EN DETALLE: Ganaderos pierden autonomía a medida que crece control de corporaciones de oferta alimentaria

Por Kevin Stocklin
08 de Septiembre de 2023 4:25 PM Actualizado: 08 de Septiembre de 2023 4:25 PM

El ganadero de Kansas Kyle Hemmert observa el declive de los ganaderos de Irlanda y Holanda y ve el futuro para él y sus compañeros.

“Lo que está ocurriendo en el sector de la carne de res es lo mismo que ha ocurrido en el sector ovino”, declaró el Sr. Hemmert a The Epoch Times. “Estados Unidos llegó a tener 51 millones de ovejas; hoy tenemos menos de 5 millones”.

“Estoy viendo pastos vacíos en mi zona”, dijo. “La gente ha dicho ‘al diablo'”.

Bill Bullard, director ejecutivo de R-CALF USA, habló con The Epoch Times sobre el tema.

“La industria ganadera es la última frontera; es el último segmento de la industria ganadera que todavía tiene un nivel de competencia suficiente para sostener a los productores independientes”, dijo el Sr. Bullard.

Con unos 5000 miembros, R-CALF representa a los ganaderos independientes y lucha por preservar su independencia. Pero se enfrentan a un grupo de sólo cuatro grandes compradores de sus vacas, a nuevas iniciativas federales que favorecen a las grandes empresas envasadoras y al activismo climático que afirma que las vacas emiten demasiados gases de efecto invernadero y deben reducir su número.

“El modelo que han aplicado, primero a la industria avícola y ahora a la porcina, ha tenido mucho éxito para las multinacionales empacadoras de carne que quieren integrar verticalmente toda la industria”, dijo el Sr. Bullard, “y esa integración vertical mata la competencia”.

Los mercados monetarios que existían antes entre compradores y vendedores en estas industrias han desaparecido en gran medida, y los ganaderos se han convertido en empleados o trabajan por contrato para las empresas empacadoras.

“Ahora, si quieres producir cerdos, lo haces por invitación de un integrador porque tienes un contrato para producir cerdos”, dijo el Sr. Bullard. “Están aplicando ese modelo, desgraciadamente muy exitoso, a la industria ganadera en este momento”.

La representante Harriet Hageman (R-Wyo.) también ha comentado la cuestión.

“Ese es el ejemplo de integración vertical que ya se ha producido en gran parte con nuestros productores de carne de cerdo y nuestros productores de aves de corral”, dijo la Sra. Hageman a The Epoch Times. “Y quieren hacer exactamente lo mismo con nuestros ranchos. Básicamente, quieren que nuestros ganaderos no sean más que empleados a sueldo, y que los ranchos y los bienes inmuebles pasen a ser propiedad de las grandes empacadoras”.

El ganadero de Dakota del Sur Brett Kenzy declaró a The Epoch Times que el ganadero estadounidense es un vestigio de una “persona autosuficiente, independiente, emprendedora, trabajadora, religiosa y multigeneracional que solía ser muy común”.

A los ganaderos les preocupa ahora que el hecho de que gran parte de la producción de carne del país esté bajo el control de un puñado de empresas lleve a muchos ganaderos a la quiebra y deje a los estadounidenses a merced de unos pocos actores mundiales.

El milagro de las vacas

“El milagro de la vaca es el hecho de que tiene cuatro cámaras en el estómago, y puede comer hierba, que son hidratos de carbono, y crear proteínas”, dijo el Sr. Kenzy. “Son el único animal del planeta que puede hacerlo con tanta eficacia”.

“La carne de res es la fuente más equilibrada para el ser humano en cuanto a vitaminas, minerales y proteínas”, dijo, “pero ese estómago de cuatro cámaras, mientras lo hacen funcionar, eructan metano”.

Estas emisiones de metano han puesto a las vacas directamente en el punto de mira de los activistas climáticos. Muchas de las empresas que controlan los mercados alimentarios se han adherido a clubes de neutralidad en carbono, como Climate Action 100+, que se comprometen a reducir drásticamente sus emisiones de gases de efecto invernadero y las de sus proveedores.

“En lugar de acabar con el ganado de golpe, esto va a ser una implosión controlada de la industria de la carne de res”, dijo el Sr. Kenzy. “Creo que el objetivo final es, en última instancia, controlar el suministro de alimentos”.

Los ganaderos “atravesaron un periodo de 2015 a 2021 en el que no pudieron recuperar su coste de producción”, dijo el Sr. Bullard. “Hemos visto segmentos de nuestra industria caer literalmente como moscas”.

