Empresas en todo Estados Unidos desafían medidas de cierre: “No tenemos otra opción”

Por Bowen Xiao
07 de Mayo de 2020
Actualizado: 07 de Mayo de 2020

NUEVA YORK — Varios restaurantes y negocios que los funcionarios consideran “no esenciales” están desafiando abiertamente las medidas de cierre en los estados de todo el país a medida que lidian con la privación de sus medios de vida y la pérdida de sus finanzas.

Mientras que algunos estados están reabriendo lentamente, el resto continúa bajo estrictas restricciones. Las autoridades han multado, arrestado o revocado las licencias comerciales de quienes desafían las órdenes. Algunos han denunciado estas acciones como inconstitucionales, incluso deslizándose hacia la tiranía, mientras que otros dicen que están justificadas.

Los dueños de negocios que se resistieron a las reglas de cierre sin precedentes le dijeron a The Epoch Times que no tenían otra opción ya que las consecuencias económicas los obligaron a usar su dinero de jubilación.

Ellos se enfrentaron con una “nueva normalidad” de retrasarse en el alquiler, luchar con la idea de dejar ir a los empleados o decepcionar a sus familiares y a los miembros de su comunidad. Simpatizantes y otras empresas que pudieron sobrevivir sin incumplir las órdenes fueron comprensivos y dijeron que podían entender la presión que enfrentaban.

Los gobernadores promulgaron órdenes de quedarse en casa y ordenaron a las escuelas y a la mayoría de las empresas, a excepción de las que se consideran esenciales, cerrar en un intento de contrarrestar la propagación del virus del PCCh, también conocido como nuevo coronavirus. Quienes desafían estas medidas están de acuerdo en que las restricciones son efectivas, pero dicen que sus vidas no pueden continuar a menos que comiencen a ganar dinero.

En las últimas semanas, las empresas de todo el país han reabierto desafiando las órdenes de cierre de sus estados. En Carolina del Norte, un hombre que abrió su salón de tatuajes por preocupaciones de que perdería su nuevo hogar fue arrestado por violar una orden ejecutiva. Un barbero en Nevada recibió una advertencia de su junta de licencias, incluida una citación y una multa de USD 1000 por reapertura.

El dueño de un salón en Dallas que reabrió durante las restricciones fue sentenciado a una semana en la cárcel y se le ordenó pagar USD 500 por cada uno de los siete días que su negocio estuvo abierto. También se han producido casos similares en Florida, Oregon, Colorado, Nueva York, California y Maine.

Sin embargo, los restaurantes que permitieron a los clientes cenar dentro de sus instalaciones y a los dueños de negocios no esenciales que reabrieron sus tiendas han visto una gran cantidad de apoyo de sus comunidades locales. En GoFundMe, se recaudaron más de USD 185,541 para el propietario del salón encarcelado.

Al hablar sobre los comentarios positivos que recibieron, algunos de ellos no pudieron contener sus emociones.

“Estamos todos juntos en esto”

Paul Zimmerman, dueño del Red Maple Inn, un restaurante y hotel de servicio completo en Guilford, Maine, dijo que el sheriff le advirtió que el fiscal general del estado le quitaría su licencia si desafiaba las restricciones de cierre.

Zimmerman le dijo a The Epoch Times que el encierro ejerció una gran presión financiera sobre él, ya que se vio obligado a gastar todo su dinero de jubilación para mantenerse a flote. Si bien inicialmente siguió las restricciones de cuarentena al ofrecer comida para llevar, recientemente comenzó a permitir que los clientes se sentaran adentro para comer.

La posada, que se encuentra en su propiedad personal de un acre, sigue las pautas estatales y tiene mesas a 10 pies de distancia. El 3 de mayo, después de reabrir completamente, se agotaron las reservaciones a las 4:30 p.m. cuando normalmente cierra a las 7 p.m. Él dijo que era una “sensación increíble” saber que su comunidad lo apoyaba, señalando a uno de sus más leales clientes, un hombre de 85 años que lo había apoyado durante más de 10 años.

La esposa del cliente estaba en un hogar de ancianos y, debido a restricciones, no había podido verla en más de ocho semanas. Antes de la pandemia, había estado asistiendo al restaurante para sus comidas.

“Durante ocho semanas, este caballero me ha agradecido todos los días. Lo dejé comer en mi casa. Lo he alimentado con mi propia comida personal para asegurarme de que coma todos los días”, dijo Zimmerman.

“Ese caballero estuvo aquí todo el fin de semana”, dijo. “Perdí a mis dos padres, él me considera su hijo. ¿Qué se supone que debo decirle? No, ¿no puedes venir a mi negocio? No voy a hacer eso”.

Zimmerman rompió en llanto cuando describió cómo su cliente se sentó afuera de su patio trasero el 4 de abril, observando su negocio, sin que pudiera dejarlo entrar directamente en su propia casa.

“Si alguien del estado escuchara, escuche algunas de estas historias”, dijo. “No de este lado o de ese lado. No me importa si eres demócrata, republicano, independiente. No me importa de qué color seas —estamos todos juntos en esto”.

Durante el fin de semana pasado, los inspectores estatales de licores y los inspectores estatales de salud revisaron las instalaciones de la posada. Zimmerman dijo que recibió un informe de inspección de salud el 4 de mayo en el que finalmente decidieron no quitarle su licencia.

Hasta el 5 de mayo, se registraron 1226 casos del virus del PCCh en Maine y 61 muertes. Bajo la gobernadora demócrata Jane Mills, los restaurantes no pueden volver a abrir por completo hasta junio.

“He trabajado duro toda mi vida para llegar a donde estoy porque no nací con una cuchara de plata”, dijo Zimmerman. “He tenido que trabajar por lo que tengo. Si me quitan mis libertades, entonces estoy terminado”.

