EN DETALLE: Abogados del 6 de enero alertan sobre trato del gobierno federal a ciudadanos estadounidenses

Por Matt McGregor
03 de Mayo de 2023 2:43 PM Actualizado: 03 de Mayo de 2023 2:43 PM

Contrariamente a la narrativa que impregnó los medios de comunicación la tarde del 6 de enero de 2021, lo que el abogado Michael Hamilton experimentó antes de abandonar la concentración en el edificio del Capitolio de EE. UU. fue un día de “paz y oración”.

Hamilton, que también asistió al seminario hace muchos años, celebró un servicio religioso en el jardín delantero del edificio del Capitolio.

“La gente cantaba himnos y alababa a Dios con las manos en alto”, declaró Hamilton a The Epoch Times.

Allá donde iba, dijo, había “patriotas acérrimos”.

Entonces, llegaron tres furgonetas blancas con capacidad para 15 pasajeros flanqueadas por patrullas que, según Hamilton confirmó más tarde, pertenecían a Antifa, un grupo extremista de extrema izquierda.

Lo que Hamilton empezó a observar poco después fue una energía diferente y agresiva que inundaba a la multitud.

Durante toda la mañana la gente se limitaba a caminar, pero esta última oleada era acelerada y frenética, dijo, e intentaba provocar el frenesí de los demás.

“Estos nuevos manifestantes iban vestidos como partidarios de Trump, pero no lo eran”, dijo Hamilton. “Podían disimular su apariencia, pero no su espíritu. Estaban enfadados. Era hora de marcharse”.

Lo que sucedió más tarde ese día ha alimentado narrativas contradictorias y ha enfrentado a ciudadanos estadounidenses contra el gobierno federal en lo que se ha considerado una instrumentalización partidista del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés).

La narrativa mediática predominante retrata a los partidarios del expresidente Donald Trump que estaban en el Capitolio como terroristas domésticos, mientras que los que realmente estaban presentes, como Hamilton, dicen que lo que los medios y la izquierda han declarado que tuvo lugar no es la historia real.

Para Brad Geyer, un abogado que representa a varios acusados del 6 de enero que han sido acusados de conspirar contra el gobierno, la historia real es mucho más alarmante.

“Básicamente es así: todos a cubierta. Que todo el mundo coja un cubo de incendios y empiece a apagar las llamas”, dijo Geyer. “La Declaración de Derechos está ardiendo”.

Concentración “Stop the Steal” el 6 de enero de 2021. (Cortesía de Michael Hamilton)

El FBI y el Departamento de Justicia necesitan una “revisión completa

La lista de enmiendas constitucionales que protegen los derechos de los ciudadanos ha perdido su significado para las agencias del gobierno federal como el DOJ, dijo Geyer, lo que llevó tanto a Geyer como a Hamilton a “entrar en la irrupción”.

Geyer, que trabajó en varias divisiones del DOJ durante 21 años, dijo que las tácticas de aplicación de la ley utilizadas contra combatientes extranjeros se están utilizando ahora contra ciudadanos estadounidenses.

Es la historia que nadie cuenta, dijo Geyer.

El FBI está ejecutando órdenes de registro inconstitucionales contra personas con delitos menores y manteniéndolas en la cárcel sin derecho a un juicio rápido basado en el uso artificioso de leyes aplicadas a circunstancias que están sacadas de contexto o que simplemente no sucedieron.

“Las órdenes de registro están fuera de control”, dijo Geyer. “Habrá entre 20 y 30 agentes realizando el registro. Los sospechosos —maridos y esposas han informado de que abren la puerta de su casa y se ven cubiertos de puntos rojos”.

Exagerando la realidad, los fiscales federales toman declaraciones hiperbólicas hechas en textos o en posteos en las redes sociales como “Tenemos que luchar” y las tergiversan en una exhortación a participar en el terrorismo, dijo.

“Hay infinidad de ejemplos”, dijo Geyer. “Lo hicieron de forma generalizada”.

Para las fuerzas policiales designadas para proteger al ciudadano estadounidense, la Cuarta Enmienda ya no se aplica a ellas.

“Creo que estamos dirigidos por gángsters”, dijo Geyer. “El FBI y el Departamento de Justicia necesitan una revisión completa”.

