Energía de Texas depende más del viento que del carbón, pero ¿está lista para otra tormenta invernal?

Por Darlene McCormick Sanchez
03 de Enero de 2022 11:18 AM Actualizado: 03 de Enero de 2022 11:18 AM

Los organismos reguladores de la energía en Texas anunciaron en diciembre importantes cambios destinados a solucionar los problemas de su red eléctrica, que se salvó por poco de un catastrófico apagón total cuando la tormenta invernal Uri azotó el estado en febrero.

Dado que el gas natural genera la mayor parte de la electricidad del estado, gran parte de las conversaciones se ha centrado en cómo asegurarse de que los proveedores y generadores de gas natural estén preparados contra la congelación y los problemas de suministro en caso de que otra tormenta como Uri azote Texas.

Pero poco se ha dicho sobre lo que la energía eólica -el segundo mayor productor de energía para la red independiente de Texas- hará en los preparativos para el invierno y su aporte en el sostenimiento de la red en caso de emergencia, incluso cuando algunos se preguntan por qué Texas, rica en combustibles fósiles, depende tanto de la energía eólica en primer lugar.

Turbinas eólicas en un parque eólico de la ciudad de Colorado, Texas, el 21 de enero de 2016. (Spencer Platt/Getty Images)

La red de Texas, única en su independencia del resto del país, es administrada por el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas, que está gobernado por la Comisión de Servicios Públicos de Texas.

La red funciona principalmente con gas natural, que generó el 46 por ciento de la electricidad en 2020. Pero la proporción de energía renovable de la red ha aumentado durante la última década, con el viento proporcionando el 23 por ciento, superando al carbón que suministra el 18 por ciento. Otro 11 por ciento proviene de la energía nuclear y el resto proviene de otras fuentes.

Todos los sectores de la red tuvieron problemas para suministrar electricidad durante la tormenta que contribuyó a más de 200 muertes y le costó al estado miles de millones en pérdidas financieras.

En una respuesta por correo electrónico a The Epoch Times, Mike Hoke, un portavoz de servicios públicos, dijo que los productores de energía eólica no estaban exentos de las reglas de acondicionamiento para el invierno exigidas por los reguladores estatales a raíz de Uri.

Los parques eólicos tuvieron que implementar medidas de preparación para emergencias climáticas, medidas destinadas a garantizar el funcionamiento sostenido de todos los componentes críticos para el clima frío durante las condiciones climáticas invernales y brindar capacitación, según un correo electrónico del área de comunicaciones corporativas de ERCOT.

Además, los directores ejecutivos de energía eólica o los líderes de Texas debían presentar certificaciones a ERCOT antes del 1 de diciembre con respecto a sus esfuerzos de acondicionamiento para el invierno, de la misma manera que lo hicieron los líderes de recursos convencionales como el gas natural, según ERCOT.

Jennifer Garber, portavoz de Duke Energy, que administra el parque eólico Sweetwater en el condado de Nolan, Texas, dijo en un correo electrónico que sus turbinas eólicas se desempeñaron dentro de las expectativas durante Uri.

“Desde febrero, hemos revisado nuestros procedimientos operativos de acondicionamiento para el invierno y nuestros recursos renovables de Texas cumplieron con los requisitos descritos por la PUC de Texas”, escribió.

Se ha criticado el rendimiento de la energía eólica durante las heladas debido a la acumulación de hielo en las palas de las turbinas y a la congelación de las cajas de engranajes, que dificulta o detiene la producción, algo que no ocurre en los parques eólicos de los estados del norte y de países como Canadá.

Josh Rhodes, un experto en energía del Webber Energy Group de la Universidad de Texas en Austin, dijo durante una entrevista con The Epoch Times que modernizar los parques eólicos de Texas para hacer frente a la congelación podría ser costoso.

