Empresas de EE.UU. trasladan sus cadenas de suministros fuera de China y exploran opciones más cercanas

Por Emel Akan
31 de Agosto de 2020
Actualizado: 01 de Septiembre de 2020

WASHINGTON — La guerra comercial entre Estados Unidos y China,. y la pandemia del COVID-19, obligaron a las empresas a reducir su excesiva dependencia de China como único proveedor.

Las marcas estadounidenses comenzaron a explorar opciones de abastecimiento más cercanas a su país, con América Latina y Sudamérica ganando importancia significativa en los últimos meses, según una encuesta de Qima, una empresa de inspección de la cadena de suministro con sede en Hong Kong.

La encuesta realizada en julio entre más de 200 empresas de todo el mundo, reveló que los encuestados están alejando cada vez más sus fuentes de suministro de China. El 93 por ciento de los encuestados de Estados Unidos informó que tenía planes para diversificar aún más sus cadenas de suministro. Mientras tanto, menos de la mitad de los encuestados de la UE tenía una estrategia similar.

China sigue siendo un importante actor global en materia de abastecimiento, sin embargo, su dominio se ha vuelto “notablemente menos dramático” en comparación con años anteriores, según un informe de Qima que muestra los principales resultados de la encuesta.

Por ejemplo, el 75 por ciento de los encuestados a nivel mundial nombraron a China entre las 3 principales geografías de abastecimiento este año, en comparación con el abrumador 96 por ciento del año pasado.

Muchas empresas, especialmente aquellas del sector textil y vestimenta, han hecho de la diversificación de los proveedores una prioridad desde hace tiempo, y Vietnam sigue ganando popularidad como alternativa a China.

“Clasificado sistemáticamente entre los competidores regionales de China, Vietnam sigue cosechando los mayores beneficios del continuo éxodo masivo de compradores occidentales de China, con el 40 por ciento de los encuestados de la UE y casi el mismo número de marcas estadounidenses que incluyen a Vietnam entre sus principales regiones de aprovisionamiento”, según el informe.

Entre otros países asiáticos, Taiwán está emergiendo como “un líder indiscutible” ya que goza de una preferencia abrumadora como mercado de abastecimiento entre las empresas estadounidenses.

La pandemia también ha acelerado la necesidad de reorientar las líneas de suministro hacia Estados Unidos o cerca de la región en América Latina y América del Sur.

“Para las empresas con sede en Estados Unidos, los destinos de abastecimiento más cercanos a su país de origen siguen creciendo de manera constante, con la popularidad de América Latina y América del Sur casi duplicándose en comparación con el año pasado”, dijo el informe de Qima.

La encuesta encontró que el 39 por ciento de las compañías con sede en Estados Unidos, revelaron planes para abastecerse más en Estados Unidos y América del Norte y el 13 por ciento en América del Sur y América Latina.

“Mientras tanto, las marcas de la UE están recurriendo cada vez más a Turquía como un destino cercano a la región”, dice el informe.

Durante décadas, la mayoría de las grandes corporaciones multinacionales estadounidenses han invertido fuertemente en instalaciones y recursos humanos en China para acceder al mercado chino, renunciado a su propiedad intelectual como precio de entrada.

Sin embargo, la pandemia, junto con el sentimiento de amargura contra el régimen comunista chino en los últimos meses, ha obligado a muchas juntas directivas de empresas a modificar drásticamente sus estrategias de abastecimiento.

La sostenibilidad de la cadena de suministro también se ha convertido en un tema político candente a medida que se acercan las elecciones de noviembre.

El presidente Donald Trump se comprometió a poner fin a la dependencia de Estados Unidos de China, y a recuperar un millón de puestos de trabajo en el sector manufacturero en su segundo mandato. Recientemente propuso proporcionar créditos fiscales y permitir “deducciones de gastos del 100 por ciento para industrias esenciales como la farmacéutica y la robótica” para incentivar a las empresas a producir en Estados Unidos.

Trump también firmó una orden ejecutiva el 6 de agosto para asegurar que las medicinas esenciales, los suministros médicos y los equipos se fabriquen en Estados Unidos.

El exvicepresidente Joe Biden, el candidato demócrata, también se comprometió a “recuperar las cadenas de suministro críticas“. Prometió “reforzar la fuerza industrial y tecnológica estadounidense y asegurar que el futuro sea ‘hecho en todo Estados Unidos’ por todos los trabajadores de Estados Unidos”.

En las últimas dos décadas, China se ha convertido en un proveedor mundial crucial. Según las Naciones Unidas, China representa casi el 20 por ciento del comercio mundial de productos intermedios de fabricación, frente al 4 por ciento en 2002.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cristianos se unen a otras creencias contra la persecución religiosa en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS