En el condado Amish de Ohio, las tradiciones de vida sostenible inspiran el espíritu empresarial

Por Jeff Louderback
03 de Julio de 2023 5:25 PM Actualizado: 16 de Julio de 2023 5:42 PM

MILLERSBURG, Ohio. En un almacén en las afueras de este pueblo en el condado Amish de Ohio, Brenton Wengerd camina por pasillos de estantes repletos de 700 variedades de semillas que van desde frutas, hierbas y verduras hasta flores, granos antiguos y cultivos de cobertura.

Un día antes, su compañía, Berlin Seeds, fue coanfitriona de la segunda Cumbre de Independencia Alimentaria, donde los entusiastas de la jardinería y la agricultura familiar de todo el país viajaron aquí para aprender sobre la vida sostenible.

“Así como el propósito de la cumbre es ayudar a las personas a sentirse más cómodas y a estar más informadas sobre la producción de sus propios alimentos, nuestra misión aquí es mejorar la salud de sus jardines para que tengan un suelo productivo y una cosecha consistentemente abundante”.

Berlin Seeds proporciona semillas a 30,000 familias amish e inglesas en todo el país. Marcus Wengerd, el padre de Brenton, es dueño del negocio. Brenton gestiona las operaciones diarias, a sus 21 años.

Marcus Wengerd, propietario de Berlin Seeds y cofundador de Food Independence Summit, se dirige a una audiencia el primer día del evento. (Cortesía de Everitt Townsend)

“Lo que sea que haya que hacer… Lo haré”, dijo con una sonrisa.

Marcus Wengerd, que compró Berlin Seeds hace unos años, es un apasionado del estilo de vida saludable que promueve los alimentos de cosecha propia y de origen local.

“Las semillas son la moneda de cambio de nuestro planeta. Si no tenemos semillas, pasamos hambre”, dijo.

Inculcó el espíritu empresarial en sus hijos, Brenton y Logan, a una edad temprana.

“Esperaba tener la oportunidad de trabajar con mis hijos, pero cuando Brenton y Logan eran pequeños, no estaba seguro de que eso sucedería porque hubo un momento en que realmente no pensaron que trabajar con papá fuera muy divertido”, dijo Wengerd.

“Les dije que trabajarían para mí durante uno o dos años, y luego tendrían que trabajar en otro lugar durante el mismo período de tiempo para que supieran cómo era no tener a su padre como jefe”, agregó Wengerd. “Eso alivió la presión porque sabían que, si no les gustaba trabajar en una empresa familiar, podían hacer otra cosa”.

Brenton es el gerente general de Berlin Seeds. Su padre también es dueño de Carlisle Printing y Logan dirige ese negocio.

“Al crecer en esta comunidad, a las personas se les enseña a trabajar. Se les anima a convertirse en empresarios”, dijo Brenton Wengerd. “Aquí, o inicias tu propio negocio o encuentras una profesión y construyes sobre ella. Nos enseñan que debes ganar lo que comes con trabajo duro. Creo que es un buen principio”.

John Miller, quien cofundó la Cumbre de Independencia Alimentaria con Wengerd el año pasado, es propietario de Superb Sealing Solutions.

Cuando hubo escasez de tapas para conservas durante la pandemia de COVID-19, algunas empresas locales se acercaron a Miller para fabricar las tapas en sus instalaciones en Sugarcreek. Superb vendió 30 millones de tapas el año pasado.

Un día de 2022, Miller pasó por delante de un campo de golf donde había un festival de microcamping.

“¿Por qué no tener un festival de conservas?”, pensó. Miller habló con Wengerd, quien amplió la idea para incluir “una cumbre en la que reunimos a personas que cultivan sus propios alimentos y les mostramos cómo hacerlo, desde la semilla y el suelo hasta la conservación”.

La intención es alentar y proporcionar las herramientas y la información para dar pasos hacia el descubrimiento de la libertad que viene con la comida local y de cosecha propia, dijo Wengerd.

Los alimentos de cosecha propia están experimentando un gran resurgimiento, en parte debido a las interrupciones en la cadena de suministro durante la pandemia de COVID-19 y también debido a la inflación y la incertidumbre sobre el estado de los productos y la carne que se encuentran en las tiendas de comestibles.

El país Amish de Ohio es el destino ideal para un evento de vida sostenible, cree Miller, pero no por lo que es más conocido.

La región incluye la segunda comunidad amish más grande del mundo, detrás del condado de Lancaster, Pensilvania. La mayor parte del asentamiento está ubicado alrededor del condado de Holmes, que tiene la mayor concentración de Amish en cualquier condado de EE.UU. La mitad de la población del condado es amish, y muchos miembros de denominaciones estrechamente relacionadas, como los menonitas, también residen aquí.

Amish Country es una de las zonas turísticas más visitadas de Ohio. Los visitantes acuden aquí para experimentar las atracciones agrícolas y los museos y comprar una amplia variedad de artículos hechos a mano y productos artesanales.

Las tiendas locales ofrecen frutas y verduras enlatadas, mantequilla de manzana y conservas. Guggisberg Cheese Factory en Millersburg, la sede del condado de Holmes, inventó Baby Swiss y tiene un área de observación donde los invitados pueden ver el proceso de elaboración del queso.

El Amish and Mennonite Heritage Center en Millersburg tiene exhibiciones que explican la cultura y la religión.

En Sugarcreek se encuentra el Museo Histórico Alpine Hills, que exhibe el que, según se dice, es el reloj de cuco más grande del mundo.

Bed and breakfasts y posadas históricas salpican el paisaje en medio de granjas meticulosamente cuidadas y en expansión. Las calesas tiradas por caballos son tan comunes como los automóviles en algunas carreteras.

Miller aprecia el apoyo del turismo y el tráfico, pero lo que hace que esta área sea “perfecta” para un evento que fomenta la jardinería y la ocupación es su herencia.

“Vivimos en una comunidad donde la ocupación es una forma de vida. La noción de vida sostenible es una tradición profundamente arraigada que data de varios cientos de años”, explicó Miller. “Esta es una comunidad que alienta y acepta los esfuerzos empresariales.

“Conduzca por estos caminos y podrá encontrar productores de alimentos y fabricantes de graneros, madera, herramientas y suministros agrícolas como solo algunos ejemplos”, agregó Miller. “Otro beneficio de tener la cumbre aquí es que reúne a personas que quieren volverse más competentes en llevar un estilo de vida autosuficiente, y pueden obtener todos los suministros que necesitan con las empresas que están aquí”.

Joel Salatin, propietario de Polyface Farm, en Virginia, habla sobre cómo inspirar a los niños que trabajan con los padres en la Cumbre de Independencia Alimentaria. (Cortesía de Everitt Townsend)

Joel Salatin es el propietario de Polyface Farm en Virginia y una de las principales autoridades del país en agricultura orgánica.

En la cumbre, organizó una sesión que alentó a los padres a “trabajar con sus hijos para que quieran trabajar con ustedes”.

Salatin dijo que le gusta ser parte de la Cumbre de Independencia Alimentaria porque, en el país Amish de Ohio, “las tradiciones aquí inspiran y motivan a los niños a iniciar y construir sus propios negocios que contribuyen a que la comunidad mantenga una forma de vida sostenible”.

“Hay un tsunami de trabajo porque hay una profunda comprensión intuitiva de que la sociedad se dirige hacia un camino en el que es mejor estar en el campo que en la ciudad”, dijo Salatin.

“Hay una personalidad autosuficiente en las regiones rurales que no existe en las regiones urbanas donde hay disturbios y violencia. Debido a esto, la ocupación y la educación en el hogar están en aumento”, agregó Salatin. “Debido a que este estilo de vida es nuevo para muchas personas, comprender cómo hacer la transición es importante y es un proceso de aprendizaje”.

Salatin atribuye la abundancia de empresarios y empresas centradas en la vida sostenible en el país Amish a los valores que inculcan el aprecio por el trabajo, que es de lo que habló en la cumbre.

“El trabajo no es un castigo. Nunca hagáis del trabajo un castigo”, añadió Salatin. “Haced que el trabajo sea emocionante y divertido. Que esté orientado a las tareas y no al tiempo”.

Las funciones orientadas a la realización de tareas generan respeto por el trabajo, y complementar eso con ofrecer a los niños la libertad de perseguir sus propios intereses les da la oportunidad de triunfar y fracasar, y descubrir quiénes son, cree Salatin.

El estilo de vida de la hacienda favorece este camino, agregó Salatin, debido a los elementos necesarios para vivir de la tierra y producir alimentos de cosecha propia.