Junior Ceqara y Alexa Albare comparten una manta para mantenerse calientes mientras hacen cola para entrar en el supermercado Party, el 16 de febrero de 2021 en Houston, Texas. La tormenta invernal Uri trajo un frío histórico, cortes de energía y accidentes de tráfico a Texas, ya que las tormentas arrasaron 26 estados con una mezcla de temperaturas gélidas y precipitaciones. (Go Nakamura/Getty Images)

“Es bastante costoso adaptarlo”, dijo, y agregó que probablemente haya entre 10,000 y 15,000 turbinas eólicas en Texas.

Las turbinas eólicas pueden equiparse con equipos de refrigeración o calefacción que se pueden colocar en las cajas de engranajes de las turbinas, dijo Rhodes, pero agregó que algunas turbinas pueden no estar diseñadas para adaptarse a ambos sistemas.

Eso dejaría algunas otras opciones, como agregar tiras calefactoras a las palas de la turbina para mantenerlas libres de hielo como un descongelador en el parabrisas de un automóvil, o recubrir las palas con una sustancia similar al teflón, agregó.

“Si pueden añadir ese recubrimiento a posteriori, probablemente sería una de las opciones más baratas”, dijo Rhodes.

Otro método que escuchó que se usaba en algunos parques eólicos de Texas era hacer girar las palas y luego accionar el freno lo que, a veces, sacudía el hielo.

Pero incluso si los parques eólicos están completamente protegidos contra el clima frío, existe el temor de que la creciente dependencia de Texas a la energía eólica pueda causar problemas en el futuro. Si una cantidad suficiente de energía eólica se queda sin red en pocos minutos, no habría tiempo para que las centrales térmicas se pusieran en marcha para suplir la falta de energía.

Mientras estaba en la televisión nacional, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, por ejemplo, destacó el fracaso de las energías renovables durante la tormenta.

“Nuestra energía eólica y nuestra energía solar se apagaron”, dijo Abbott durante una aparición en febrero en el programa de Fox News de Sean Hannity. “Eso sólo demuestra que el combustible fósil es necesario para el estado de Texas, así como para otros estados, para asegurarnos de que podremos calentar nuestros hogares en invierno y enfriar nuestras casas en verano”.

Los camiones de servicio de Pike Electric se alinean después de una tormenta de nieve, el 16 de febrero de 2021, en Fort Worth, Texas. (Ron Jenkins/Getty Images)

A pesar del retroceso contra la energía renovable, la legislatura de Texas eliminó el texto del Proyecto de Ley del Senado 3 esta primavera, que abordó la crisis de la red, el cual habría agregado incentivos para las plantas de energía alimentadas con gas natural.

Para David Blackmon, un consultor y analista energético independiente con sede en Mansfield, Texas, esa omisión del proyecto de ley fue una oportunidad perdida para que el estado estabilizara su red.

“Desafortunadamente, ERCOT ha caído en la trampa de depender de la energía eólica”, dijo Blackmon, y agregó que la política del cambio climático ha impactado la red de Texas.

“Me resulta muy extraño”, dijo. “Es como si nadie diera un paso atrás y dijera: ¿Qué estamos haciendo aquí? ¿En qué momento Texas se convirtió en California?”.

Vacas en un rancho ganadero cerca de Eldorado, Texas, el 16 de abril de 2021. (Sergio Flores/AFP a través de Getty Images)

Jason Modglin, presidente de la Alianza de Productores de Energía de Texas, se hizo eco de esas preocupaciones y dijo que fue el gas natural el que asumió la mayor parte de la carga cuando la energía eólica disminuyó durante la tormenta Uri.

“El gas natural aumentó un 400 por ciento en febrero, pero necesitábamos que aumentara un 500 por ciento”, dijo Modglin.

Modglin añadió que en la última década sólo se han construido unas pocas centrales de gas dirigidas a eventos de emergencia y que en Texas se están eliminando las centrales de carbón.

“El dinero ha ido a parar a la energía eólica y solar”, dijo Modglin.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.