“Hace apenas cuatro décadas, teníamos alrededor de 1.3 millones de ganaderos y agricultores independientes que mantenían rebaños de vacas nodrizas y criaban terneros cada año”, dijo el Sr. Bullard. “Debido a los costes económicos, la compresión de los precios, la falta de rentabilidad y la falta de competencia [entre los compradores], acabamos con el 43% de ellos”.

Los hogares estadounidenses han experimentado este fenómeno en forma de escalada de los precios de la carne de vacuno. El precio promedio que los consumidores estadounidenses pagaron por la carne de res pasó de 3.89 dólares/libra en enero de 2020 a 5.10 dólares/libra en julio de 2023, según la Reserva Federal.

“El hecho de que los productores de ganado estuvieran recibiendo precios gravemente deprimidos por el ganado, al mismo tiempo que los consumidores pagaban precios súper inflados por la carne de res en la tienda de comestibles, eso nos impulsó a presentar una demanda colectiva nacional contra los cuatro mayores empacadores que controlan el 85% del mercado de ganado alimentado”, dijo el Sr. Bullard.

Hace poco que estos aumentos de precios han llegado a los ganaderos que seguían activos.

“Este año va a ser rentable para el ganadero, pero en los últimos seis o siete años no ha habido beneficios”, dijo el Sr. Hemmert. “Cuando no hay beneficios, eso indica a la industria que recorte, que deje de producir, y ha habido muchos rebaños de vacas que se han vendido”.

“Ha hecho falta diezmar la industria de vacas y terneros para que volvamos a ser rentables”, dijo. “Es un poco triste, ¿verdad?”.

El problema de las vacas

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación afirma que las emisiones de las explotaciones ganaderas son de unas siete gigatoneladas de dióxido de carbono al año, es decir, alrededor del 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre (pdf).

“La carne de vacuno y la producción de leche de vaca son responsables de la mayor parte de las emisiones, contribuyendo respectivamente con el 41 y el 20 por ciento de las emisiones del sector”, afirma la ONU.

La solución propuesta por los activistas climáticos es reducir la producción de carne de vacuno, con un objetivo de reducción del 30 por ciento de la cabaña ganadera. Países como Irlanda y Holanda ya han intentado introducir leyes y normativas para reducir los rebaños.

La Agencia Holandesa de Evaluación Medioambiental publicó en diciembre de 2021 un plan de 13 años y 25,000 millones de euros para reducir las emisiones en un 50% para 2030. El plan reduciría la cabaña bovina, porcina y avícola del país en un 30% mediante compras voluntarias o, en caso necesario, expropiaciones por el Estado de unas 3000 granjas.

En mayo, la Unión Europea dio luz verde a un plan holandés para gastar 1600 millones de dólares en comprar o confiscar tierras de agricultores holandeses. Esta política provocó protestas masivas de agricultores bajo lemas como “Sin agricultores no hay comida”.

En Estados Unidos, sin embargo, los objetivos para reducir las emisiones del ganado no los fija el gobierno, sino un puñado de empresas productoras de alimentos.

En junio de 2021, Tyson Foods anunció que era “la primera empresa proteínica estadounidense cuyo objetivo de reducción de emisiones había sido aprobado por la iniciativa Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi)”.

Tyson es una de las cuatro empresas de envasado dominantes en el sector de la carne de res; las otras tres son Cargill, con sede en Minnesota, y JBS Foods y Marfrig, con sede en Brasil. Juntas, estas cuatro empresas procesan alrededor del 85% de toda la carne de vacuno de Estados Unidos.

Y no es sólo el oligopolio del envasado el que está ampliando su control a la industria ganadera. También se está produciendo una consolidación e integración vertical similar en las cadenas mundiales de alimentación.

Walmart ha comprado enormes ranchos”, afirma Hageman. “Crían su propio ganado, lo procesan y lo venden en sus tiendas”.

“Los países ricos deben reducir el consumo de carne”

North American Meat Institute, entre cuyos miembros se encuentran empresas empacadoras de carne que representan más del 95% de los productos cárnicos y avícolas de Estados Unidos, puso en marcha en junio su Consejo Asesor Académico Protein PACT, que trabaja con sus miembros “en el establecimiento de objetivos de reducción de gases de efecto invernadero que serán aprobados por la iniciativa Objetivos Basados en la Ciencia”.

La SBTi, en asociación con organizaciones como el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y el Fondo Mundial para la Naturaleza, se compromete a “liderar el camino hacia una economía de carbono cero, impulsar la innovación y fomentar el crecimiento sostenible estableciendo objetivos ambiciosos de reducción de emisiones basados en la ciencia”. Autodenominándose “organismo mundial que permite a las empresas fijar objetivos de reducción de emisiones acordes con la ciencia”, el SBTi afirma que “las empresas de los sectores forestal, terrestre y agrícola reducirán al menos el 72% de las emisiones a más tardar en 2050”.