Un residente del condado de Androscoggin, Maine, quien participó en múltiples protestas contra el cierre recientemente, argumentó que su estado nunca debería haber cerrado debido a la baja cantidad de casos de virus que ha tenido.

“Voy a encontrar un restaurante abierto y darles un poco de patrocinio”, dijo John Beaulieu, de 50 años, a The Epoch Times. “Creo que debemos rebelarnos contra esto”.

“Fui a casa y lloré”

Aproximadamente a 450 millas de Maine, Eliot Rabin, dueño de Peter Elliot Blue —una tienda de ropa para hombres en Manhattan— expresó el mismo sentimiento.

Rabin le dijo a The Epoch Times que inicialmente siguió las órdenes de cuarentena de Nueva York, pero comenzó a abrir sus puertas nuevamente, citando la sombría situación financiera en la que se encontraba. Estaba atrasado en el alquiler, atrasado en pagar a los vendedores, y “teníamos que abrir, de lo contrario diríamos adiós”.

Si bien las autoridades estatales no lo habían contactado, Rabin dijo que la policía de Nueva York lo visitó en múltiples ocasiones. La primera vez le advirtieron que quitara sus letreros de “Abierto”. En una visita posterior, impidieron que los clientes compraran y entraran a la tienda.

“No puedes darme una orden ilegal”, dijo. “Estás yendo en contra de mis derechos constitucionales, mi libertad de expresión, mi libertad de prensa, mi libertad de acceso. Si la gente quiere comprar, voy a dejar que compren”.

Si el estado le emite una multa, Rabin dijo que no la va a pagar. Si lo arrestan, dijo que llevará su caso a la Corte Suprema, y agregó que abogados se le han acercado diciéndole que no le cobrarían honorarios.

Eliot Rabin, dueño de Peter Elliot Blue, se para frente al escaparate de su tienda en Manhattan, Nueva York, el 4 de mayo de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)
El interior de la tienda Peter Elliot Blue en Manhattan, Nueva York, el 4 de mayo de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)
Eliot Rabin, dueño de Peter Elliot Blue, se sienta dentro de su tienda de ropa en Manhattan, Nueva York, el 4 de mayo de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Algunos clientes han venido desde Pennsylvania y Long Island para apoyarlo en persona, mientras que otros de todo el país han apoyado la tienda con compras en línea.

“Ha sido asombroso. Me conmoví hasta el punto en que me fui a casa y lloré”, dijo Rabin.

Los estadounidenses están comenzando a ser más sabios sobre la importancia de reabrir la economía, dijo, y agregó que no quiere desestimar a la enfermedad.

“Pero sabes qué, vamos a obtener más y más”, dijo, refiriéndose a la cantidad de casos de virus en Nueva York.

Ha habido 326,659 casos del virus en el estado y 25,028 muertes atribuidas, según datos del 6 de mayo. Las autoridades de Nueva York han dudado en reabrir por temor a que el virus pueda volver a propagarse.

Las reglas y la orientación relacionada con el distanciamiento social son visibles en la puerta principal de la tienda. La boutique de ropa ofrece mascarillas, guantes y saneamiento a cualquier persona que ingrese.

Rabin dijo que el 95 por ciento de los comentarios y las respuestas que recibió fueron positivas. Él cree que todos los estadounidenses se unirán si saben cómo es la vida de las empresas cotidianas como la suya.

“Me encantaría tener de 10 a 15 minutos [de] tiempo de televisión nacional —un estadounidense habla con sus compatriotas— y creo que se podría arreglar este país en 10 minutos”, dijo.

“No tiene sentido”

Algunos propietarios de pequeñas empresas dijeron que no habían recibido dinero del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP), descrito como un “préstamo diseñado para proporcionar un incentivo directo para que las pequeñas empresas mantengan a sus trabajadores en la nómina”.

Chuck Roulet, propietario de una pequeña empresa que dirige su propio bufete de abogados y tiene una gran cantidad de clientes de pequeñas empresas, dijo que “no tiene sentido que algunas empresas estén abiertas mientras que otras no lo tienen permitido”.

“No he oído hablar de un solo dueño de negocio que conozco o con el que trabajo que haya recibido dinero de PPP”, dijo a The Epoch Times por correo electrónico. “Sin dinero PPP y sin ingresos significa que tienen que reabrir”.

Roulet dijo que algunas de las acciones y pautas del gobierno han sido confusas, mientras se preguntaba por qué se permitía que las tiendas de comestibles abrieran “sin que la gente cayera muerta” mientras que otros negocios no podían. Los dueños de negocios son muy conscientes de los números de contagiados por el virus y las “publicaciones de objetivos móviles”, dijo.

“La ‘cura’ se ha vuelto mucho peor que la enfermedad, y estamos más preocupados por nuestro futuro financiero que por el virus”, dijo. “Así es como me siento, y así es como se sienten mis clientes y dueños de pequeñas empresas”.

Para algunas empresas, su mayor problema es obtener suficientes suministros de fabricantes extranjeros. Jared Ebrahimoff, fundador y director de operaciones de Lavari Jewelers, dijo a The Epoch Times por correo electrónico que, si bien la demanda de productos es constante, “las existencias en nuestro almacén son cada vez más bajas y la carga internacional es casi imposible con las restricciones actuales”.

“Cuando se agoten las existencias, no tendremos más remedio que suspender las operaciones por el momento con la posibilidad de despedir a los empleados si nuestras reservas de efectivo comienzan a alcanzar niveles críticos”, dijo.

Sigue a Bowen en Twitter: @BowenXiao_


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Beijing prohibió a laboratorios chinos revelar investigaciones sobre el coronavirus

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS