EN DETALLE: La guerra entre Israel y Hamás ayudará a China en Medio Oriente, según los expertos

El régimen comunista chino se ha declarado neutral en el conflicto, pero los expertos creen que los sangrientos acontecimientos sirven en gran medida a los intereses geopolíticos de China

Por Venus Upadhayaya
18 de Octubre de 2023 8:17 PM Actualizado: 18 de Octubre de 2023 10:20 PM

La incursión del 7 de octubre de Hamás y el movimiento de la Yihad Islámica Palestina en Israel ha catapultado nuevas tensiones geopolíticas en Oriente Medio. El suceso ha amenazado drásticamente la matriz de seguridad de muchos países, sobre todo de aquellos con una importante población musulmana. Ha subido drásticamente el volumen en el ecosistema global de las redes sociales, amplificando una guerra narrativa y extendiendo el miedo a los crímenes de odio contra judíos y musulmanes.

Hasta principios de octubre, la narrativa de Oriente Próximo estaba dominada por los Acuerdos de Abraham, el primer acuerdo de paz árabe-israelí en 26 años; el QUAD de Oriente Próximo -conocido como I2U2- entre India, Israel, Estados Unidos y los Emiratos Árabes Unidos (EAU); y el Corredor Económico India-Oriente Próximo-Europa (IMEC), anunciado durante la cumbre del G20 celebrada en septiembre en Nueva Delhi.

El IMEC es un plan multimillonario de conectividad entre India y Europa. Su núcleo es un corredor de transporte multimodal que unirá la costa occidental de la India con los EAU.

Cómo la China comunista es la última beneficiaria de la guerra entre Israel y Hamás

Superando históricas diferencias geopolíticas y muchas décadas durante las cuales las rutas tradicionales estuvieron cerradas debido a los conflictos, el IMEC proporcionaría un nuevo corredor económico, uniendo India, Arabia Saudí, EAU, Jordania, Israel y la UE a través de una serie de puertos marítimos y rutas ferroviarias. Este corredor se considera un contraste con la iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

Junto con estos avances, también hubo un rumor sobre una segunda QUAD que se estaba forjando en Oriente Medio entre India, Arabia Saudí, los EAU y Estados Unidos.

Sin embargo, cuando los terroristas de Hamás se lanzaron en parapente sobre Israel, la carnicería que siguió ha reavivado un conflicto histórico de larga duración, planteando graves desafíos para la paz basada en el entendimiento mutuo en Oriente Medio.

Aunque el régimen comunista chino se ha declarado neutral en el conflicto, los expertos creen que los sangrientos acontecimientos sirven en gran medida a los intereses geopolíticos de China en la región.

Acercamiento saudí-iraní, una coalición antiamericana

“Los chinos ganan de dos maneras: [La guerra] actúa como una amplia distracción en el interés estratégico chino. Apoya la creación por parte de China de una coalición antiestadounidense [en Oriente Próximo] en la que Irán es en general el partidario de Hamás”, declaró por teléfono a The Epoch Times el Dr. Kaush Arha, investigador principal del Atlantic Council y del Centro de Tecnología y Diplomacia de Purdue.

Una fuente muy bien situada en Nueva Delhi, que habló con The Epoch Times bajo condición de anonimato, dijo que el conflicto Israel-Hamás ha repercutido en la normalización saudí-israelí, que ahora queda aplazada en un futuro previsible.

“Por lo tanto, [esto] refuerza la mano de China en el acercamiento saudí-iraní. En segundo lugar, el proyecto IMEC se ve afectado, ya que la línea ferroviaria debía conectar con Haifa (Israel). El prestigio de Estados Unidos en Oriente Próximo se ve afectado y China sale ganando. ¿Atacará Israel a Irán? En mi opinión, es muy probable”, afirmó la fuente de Nueva Delhi.

Tradicionales enemigos, Irán y Arabia Saudí decidieron poner fin a años de hostilidad y restablecer relaciones, en un acuerdo mediado en marzo por China. En una declaración emitida conjuntamente por Beijing, Teherán y Riad, los líderes de las tres naciones hablaron del respeto a la soberanía de los Estados y de la no injerencia en los asuntos internos.