Brad Geyer, 2022. (Cortesía de Carolyn Blakeman con FormerFedsGroup Freedom Foundation)

“Una guerra espiritual”

Tanto Hamilton como Geyer han representado a acusados en casos no sólo de la comunidad del 6 de enero, sino también de una violación de los derechos humanos igualmente relacionada y posiblemente no ajena a ella: las políticas del COVID que forzaron mandatos de vacunación y tratamientos médicos mortales que ignoraban los protocolos de tratamiento tempranos.

Con la llegada de los mandatos de las mascarillas en 2020, Hamilton dijo que se sintió llamado a retirarse de la práctica privada y encontrarse en primera línea con lo que él veía como el comienzo de un “asedio marxista”.

Tanto Geyer como Hamilton han ayudado a crear organizaciones de base para la libertad médica —el FormerFedsGroup y Declare Truth, respectivamente— que apoyan a quienes han tenido que enfrentarse al despido de sus trabajos debido al mandato de la vacuna contra el COVID, a quienes han sufrido los protocolos de tratamiento para el COVID en hospitales, como el uso de remdesivir, y a quienes han sido objeto de cirugías de reasignación de género.

Aunque se trata de focos de atención independientes, Hamilton afirma que todos ellos están entretejidos en un plan cohesivo y maligno.

“El uso de mascarillas, el gaslighting, el aislamiento; decirle a la gente que no está bien decir lo que uno quiere decir, pensar lo que uno quiere pensar o publicar lo que uno quiere publicar: todas estas son las esencias de las libertades estadounidenses, y están siendo atacadas”, dijo Hamilton. “Desde mi punto de vista, hay una guerra espiritual entre el bien y el mal, y la gente hoy tiene que elegir de qué lado quedarse. Los que hacen el trabajo sucio del enemigo tienen vía libre. Aquellos que defienden la verdad y la Constitución están siendo masacrados y sacrificados en el altar de este armamentismo”.

El Departamento de Justicia se ha tomado una licencia con la Constitución hasta el punto de que ordenar su duplicidad se ha convertido en “un embrollo”, dijo Geyer.

“Es aterrador ser estadounidense en estos momentos”, dijo Geyer, añadiendo que el país puede estar ya perdido.

Michael Hamilton, 2022. (Cortesía de Kelley Collins)

Un complot de hace décadas

Tanto Geyer como Hamilton coincidieron: los cimientos de la trama marxista empezaron a sentarse hace décadas, y uno de sus objetivos era dirigirse a los niños a través del sistema educativo.

“John Dewey, que creó el Sistema Decimal Dewey y es considerado —o llamado, al menos, en muchos círculos— el padre de la educación moderna, dijo hace 50 años que tenemos que reducir los requisitos de lectura para la escuela preparatoria porque los lectores son pensadores y los pensadores son un anatema para una sociedad colectivista”, dijo Hamilton.

Para contrarrestar este movimiento, Hamilton dijo que un enfoque de base sería desfinanciar el Departamento de Educación y educar a los niños en casa.

“Necesitamos más cooperativas de educación en casa donde se les enseñen valores reales y no se les lave el cerebro”, dijo Hamilton.

Aunque el país podría estar perdido, dijo Geyer, se aferra a la esperanza de que todavía se puede salvar.

“No hay un camino claro”, dijo Geyer. “Hay demasiados sistemas y mecanismos de financiación. Todo ha sido recableado”.

La pregunta para Geyer es: ¿se puede desprogramar a suficientes personas como para evitar que los que han sufrido un lavado de cerebro lleguen a un punto de no retorno?

No vivir de mentiras

Para Hamilton, pase lo que pase, la solución es persistir en decir la verdad, especialmente en aquellos lugares que fueron notablemente silenciados en una época en la que la verdad había sido secuestrada, dijo.

Señaló un artículo escrito por el disidente soviético Aleksandr Solzhenitsyn titulado “No vivas de mentiras” (pdf), en el que Solzhenitsyn advertía contra el abandono de la verdad por parte de los ciudadanos a cambio de “la modesta ración de comida de hoy”.

“Dijo que si no le das un hogar a una mentira, se extingue”, dijo Hamilton. “Llama a todo el mundo a decir simplemente la verdad allí donde se encuentre cuando se enfrente a una mentira y diga: ‘No, eso no es verdad. Déjame decirte lo que es real’. Si todo el mundo hace esto en lugar de acobardarse y esconderse, las mentiras se extinguen, el mal pierde su poder y la verdad comienza a prosperar”.

The Epoch Times se puso en contacto con el Departamento de Justicia para solicitar sus comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.