En una estación de tren de Ucrania, algunas madres buscan huir, mientras que otras regresan a casa

Por Ivan Pentchoukov
17 de Marzo de 2022 10:07 AM Actualizado: 17 de Marzo de 2022 10:19 AM

LVIV, Ucrania. En una sala poco iluminada para mujeres refugiadas con niños pequeños, en la terminal principal de trenes de Lviv, algunas mujeres esperan para salir de Ucrania, algunas regresan al este de la zona de guerra y otras planean quedarse donde están, ayudando a las demás en su camino.

Matvei, de 6 años, persiguió a otro niño de su edad alrededor de los colchones y las almohadas que cubrían el piso de todo el pasillo. Su madre, Katya Kaverina, estaba sentada en uno de los colchones, con Nikita, de 10 meses, en su regazo.

Kaverina tuvo que esperar tres horas antes de que llegara su tren a Polonia. Huyó de Kryvyi Rih en el centro de Ucrania, que todavía está lejos de las líneas del frente de la guerra hacia el norte, el sur y el este. Viajó durante 23 horas para llegar a Lviv, dejando atrás a su esposo, madre y padre; está preocupada por todos ellos.

En Polonia, no conoce a nadie y espera que los voluntarios la ayuden.

“Mamá”, dijo Matvei mientras pasaba corriendo junto a ella.

La mayoría de los colchones estaban vacíos ya que las mamás optaron por bancos alineados en los bordes del pasillo. Una madre yacía en uno, mientras sostenía a un bebé que se distraía con un teléfono inteligente. En otro, una chica con un suéter rosa yacía boca arriba y bebía leche de una botella, mirando los techos altos de la sala. En el otro extremo del pasillo, un adolescente alto sosegaba a un bebé para que se durmiera. Cerca, una mujer cambió el pañal de un niño pequeño.

A diferencia de la mayoría de las madres en la sala, Albina Bilohub, de 27 años, se lleva a sus dos hijos a Kiev, la capital de Ucrania. Si bien las fuerzas rusas intentan rodear la ciudad, han hecho pocos progresos para capturarla, ya que las fuerzas ucranianas han concentrado allí un gran contingente de fuerzas terrestres y equipo antiaéreo.

Bilohub cree que la capital y el distrito en el que vive están bien protegidos.

Albina Bilovub (segunda a la izquierda) y su hermana Karina Bilovub y sus dos hijos en la estación de tren de Lviv, en el oeste de Ucrania, el 16 de marzo de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Bilohub y su hermana Karina Bilohub, de 19 años, huyeron de Kiev el 5 de marzo, temiendo por la vida de Yarik, de 5 años, y de Kostya, que cumplirá 1 año el 20 de marzo. El tren que salía de Kiev fue una experiencia infernal, ya que los hombres empujaban a las mujeres y a los niños para subir a bordo, dijo Bilohub.

Ella dijo que tuvieron suerte de conseguir un asiento.

Después de llegar a Lviv, los voluntarios ayudaron a las dos hermanas y a los niños a encontrar un lugar donde quedarse, primero en una escuela y luego en viviendas compartidas utilizadas por estudiantes universitarios. Bilohub decidió no explicarle a su hijo de 5 años lo que estaba sucediendo y, en cambio, dejó que se perdiera en los videojuegos de un teléfono inteligente.

“Él no sería capaz de comprender esto. Así, al menos está tranquilo”, dijo, mientras Yarik tocaba la pantalla mientras jugaba Minecraft, su pequeño rostro se iluminaba en el pasillo que se oscurecía a medida que se ponía el sol en una brumosa tarde de marzo.

Bilohub dice que se arrepiente de haberse ido de Kiev y haber hecho pasar a sus hijos por la terrible experiencia. Se inspiró en Volodymyr Zelensky, el presidente de Ucrania, y dijo que su determinación de quedarse y defender la nación la tomó por sorpresa.

“Nos escapamos por el pánico. Siento que ahora está bien volver”, dijo Bilohub, antes de sentarse para darle una botella de leche a Kostya. “Mi alma anhela volver”.

Un niño recibe un refrigerio mientras su madre observa en la estación de tren de Lviv, en el oeste de Ucrania, el 16 de marzo de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Bilohub no es la única madre con hijos que viaja al este hacia la zona de guerra, según Anya Prumenko, una voluntaria que ayuda a las personas en la estación de tren cada dos días. Ha conocido mujeres que regresan a Kiev y a otras ciudades. Ella también quiere regresar.

Cerca de la media noche del 7 de marzo, un misil ruso impactó en un edificio de apartamentos de Sumy, matando a la madre de Prumenko, a su hermano, su cuñada y a sus tres sobrinos.

“Hago esto para distraerme”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.