Tyson foods declaró en su Informe de Sostenibilidad de 2021 que tenía un “Objetivo Basado en la Ciencia” de lograr una reducción del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, y que abordar la producción de carne de vacuno sería clave.

A pesar de que las emisiones de gases de efecto invernadero son un fenómeno mundial, los planes de reducción de emisiones suelen centrarse en los países occidentales. Un informe de 2022 de Earth.org afirmaba que, para cumplir los objetivos del cambio climático, “los países ricos deben reducir el consumo de carne al menos un 75%”.

Un estudio de 2018 publicado en Nature (pdf) afirmaba que el consumo de carne de res en los países occidentales tendría que disminuir un 90%.

A medida que las vacas se convierten en el principal objetivo de los activistas climáticos, quizá no sea casualidad que los ganaderos sean también los últimos granjeros que aún no han sido absorbidos por los conglomerados alimentarios mundiales.

“El ganado vacuno es el mayor segmento de la agricultura estadounidense; se distingue de las industrias porcina y avícola”, afirma el Sr. Bullard. “La industria porcina y avícola están controladas principalmente por conglomerados multinacionales de envasado de carne, y tienen capacidad para defender sus intereses, a diferencia de los agricultores y ganaderos familiares independientes disgregados por todo el país.

“Sencillamente, no tienen recursos para defenderse”, afirmó. “Lo que han hecho los del cambio climático es elegir la fruta que cuelga más baja, y ésa es la industria ganadera estadounidense”.

Mesa Redonda Global para la Carne de Vacuno Sostenible

Al igual que ocurre con otros segmentos de la economía mundial, el movimiento medioambiental, social y de gobernanza (ESG) se ha abierto camino también en la producción de alimentos. Una de las organizaciones clave en este esfuerzo es la Mesa Redonda Global para la Carne de Vacuno Sostenible (GRSB, por sus siglas en inglés).

La GRSB es una organización internacional con representantes de 24 países, cuya misión es “el avance de la sostenibilidad en la cadena de valor mundial de la carne de vacuno”. Entre sus miembros se encuentran tres de los cuatro envasadores de carne dominantes: Tyson Foods, JBS y Cargill.

En 2021, la GRSB anunció su compromiso de “reducir el impacto neto de la carne de res en el calentamiento global en un 30% para 2030 mediante objetivos de sostenibilidad global”.

“La Mesa Redonda Global para la Carne de Vacuno Sostenible está perpetuando este globalismo, en el que las normas se están estableciendo, no en Estados Unidos, sino a escala mundial”, afirmó el Sr. Bullard. “Están dictando normas a los productores, y pueden hacerlas cumplir limitando el acceso al mercado porque la GRSB está formada por los mayores envasadores de carne del mundo.

“Pero las normas son arbitrarias en cuanto a cómo afectan a la calidad y seguridad de la carne que se produce”, añadió.

Una industria muy segmentada

Hay tres etapas en la producción ganadera, que a menudo se llevan a cabo en granjas separadas, y que han dificultado la integración vertical de la industria. La primera, denominada de vaca-ternero, mantiene un rebaño de vacas madre y suele producir un ternero al año por vaca madre.

La segunda etapa es la de fondo, en la que los terneros de unos seis meses se alimentan con una ración de crecimiento hasta que cumplen un año y pesan unas 900 libras. La tercera etapa son los cebaderos, donde se engorda a las vacas para el sacrificio, generalmente mediante pastoreo.

“Somos una industria muy segmentada”, afirma el Sr. Kenzy. “Por eso hemos sido tan difíciles de atrapar”.

En el pasado, las etapas de la cría de ganado incluían transacciones en las que los precios se fijaban en función de la oferta y la demanda, así como de la calidad del ganado de los ganaderos.

“La industria de los corrales de engorde se ha concentrado realmente en sí misma”, dijo el Sr. Hemmert. “Estos enormes corrales de engorde han llegado a estos acuerdos de suministro cautivo con uno de los cuatro principales envasadores para conseguir todo su ganado”.

Interferencia del USDA

Las acciones de la Administración Biden en relación con la consolidación de la industria de la carne de res han sido dispares.

Por un lado, el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA, por sus siglas en inglés) anunció un programa de 1000 millones de dólares para financiar nuevas instalaciones de procesamiento, incluida una subvención de 962,954 dólares a Benson & Turner Foods Inc. para construir una planta de procesamiento de ganado vacuno y porcino en la Reserva White Earth de Minnesota.