Las palabras de Salatin resonaron en Melissa Renee, una madre soltera que se mudó a Ohio desde Mississippi hace cinco años para buscar atención para un niño médicamente complejo. En enero, se mudó de los suburbios de Cincinnati y compró una propiedad de dos acres ubicada junto a granjeros Amish.

Renee se enteró de la Cumbre de Independencia Alimentaria de sus vecinos Amish, quienes recibieron un pedido al por mayor de Berlin Seeds y trajeron el folleto del evento.

“Había estado riendo y bromeando con ellos acerca de que, como nueva granjera, no tenía ni idea de lo que estaba haciendo con la incorporación de una vaca lechera y tratando de averiguar cómo añadir gallinas para ir junto con un jardín”, dijo. “Sabían que la cumbre sería algo que me ayudaría en mi viaje”.

Renee bautizó a su granja Handwritten Hills. Ella documenta su experiencia en Facebook, Instagram y otros sitios de redes sociales. Cinco generaciones de su familia se han dedicado a la agricultura, y ella aprendió habilidades de vida autosostenible cuando era niña, pero la transición a la agricultura como adulta es un ajuste del que espera que otros puedan aprender.

La Cumbre de Independencia Alimentaria “no solo me enseñó algunas cosas que no sabía, sino que, lo que es más importante, renovó mi espíritu” debido al “sentido de comunidad entre personas con un propósito afín de mantener a sus familias a partir de la tierra”.

Melissa Renee, fotografiada aquí con su hijo, Everitt Townsend, es la fundadora de la granja Handwritten Hills, en Ohio. (Cortesía de Melissa Renée)

Durante una visita a Berlin Seeds, Renee explicó que veía muchos contenidos en video de su hijo de 18 años, Everitt Townsend, en Brenton Wengerd. Al igual que Wengerd, su hijo fue educado en casa y es empresario. Townsend es propietario de E.T. World Productions, una empresa de producción de vídeo y fotografía que cuenta entre sus clientes a iglesias, pequeñas empresas y grandes compañías.

Aunque es nueva en la agricultura familiar, Renee tiene 20 años de experiencia como madre educadora en el hogar y ayuda a los padres nuevos en el proceso a enseñarles a sus hijos de manera efectiva.

“En muchos sentidos, la ocupación y la educación en el hogar son similares”, dijo. “A una edad temprana, a los niños educados en el hogar se les anima a explorar lo que les gusta y descubren dones y talentos que desarrollan porque tienen la libertad de hacerlo.

“Puedes poner una semilla en la tierra, pero a menos que haya un suelo rico y fértil, no crecerá. Tienes que crear un buen suelo y darle luz solar y el cuidado adecuado”, dijo Renee. “Te preparas para tormentas y sequías, y hay momentos en los que no tienes una cosecha tan grande como pensabas”.

“En la educación en el hogar, el niño es esa semilla”, continuó. “El niño experimentará tormentas y sequías, y algunas estaciones serán mejores que otras. Por eso es importante un sistema radicular fuerte”.

Los empresarios adultos jóvenes como Wengerd ilustran el valor de ese sólido sistema de raíces fuertes y el mensaje que Salatin detalló en su discurso en la cumbre, destacó Renee.

Llevó a sus dos hijos pequeños, de 13 y 7 años, para que pudieran ver de primera mano la influencia de los granjeros Amish en Handwritten Hills y de los lugareños como los Millers y los Wengerds.

“La forma de vida que se les enseña les da un mayor sentido de identidad y una sólida ética de trabajo porque no solo han aprendido de un libro. Han identificado y aumentado sus intereses, y han adquirido mucha experiencia práctica y tutoría”, dijo. “Donde quiera que mires alrededor de la cumbre, y alrededor del país Amish, ves personas que continúan con lo que aprendieron cuando eran niños y lo que las generaciones anteriores han hecho”.

Observaciones como esas reflejan la realización de las expectativas en el país Amish de Ohio, cree Wengerd.

“Ya seas amish o menonita o no, se espera que mantengas un sentido de responsabilidad cuando vivas aquí. Se espera que hagas el bien y que hagas una contribución positiva a la comunidad”, dijo. “Hay un peso de responsabilidad, y eso es bueno porque así es como se mantienen vivas las tradiciones de generaciones pasadas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.