea escribió: “El carácter de una empresa está determinado por el carácter de sus empleados, y de la misma manera, el carácter de un gobierno está determinado por el carácter de los ciudadanos de su país”.

“Si una empresa puede ordenar a sus trabajadores a andar a gatas por las calles, entonces por analogía, el daño [hecho] por el Partido Comunista Chino debe ser inimaginable”.

Los internautas también recriminaron el desprecio descarado de la empresa por los derechos humanos. Un comentarista señaló: “La gente ya está insensibilizada a estos fenómenos feos y repetidos”.

A pesar de que la legislación laboral china prohíbe a los empleadores infligir castigos corporales o humillar a sus trabajadores, este no es un caso aislado de abuso por parte de los empleados en China continental.

En septiembre de 2017, varios empleados varones de una peluquería fueron grabados andando a gatas por las calles de la ciudad de Hangzhou, en la provincia oriental de Zhejiang, China. Fueron aclamados por los espectadores. Según el medio de comunicación local, un presunto miembro del personal respondió más tarde sobre el asunto, diciendo: “Estamos cuestionando si podemos o no romper el concepto de enfrentar [una situación]. Esto no fue ni una broma, ni una actuación”.

En 2013, cientos de personas vieron cómo los empleados uniformados de una empresa de cosméticos andaban a gatas por el centro comercial de la ciudad de Chongqing. La oficina de seguridad pública del distrito de Yuzhong publicó en su página de Weibo que el espectáculo era un curso de capacitación de la empresa para trabajadores sobre el desafío del estrés.

Otros castigos sufridos por los trabajadores chinos por parte de sus jefes incluyeron órdenes de golpearse a sí mismos, comer chiles crudos, soportar latigazos con cinturones, beber orina y comer insectos, según el Daily Mail.

Un internauta resumió: “Cuando el poder no tiene límites: si los maestros del jardín de infantes creen que pueden salir impunes cuando lastiman a los niños, [entonces] habrá noticias de abuso infantil; si los trabajadores tienen miedo de perder sus empleos, [entonces] deben ir a cuatro patas de la manera en que su jefe les ordena hacerlo”.

“¿Qué hay que no pueda suceder?”

“Incluso un gobierno debe tener su [propio] poder bajo control, de lo contrario el mundo sería un caos”.

La historia se repite

Estos acontecimientos recuerdan a las “sesiones de lucha” celebradas durante la Revolución Cultural China, un período de diez años de caos lanzado por el líder Mao Zedong en 1966 para hacer cumplir los preceptos comunistas, eliminar la cultura tradicional y las voces disidentes de la sociedad.

Las víctimas de las sesiones de lucha se verían obligadas a confesar en público diversos delitos políticos -como ser intelectual o formar parte de la clase burguesa-, rodeadas de multitudes de personas que humillarían y abusarían brutalmente a los acusados hasta que admitieran su culpa, o hasta su muerte.

En un caso entre tantos, un funcionario caído en desgracia fue rasurado su cabello públicamente por una niña de 14 años.

Estas cacerías de brujas fueron alimentadas por un loco fervor revolucionario, rencores personales o, a veces, poco más que caprichos, todo en nombre de la eliminación del pensamiento contrarrevolucionario y reaccionario.

Además de los enemigos políticos, la gente común, como los maestros, fueron agredidos por los estudiantes, también se alentó a los jóvenes a atacar a otros ciudadanos, los amigos y la familia se enfrentaron entre sí, y se condenó a los que tenían una posición privilegiada, como los antiguos terratenientes.

 

 

Descubre a continuación

El libro que está cambiando China liberando a los chinos del espectro comunista

TE RECOMENDAMOS