EN DETALLE: Esta madre pudo revertir una píldora abortiva y salvar la vida de su bebé

Por Samantha Flom
29 de Abril de 2023 3:03 PM Actualizado: 29 de Abril de 2023 3:03 PM

A medida que continúa la batalla legal sobre la controvertida aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) del medicamento abortivo mifepristona, las mujeres cuyas vidas se han visto personalmente afectadas por su uso están dando un paso adelante para compartir sus experiencias.

Una de esas mujeres es Sarah Hurm, una madre de cuatro hijos de Iowa que, en 2018, se quedó embarazada de su cuarto hijo de un tercer padre.

Temiendo ser juzgada por quedarse embarazada de nuevo —y presionada por el padre del bebé para que manejara la situación “responsablemente” con un aborto— finalmente dejó de lado sus reservas como católica y decidió someterse a un aborto químico.

En la consulta, le dijeron que el latido de su bebé era fuerte, lo que inesperadamente la hizo llorar.

En aquel momento, la asamblea legislativa de Iowa estaba estudiando la posibilidad de prohibir los abortos una vez detectado el latido del corazón del feto. Y aunque el ecografista le dijo a Hurm que debía considerarse “afortunada” porque la ley aún no había entrado en vigor, ella deseaba que lo hubiera hecho.

“Quería una salida, pero no sabía qué más hacer, así que seguí con la cita y acabé tomando la mifepristona”.

Un cambio de opinión

El proceso de un aborto químico, o farmacológico, implica dos fármacos: la mifepristona y el misoprostol. La mifepristona, que se toma en primer lugar, bloquea la hormona del embarazo, la progesterona, provocando la rotura del revestimiento uterino y poniendo fin a la vida del feto. El misoprostol se toma después para expulsar del útero al niño fallecido y otros tejidos.

Aunque algunas mujeres inician el proceso en casa, en el caso de Hurm, tomó la primera píldora delante del proveedor de abortos y luego le dieron la siguiente serie de píldoras que debía tomar en los días siguientes.

“En cuanto tomé la primera píldora, sentí el peso de mi decisión”, dijo. “Me invadieron emociones intensas: desesperación, arrepentimiento, pena, pánico. Volví a casa y me derrumbé”.

Más tarde, mientras recogía a sus hijos de la guardería, experimentó otra oleada de arrepentimiento.

“Al recogerlos, al ver sus caritas, no dejaba de pensar: ‘Son queridos, son felices, pueden vivir su vida. ¿Por qué este bebé no se merece eso?'”.

En ese momento, Hurm supo que había cometido un error. Tras encontrar un anuncio de la línea telefónica de reversión de la píldora abortiva, marcó el número y la remitieron a un proveedor local, que le dijo que el latido de su bebé era detectable, pero “no muy bueno”.

El médico insistió en que el proceso de reversión —que implica tomar altas dosis de progesterona— podría no tener éxito, pero Hurm estaba decidida a intentarlo.

“Recuerdo que me dije: ‘No necesito promesas, sólo necesito esperanza. Sólo necesito saber que he hecho todo lo posible para intentar revertir esta decisión”.

Después de semanas de tratamiento, Hurm recibió la alentadora noticia de que probablemente lograría gestar a su bebé. Y en enero de 2019, dio a luz a un niño “perfectamente sano y feliz, aunque con cólicos”.

Y aunque tanto ella como su hijo pudieron evitar las complicaciones potencialmente mortales que otros han sufrido a causa de la mifepristona, dijo que la experiencia ha transformado su perspectiva sobre el aborto en general.

“Me he vuelto abiertamente provida, pero desde un punto de vista muy compasivo”, afirma.

Una mujer mira una píldora abortiva, RU-486 o mifepristona, que se muestra en un teléfono inteligente, en Arlington, Virginia, el 8 de mayo de 2020. (Olivier Douliery/AFP vía Getty Images)

Panorama general

Mientras que otras mujeres que han tenido abortos químicos pueden sentir que tomaron la decisión correcta para sí mismas, Laura Simpson, una mamá de Georgia que adoptó a sus dos hijos, subrayó que tales decisiones afectan no solo a las mujeres embarazadas, sino también a aquellas que no pueden quedar embarazadas.

“Puedes tener un embarazo no planificado y… tal vez Dios destine ese bebé a otra persona”, dijo. “Simplemente creo que la gente no ve el panorama general en todo eso”.

Como pareja cristiana que luchó por concebir un hijo propio, Simpson y su marido no vieron la adopción como un último recurso, sino como el camino que Dios siempre había querido que siguieran.

“Sentíamos que todo había fracasado porque debíamos adoptar”, aconseja, y señala que unos dos años después de adoptar a su hijo mayor, sintieron la llamada a adoptar de nuevo.

Pero para entonces, era 2020, y la pandemia de COVID-19 hizo que el ya difícil proceso de adopción fuera mucho más duro.