Cabe destacar que, cuatro días después del atentado de Hamás, el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, y el presidente iraní, Ebrahim Raisi, hablaron del conflicto en curso en su primera conversación telefónica tras la reanudación de sus lazos diplomáticos.

Michael Kugelman, director del Instituto de Asia Meridional del Wilson Center, cree que, políticamente, Riad no puede ignorar el coste civil para el pueblo palestino.

“Y ciertamente, el hecho de que la guerra haya puesto temporalmente en suspenso los planes de normalización de Arabia Saudí con Israel… va a ayudar a las perspectivas de acercamiento saudí-iraní, dado que Teherán rechaza los acuerdos de Abraham. Rechaza cualquier tipo de política de normalización de cualquier país de la región hacia Israel”, declaró Kugelman por teléfono a The Epoch Times.

Sin nombrar a China, Kugelman dijo que la normalización de las relaciones entre Israel y Arabia Saudí en esta fase dependerá del papel que desempeñe Estados Unidos en la reducción del coste civil en Gaza. En su opinión, el proceso de normalización entre Riad y Jerusalén se ha visto afectado, pero no se ha cerrado para siempre.

Un hombre lleva a un niño al hospital Al-Shifa en la ciudad de Gaza, el 11 de octubre de 2023. (Mohammed Abed/AFP vía Getty Images)

Una geopolítica más amplia

Hamid Bahrami es un analista y comentarista independiente de Oriente Medio de origen iraní, que actualmente vive en Europa. Bahrami declaró a The Epoch Times que la operación de Hamás contra Israel y la respuesta china a la situación deben analizarse en el contexto de una geopolítica más amplia que se ha desarrollado desde el inicio de la guerra de Ucrania.

“La operación de Hamás se llevó a cabo bajo la dirección del régimen iraní, con las luces verdes de Rusia y China”, dijo Bahrami, añadiendo que los precios del petróleo bajarán si se establece la relación saudí-israelí.

[Una] caída de los precios del petróleo empujará a Rusia a una derrota bélica contra Ucrania. Si esto ocurre, la derrota de Rusia significaría que China perdería un aliado creíble para contrarrestar el eje Occidente-India”, afirmó. Por eje Occidente-India, se refiere a los dos nuevos QUAD en Oriente Medio, así como al IMEC. Todos ellos tienen como núcleo una asociación entre India y Estados Unidos.

Según Bahrami, la prolongación del conflicto complicará aún más la situación por varias razones, entre ellas el aumento de los riesgos económicos y de seguridad en la UE y Estados Unidos. Rusia y China podrían intentar empujar a Estados Unidos a un conflicto más amplio con Irán, afirmó. Sin embargo, Occidente no está dispuesto a entrar en guerra con Irán y sus aliados por múltiples razones geopolíticas, económicas e históricas.

“Si la hostilidad entre EE.UU. e Irán se intensifica, provocando una mayor distracción para EE.UU. y sus aliados, Rusia tendrá la oportunidad de avanzar en Europa, y China tendrá la oportunidad de tragarse Taiwán”, afirmó Bahrami.

Irán y Arabia Saudí: Diferentes posiciones en el conflicto

Como un hilo conductor de todo este escenario geopolítico está también el hecho de que Irán y Arabia Saudí adoptan posturas diferentes respecto a la guerra. Mientras que a los intereses saudíes les conviene un final rápido del conflicto, ése no es el caso de Irán, según Kugelman.
“Irán es, por supuesto, un enemigo válido de Israel, y ciertamente no descarta la posibilidad de involucrarse en la guerra”, dijo.

Irán ya ha amenazado con intervenir si Israel no detiene su ataque contra Gaza. El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir-Abdollahian, dijo a Tor Wennesland, coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Oriente Próximo, en una reunión celebrada el sábado en Beirut, que Teherán no permanecerá como “espectador silencioso”. Según Kugelman, esto complica la situación.

“Dado que Irán es indirectamente parte en la guerra como patrocinador tanto de Hamás como de Hezbolá, eso hace difícil tomarse en serio esta idea de que la guerra podría permitir de forma más sustantiva que Arabia Saudí e Irán hagan algún avance significativo en su acercamiento”.

Los estrechos lazos entre Irán y China también desempeñan un papel en esta situación, según Bahrami.

