En medio de sanciones, Flynn intentó salvar cooperación antiterrorista con Rusia, según registros

Por Petr Svab
29 de Mayo de 2020
Actualizado: 29 de Mayo de 2020

El teniente general Michael Flynn instó a que “prevalezcan las cabezas frías” en una llamada telefónica con el embajador ruso Sergey Kislyak en diciembre de 2016. Las transcripciones de las llamadas que hizo muestran que enfatizó que ambos países debían cooperar en los esfuerzos de lucha contra el terrorismo y, por lo tanto, era importante que Rusia no intensificara aún más la situación provocada por la expulsión, por parte del gobierno de Obama, de los oficiales de inteligencia rusos.

Flynn, quien era el hombre clave para los contactos extranjeros en el equipo de transición del presidente electo Donald Trump, estaba preocupado de que la administración de Obama pudiera frustrar el plan de Trump de trabajar con Rusia en asuntos de Medio Oriente, indica una de las transcripciones.

“No permitas que esta administración nos encierre ahora mismo, ¿de acuerdo?” dijo durante una llamada del 29 de diciembre de 2016.

Después de la afirmación de Kislyak de que el mensaje fue transmitido por Rusia “de manera muy específica, transparente y abierta”, la transcripción continúa:

FLYNN: Entonces, ya sabes, dependiendo de las acciones que tomen sobre este tema actual de las cosas cibernéticas, ya sabes, dónde parece que van a despedir a algunos rusos fuera del país, entiendo todo eso y entiendo que, ya sabes, la información que tienen y todo eso, pero lo que le pediría a Rusia que haga es no – es – es – en todo caso – porque te conozco tiene que tener algún tipo de acción: para hacerlo solo recíproco. Hazlo recíproco. No, no lo hagas, no vayas más allá de lo que tienes que hacer. Porque no quiero que nos metamos en algo que tiene que escalar, en un, ojo por ojo. ¿Me sigue, embajador?

KISLYAK: Entiendo lo que estás diciendo, pero ya sabes, es posible que aprecies los sentimientos que se desatan ahora en Moscú.

FLYNN: Lo sé, yo… créame, lo aprecio, lo aprecio mucho. Pero realmente no quiero que nos metamos en una situación en la que vamos, ya sabes, donde hacemos esto y luego haces algo más grande, y luego ya sabes, todo el mundo tiene que ir de un lado a otro y todo el mundo tiene que ser el tipo duro aquí, ¿sabes? No necesitamos, no necesitamos eso ahora mismo, necesitamos… necesitamos cabezas frías para prevalecer, y uh, y necesitamos ser muy firmes sobre lo que vamos a hacer porque tenemos absolutamente una amenaza común uh, en el Medio Oriente ahora mismo.

Las transcripciones fueron publicadas por los senadores Chuck Grassley (R-Iowa) y Ron Johnson (R-Wis.) el 29 de mayo, poco después de que el entonces Director Interino de Inteligencia Nacional Richard Grenell las desclasificara.

Flynn, exjefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa durante la administración Obama y exasesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, se declaró culpable en diciembre de 2017 de un cargo de mentir durante un interrogatorio del FBI sobre sus llamadas con Kislyak.

En enero, Flynn desautorizó su declaración, diciendo que no recordaba haber hablado con el embajador sobre las sanciones y que no había mentido intencionadamente.

De hecho, Flynn no mencionó las sanciones per se en las llamadas, aunque habló sobre las expulsiones, que el presidente Barack Obama anunció junto con las sanciones el 29 de diciembre de 2016.

En un momento, Kislyak mencionó las sanciones impuestas a las agencias de inteligencia rusas, el FSB y GRU:

FLYNN: Tenemos que eliminar esta amenaza común [en el Medio Oriente].

KISLYAK: Estamos de acuerdo. Uno de los problemas entre las medidas que se han anunciado hoy es que ahora FSB y GRU están sancionadas, y me pregunto, ¿significa que Estados Unidos no está dispuesto a trabajar en amenazas terroristas?

FLYNN: Sí, sí.

KISLYAK: Porque esa es la gente que lucha exactamente contra los terroristas.

FLYNN: Sí, sí, sí.

KISLYAK: Entonces, eso es algo con lo que tenemos que lidiar. Pero he escuchado lo que dices, y ciertamente intentaré…

FLYNN: Sí

KISLYAK: – para que la gente de Moscú lo entienda.

FLYNN: Sí

Flynn reiteró su petición de una respuesta “recíproca”, advirtiendo que cualquier escalada podría llevar a ambos países a cerrar sus embajadas, lo que complicaría la cooperación.

“Por favor, asegúrese de que es uh, la idea es, si usted, si tiene que hacer algo, haga algo de manera recíproca, lo que significa que lo sabe, de manera uniforme. Entonces, ese es un buen mensaje y entenderemos ese mensaje. Y, entonces, sabemos que no vamos a escalar esto, dónde, dónde, porque si nos retiramos, si enviamos a 30 personas y tú envías a 60, ya sabes, o cierras todas las embajadas, quiero decir que tenemos que llevar esto a un… vamos, mantengamos esto en un nivel que esté equilibrado, ¿de acuerdo? Que sea equilibrado. Y luego, lo que podemos hacer es, cuando entramos, podemos tener una mejor conversación sobre dónde, a dónde iremos, respecto a nuestra relación. Y también, básicamente tenemos que tomar estos, estos enemigos que tenemos. Y definitivamente tenemos un enemigo común. Tienes un problema con él, tenemos un problema con él en este país, y definitivamente tenemos un problema con él en Medio Oriente”, dijo.

El Departamento de Justicia (DOJ) decidió abandonar el caso de Flynn el 7 de mayo, diciendo que la entrevista del FBI no se basó en una investigación adecuadamente fundamentada y, por lo tanto, el departamento no pudo probar más allá de una duda razonable que lo que dijo era “material” para una investigación legítima.

El juez de distrito Emmet Sullivan, que preside el caso de Flynn, hasta ahora se ha negado a afirmar la desestimación y, en cambio, ha establecido un cronograma que prolongaría el caso por, posiblemente, meses. Recientemente nombró al exjuez federal John Gleeson como amicus curiae (amigo de la corte) “para presentar argumentos en oposición a la Moción de desestimación del gobierno”, así como para “abordar” si la corte debe hacer que la defensa explique por qué “Flynn no debe ser detenido por desacato criminal por perjurio”.

Sullivan también ha señalado que puede permitir que más amici se unan al caso.

Los abogados de Flynn, encabezados por el exfiscal federal Sidney Powell, presentaron el 19 de mayo una petición para una orden de mandamus, una solicitud a la corte de apelaciones del Distrito de Columbia para ordenar a Sullivan que acepte la desestimación del caso, cancele la cita de Gleeson y asigne el caso a otro juez.

En un movimiento raro, el tribunal de apelaciones ordenó a Sullivan el 21 de mayo que respondiera a la petición de Flynn dentro de 10 días.

“El teniente general Flynn, su equipo legal, el juez y el pueblo estadounidense ahora pueden ver con sus propios ojos, por primera vez, que todas las insinuaciones sobre el teniente general Flynn, todo este tiempo, fueron totalmente una tontería”, comentó Grassley en un comunicado del 29 de mayo. “No había nada impropio en su llamada, y el FBI lo sabía”.

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Chinos en EE.UU.: “La pandemia me hizo ver la maldad del PCCh”

TE RECOMENDAMOS