Por otra parte, el USDA está intentando imponer a los ganaderos la colocación de etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID, ñpor sus siglas en inglés) en el ganado para “seguir a los animales desde su nacimiento hasta el sacrificio”, según la Asociación Médica Veterinaria Americana.

El USDA afirma que esto se hace con el fin de rastrear enfermedades, pero muchos ganaderos dicen que será un gasto excesivo, sobre todo para los ganaderos más pequeños.

“La fuerza motriz que hay detrás es que lo quieren para las exportaciones y quieren que beneficie a las multinacionales empacadoras de carne”, dijo el Sr. Bullard. “Si hay un brote de enfermedad en una región concreta, pero pueden identificar el ganado que no procede de esa región, pueden continuar el comercio sin interrupciones, por lo que tiene un valor significativo”.

“Sin embargo, los envasadores de carne no quieren pagar [a los ganaderos] el coste añadido de este tipo de programa, así que convencieron al gobierno para que exigiera que fuera un programa obligatorio” que los ganaderos deben pagar, dijo.

Otros expresaron su preocupación por que el sistema RFID permita a los conglomerados de envasado imponer a los ganaderos cualquier criterio que se les ocurra.

“Es una forma de regular la producción de carne de res en nombre de la sostenibilidad”, dijo el Sr. Kenzy, “básicamente registrando todo tu ganado ante el gobierno”.

Añadió que, en última instancia, la Mesa Redonda Mundial dirá a los ganaderos cómo deben pastar, criar y alimentar a su ganado, en lugar del mercado.

“Realmente no se trata de trazabilidad o identificación”, dijo la Sra. Hageman. “Tenemos un sistema de identificación y trazabilidad muy sólido ya en vigor y funcionando en Estados Unidos, y ha funcionado durante mucho, mucho tiempo.

“Se trata de otra forma de vigilancia”, dijo, “y como hemos visto por parte del gobierno federal en los dos últimos años, a nuestro gobierno le gusta mucho vigilar a los ciudadanos de este país.

“En última instancia, esto conducirá a que el USDA intente dictar las decisiones operativas y de gestión de nuestros ganaderos individuales”, dijo la Sra. Hageman. “También dará lugar a la integración vertical de la industria del mismo modo que integraron verticalmente las industrias porcina y avícola, y va a ser absolutamente prohibitivo en términos de costes para muchos de nuestros productores ganaderos más pequeños e independientes”.

Las leyes antimonopolio no se cumplen

Mientras tanto, parece haber poco interés en la Administración Biden por hacer cumplir las leyes antimonopolio en la industria de la agricultura animal. Una ley relevante es la Ley de Empacadores y Astilleros de 1921, que se redactó “para garantizar la competencia leal y las prácticas comerciales justas, para salvaguardar a los agricultores y ganaderos, … para proteger a los consumidores, … y para proteger a los miembros de las industrias ganadera, cárnica y avícola de prácticas injustas, engañosas, injustamente discriminatorias y monopolísticas”, afirma el USDA.

“Mucha gente en el USDA abandonó su misión principal, que es realmente proteger a nuestros productores independientes y a nuestros ganaderos, y se han alineado con las grandes empresas”, dijo la Sra. Hageman.

“No queremos un monopolio en lo que se refiere al suministro de alimentos, y el hecho es que Estados Unidos produce la carne de res más sana y de mayor calidad de todos los países del mundo”, afirmó. “No se oye hablar de muchos casos en los que haya problemas y, de hecho, los casos de los que sí se oye hablar suelen producirse en la fase de procesamiento, no en la de producción ganadera”.

“Nuestros ganaderos gestionan muy bien sus operaciones; cuidan muy bien sus tierras porque dependen de ellas para ganarse la vida”, afirma. “Son algunos de los mejores conservacionistas que existen, en cuanto a la protección de estos recursos y espacios abiertos”.

El Sr. Hemmert, ganadero de Kansas, dijo que los ganaderos pueden producir más si se les da la oportunidad de ser rentables.

“Pero si no eres rentable, no vas a producir, y tu banquero no te lo va a permitir”, dijo.

El Sr. Kenzy habló de los esfuerzos realizados en el pasado por el gobierno para diezmar el suministro de alimentos.

“En el siglo XIX, mataron a todos los búfalos de las llanuras del norte, y lo hicieron para erradicar la capacidad de los indios para mantenerse”, dijo el Sr. Kenzy. “Y esta guerra contra la carne de res, me parece que es más o menos lo mismo”.

The Epoch Times se puso en contacto con Walmart y Tyson Foods para pedirles comentarios. Walmart no respondió; Tyson food nos remitió a los informes mencionados en este artículo.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.