“China está tratando gradualmente de desempeñar [un] papel en Oriente Medio, ya que medió en el acercamiento entre Irán y Arabia Saudí, pero parece que aún sopesa la dinámica”, afirmó, y añadió que Irán está tratando de convencer a China para que favorezca su guerra por poderes. La postura de Beijing tras el ataque del 7 de octubre indica que Teherán está muy cerca de lograr este objetivo”.

Un hombre sostiene un periódico local que informa sobre el acuerdo negociado por China entre Irán y Arabia Saudita para restablecer los lazos entre los dos países, en la capital iraní, Teherán, el 11 de marzo de 2023. (Atta Kenare/AFP a través de Getty Images)

China insiste en que es “amiga de ambos”

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino condenó la violencia desatada por el conflicto entre Hamás e Israel, pero no criticó a Hamás por su nombre, sino que afirmó que es “amigo de ambas” partes en el conflicto.

“China no tiene intereses egoístas en la cuestión palestina y siempre ha estado del lado de la paz, la equidad y la justicia”, declaró el enviado especial chino a Oriente Medio, Zhai Jun, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores en el que se detallaba su llamada con un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí la semana pasada.

Poco después del inicio del conflicto, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino afirmó que la salida fundamental del conflicto sólo se produciría tras la aplicación de una solución de dos Estados y el establecimiento de una Palestina independiente. El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, en un comunicado oficial, respondió que estaba “profundamente decepcionado” por la declaración de China.

Bahrami comentó que resulta irónico que Beijing mantenga amplias relaciones económicas con Israel, declare que no apoya el tipo de violencia que perpetra Hamás, pero no haya condenado directamente a Hamás.

“China no pretende crear ningún conflicto en la región mediterránea. Especialmente hoy, cuando Beijing ha incluido a Siria en el proyecto La Franja y la Ruta”, dijo Bahrami. Sin embargo, añadió que si la paz y el desarrollo con mediación de Occidente amenazan sus agendas en la región, Beijing recalculará su política exterior en consecuencia.

Burzine Waghmar, miembro de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres, del Centro SOAS de Estudios Iraníes y del Instituto SOAS de Asia Meridional de Londres, declaró a The Epoch Times en un correo electrónico que las declaraciones no condenatorias de Beijing sobre Hamás reflejan tanto su cultura política como sus intereses geopolíticos.

Beijing se resiste a condenar rotundamente a Hamás “para no disgustar [al] mundo musulmán y a sus propios maoístas internos, para quienes la política revolucionaria palestina es una noble lucha contra el imperialismo, ya que Israel fue considerado un Estado colonial occidental de colonos implantado y sostenido en la región histórica con ayuda meramente estadounidense”, dijo Waghmar a The Epoch Times en un correo electrónico.

Para los comunistas chinos, así como para la izquierda más amplia y sus aliados globales, solo los nacionalismos afroasiáticos eran loables y permisibles en la medida en que se libraban contra las fuerzas capitalistas-imperialistas. Según Waghmar, en esta narrativa comunista contra imperialista, los judíos “debido a su percibida blancura” no gozan de este privilegio y se espera que se asimilen a las sociedades europeas.

“Sigue siendo un punto ciego crónico de la izquierda”, afirmó.

En los días posteriores al estallido de la guerra, el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken recorrió Israel, Jordania, Bahréin, Qatar, los EAU, Arabia Saudí y Egipto, intentando evitar una guerra más amplia en la región.

Por el contrario, en una llamada el domingo con su homólogo saudí, Faisal bin Farhan Al Saud, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, condenó a Israel por las víctimas civiles inocentes.

“Las acciones de Israel han ido más allá de la autodefensa y debe prestar atención a la llamada de la comunidad internacional y el Secretario General de las Naciones Unidas para detener su castigo colectivo de la población de Gaza”, según los informes, Wang dijo a Faisal.

Bahrami afirmó que los intereses económicos de China desaconsejan una guerra generalizada en la región. Las declaraciones chinas indican que, dado que Estados Unidos apoya a Israel, China quiere hacer un “contrapeso” entre Irán e Israel.

“De hecho, China acaba de repetir diplomáticamente las advertencias de Irán sobre la invasión de Gaza. China decidió desempeñar un papel de mediación, ya que Rusia no puede hacerlo debido a la desconfianza entre Occidente y Rusia”, afirmó.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.