Tras meses de decepciones, el marido de Simpson quería tirar la toalla, pero ella creía que su hijo seguía ahí fuera. Desesperada, rezó pidiendo orientación y que, si estaban destinados a adoptar de nuevo, Dios enviara una señal a su marido.

Al día siguiente, los Simpson recibieron una llamada de su agencia de adopción: un niño había nacido en el hospital local y su madre los había elegido expresamente para ser sus padres.

La madre biológica del bebé, según averiguaron, había tomado la píldora abortiva meses antes, pero no se dio cuenta hasta que estaba embarazada de 31 semanas de que había fallado.

Pero la supervivencia del niño no fue el único milagro, señala Simpson.

“El mayor milagro de todo esto es que cuando la madre biológica estaba mirando los perfiles de los padres, llegó al nuestro y dijo: ‘Esta gente me parece familiar’… Sabía quiénes éramos porque mi marido había sido su entrenador de baloncesto diez años antes. Por eso nos eligió a nosotros”.

Y ese dato, según Simpson, era toda la prueba que ella —y su marido— necesitaban para saber que su oración había sido escuchada.

“Y, milagrosamente, [el bebé] lo consiguió, y ahora está con nosotros, y está desarrollándose, y no parece tener ningún efecto secundario de los medicamentos”, añadió.

Desafío legal

Mifeprex, la versión comercial de la mifepristona, fue aprobada por primera vez por la FDA en 2000, pero una demanda presentada en noviembre afirma que la agencia, bajo presión política, aceleró el proceso.

Presentada por la Alianza para la Medicina Hipocrática y cuatro médicos, la demanda ha provocado un gran revuelo entre los partidarios del aborto, que temen que se revoque la aprobación de la píldora, limitando así el acceso a lo que se ha convertido en el tipo de aborto más frecuente (53%) en Estados Unidos, según el Instituto Guttmacher, favorable al aborto.

Aunque la FDA ha asegurado que la mifepristona es segura y que su aprobación se basó en una “revisión exhaustiva y completa”, la agencia también reconoce que se han asociado a su uso graves efectos adversos, entre ellos más de dos docenas de muertes y cientos de hospitalizaciones.

El 7 de abril, un juez federal concedió una orden judicial a escala nacional que bloqueaba temporalmente la aprobación de la mifepristona por parte de la FDA mientras se desarrollaba el proceso judicial. Sin embargo, una semana más tarde, el Tribunal de Apelación del 5º Circuito de EE. UU. revocó parcialmente esa decisión y, el 21 de abril, la Corte Suprema de EE. UU. intervino para suspender la medida cautelar, permitiendo que la píldora siguiera estando ampliamente disponible.

En respuesta a esa sentencia, la presidenta de Planned Parenthood Federation of America, Alexis McGill Johnson, declaró que su organización se sentía “aliviada” por la decisión del tribunal, pero que no se conformaría.

“Podemos tomarnos un respiro, pero no vamos a perder la vigilancia”, dijo en un comunicado. “Los políticos antiabortistas y sus aliados no pararán hasta que se prohíba el aborto en todo el país. El aborto farmacológico sigue estando muy amenazado, al igual que el aborto y el acceso a otros servicios de salud sexual y reproductiva”.

“Aunque la aprobación de la mifepristona sigue intacta y por ahora se mantiene en el mercado, las pacientes y los profesionales sanitarios no deberían estar a merced del sistema judicial”, añadió. “Planned Parenthood seguirá luchando para que todo el mundo pueda tomar sus propias decisiones sobre su cuerpo, su vida y su futuro”.

Sin embargo, Simpson afirmó que, en su opinión, las mujeres no reciben la información adecuada para tomar este tipo de decisiones.

“Cuando deciden tomar estos fármacos abortivos, creo que hay que incluir muchas más cosas: terapia, educación. Creo que la gente no está lo bastante informada para tomar esa decisión, y es muy triste”.

Asimismo, Hurm dijo que cree que los graves efectos adversos del fármaco, que pueden incluir hemorragias y sepsis, demuestran que no es seguro.

“Personalmente creo que la aprobación fue precipitada”, dijo. “Sobre todo porque muchas mujeres que se han sometido a un aborto químico dicen: ‘No tenía ni idea’, ‘He tenido una hemorragia’ o ‘He tenido complicaciones’.

“No hay suficiente verdad en torno a este fármaco”, añade Hurm. “Y creo que las mujeres se merecen algo mucho mejor que tener una hemorragia solas en su cuarto de baño mientras tiran a su hijo fallecido por el retrete”.

Y para revelar la verdad, dijo que se necesitaría la compasión de los que están a ambos lados de la discusión en adelante.

“Tenemos que buscar toda la verdad, aunque eso signifique sentarnos con alguien con quien no estamos de acuerdo y escuchar su versión. No podemos llegar a la verdad sentándonos y gritándonos desde ambos lados, pero sin escuchar. Así que creo que tenemos que liderar con amor, pero también entender que las mujeres y los niños se merecen algo mejor que la guerra que está teniendo lugar ahora mismo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.