Encuesta: Hay unión por virus, pero división ante problemas impulsa “bipartidismo” que quiebra al país

Por Mark Tapscott
20 de Abril de 2020 11:11 PM Actualizado: 20 de Abril de 2020 11:11 PM

Análisis de noticias

Los estadounidenses están impresionantemente unidos a través de grupos políticos e ideológicos sobre la gravedad de la crisis del virus del PCCh, incluso cuando la nación sigue estando profundamente polarizada en cuestiones importantes, según una nueva encuesta nacional.

Sin embargo, hay un giro peligroso en un bipartidismo subyacente entre el liderazgo político de Estados Unidos que rara vez se discute en los principales medios de comunicación o es reconocido por la mayoría de los líderes políticos, según el senador Mike Lee (R-Utah).

El noventa por ciento de los 2000 estadounidenses entrevistados a finales de marzo por “More in Common” estuvieron de acuerdo con la declaración de que “estamos todos juntos en esto” sobre la crisis provocada por el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

Se observó una profunda unidad entre los encuestados, ya sea que se identificaran como demócratas (91 por ciento), independientes (89 por ciento) o republicanos (93 por ciento), así como entre los que se autodenominan conservadores tradicionales (97 por ciento), moderados (92 por ciento) y liberales tradicionales (95 por ciento).

More in Common es una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York dedicada a “construir comunidades y sociedades más fuertes y resistentes a las fuerzas de la fractura y la polarización social”. La fundación también tiene oficinas en Londres, Berlín y París.

“Hemos visto un aumento dramático en el sentido de solidaridad de la gente, sienten que están menos polarizados que nunca. Por otra parte, la realidad es que las cosas no han cambiado tanto”, dijo Jonathan Rauch, investigador principal en estudios de gobernanza de la Institución Brookings, en un panel digital sobre los resultados de la encuesta, organizado el 18 de abril por FixUS. FixUS es un proyecto del Comité para un Presupuesto Federal Responsable.

Rauch dice que duda de que la unidad relacionada con la lucha contra el virus vaya a durar.

De manera similar, el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Princeton, Nolan McCarty, dijo al panel que “una de las cosas que a menudo se pierde en estas discusiones es la polarización entre los estados”.

“Debido a que muchos estados se han vuelto mucho más partidarios en términos de control gubernamental, estamos en un momento en el que las divisiones partidarias e ideológicas entre los estados están, al menos hasta donde puedo medir, en un máximo histórico”.

Las grandes pluralidades entre los liberales (40 por ciento) y los conservadores (50 por ciento) en la encuesta dijeron que no tienen “nada en común” entre ellos, añadió McCarty.

Tal polarización es a menudo descrita como el culpable que produce un paralizante estancamiento partidario que impide el progreso en la capital de la nación.

Bipartidismo colusorio

Lee, que fue elegido en la rebelión del Tea Party que impulsó los enormes avances republicanos en el Congreso en 2010, tiene una “visión” única de las cuestiones de partidismo, polarización y bipartidismo.

“Lo que vemos a menudo en Washington y muy a menudo lo que a la gente le gusta quejarse y atribuir reflexivamente al estancamiento partidista no es ni partidista ni, estrictamente hablando, bastante descriptible como estancamiento”, dijo Lee a The Epoch Times en una entrevista reciente.

“No llegamos a ser USD 23 trillones, o USD 24 o 25 trillones, lo que sea que estemos endeudados ahora, sin que un montón de republicanos y un montón de demócratas estén de acuerdo en hacerlo”, dijo.

Lee atribuye la situación a “una excesiva inclinación por parte de muchos en el Congreso a participar en la colusión bipartidista para ampliar el papel del gobierno, y del gobierno federal en particular, de una manera que nunca va a satisfacer a la mayoría de los estadounidenses”.

El problema, según Lee, es que, a medida que este bipartidismo colusorio empuja al gobierno más profundamente en los asuntos cotidianos de la mayoría de los estadounidenses, también cultiva la polarización ideológica, mientras que provoca decisiones que complican cada vez más la grave situación financiera del país.

Robert Moffit de la Heritage Foundation está de acuerdo, y dijo a The Epoch Times que “Lee está en lo cierto cuando dice que las profundas divisiones en el Congreso no son meramente divisiones entre Demócratas y Republicanos, sino más bien una polarización cada vez más profunda entre el propio pueblo americano”.

Moffit, que sirvió en la administración de Reagan y en el Capitolio antes de unirse al grupo de expertos conservadores como investigador principal en estudios de política interna, añadió que la división existe “en toda una serie de temas, incluyendo la política social y económica, la política de atención sanitaria, el papel del gobierno federal”. Hay cuestiones aún más profundas y delicadas como el valor de la vida humana, tanto al principio como al final de la vida”.

El colega de Moffit en Heritage, el abogado Hans von Spakovsky, dijo a The Epoch Times que “los miembros de ambos partidos son responsables de la peligrosa expansión del gobierno federal, el gasto imprudente, y la delegación de poder y autoridad a un estado administrativo formado por burócratas que no son responsables ante el electorado estadounidense”.

Soluciones prácticas

Von Spakovsky es un investigador jurídico principal del Instituto del Patrimonio para el Gobierno Constitucional.

Al preguntársele sobre el análisis de Lee, Keith Alfred, director ejecutivo del Instituto Nacional del Discurso Civil (NICD) de la Universidad de Arizona, dijo a The Epoch Times que “el amplio apoyo bipartidista es un fuerte, pero imperfecto, indicador de sabiduría. Los fundadores construyeron esa idea fundamental en la Constitución”.

Otro factor, según Jimmy Williams, antiguo asesor económico del senador Richard Durbin (D-Ill.), es la disminución de las amistades personales entre los legisladores.

“Es muy fácil no gustar de alguien con quien no tienes una relación personal. Los miembros y sus cónyuges solían conocerse bien. Sus hijos fueron juntos a la escuela en el área de D.C. Ellos cenaban e iban a cócteles”.

“¿Hoy? Se anima a los miembros a dejar D.C. en cuanto puedan para hacer campaña. Eso significa que no se conocen. Si hay algo que sugeriría, sería esto: Los miembros trabajan seis días a la semana en D.C. durante el primer año y medio, y luego reducen la semana laboral para hacer campaña”.

Hay esperanza de un país más unificado, en comparación con los años anteriores a la Guerra Civil, según Alfred de NICD, quien señaló que hoy en día, “más del 40 por ciento de los estadounidenses se consideran independientes. Cada partido es una minoría más pequeña. La mayoría de los estadounidenses están hambrientos de un sistema que vaya más allá del hiper-partidismo de nuestros días”.

“La diferencia es que era difícil ver una solución mutuamente aceptable en los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil. Hoy en día, simplemente necesitamos enfocarnos en soluciones prácticas lo suficientemente sabias para atraer un amplio apoyo entre un público que está mucho menos dividido en los temas que el Congreso”.

Contacte a Mark Tapscott en [email protected].

¿Sabía?

The Epoch Times es el primer y único medio que expone la verdadera naturaleza, el impacto y el objetivo final del comunismo. Explicamos su daño a nuestro fundamento moral y a las tradiciones orientales y occidentales. También hablamos sobre los resultados del socialismo y su impacto en la estabilidad económica y política de los países.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Por qué el ‘impeachment’ funcionó

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.