Las mujeres siguen sufriendo con la política de dos hijos en China

02 de Diciembre de 2016 Actualizado: 02 de Diciembre de 2016

Hace un año que el Partido Comunista Chino anunció que pondría fin a su notoria política de un solo hijo y la reemplazaría por una nueva política que ahora permite a todas las parejas casadas tener hasta dos hijos. A pesar del cambio, el cual algunos observadores han descrito como un relajamiento a la política planeada de nacimiento, la coerción y los abusos de derechos humanos permanecen.

Como en el caso de la política de un solo hijo, el gobierno sigue manteniendo un firme control sobre la autonomía reproductiva de las mujeres. Las parejas que violan la nueva póliza aún enfrentan fuertes multas de hasta tres a diez veces su ingreso familiar anual.

El uso de multas sigue siendo un remanente de la antigua política de un solo hijo y se ha convertido en el principal mecanismo utilizado por el estado, al menos oficialmente, para garantizar el cumplimiento de la nueva política. En los lugares donde los funcionarios locales creen que las multas han sido insuficientes para cumplir con los objetivos del número de nacimientos al año, también se utilizaron otros métodos, que varían según la localidad, tanto en el tipo como en la aplicación.

Las mujeres continúan enfrentando una presión significativa y duras tácticas de persuasión de los funcionarios de planificación familiar para que aborten a sus hijos si están por encima de su límite permitido de nacimiento. “Definitivamente te encontrarán y persuadirán para que hagas un aborto”, dijo un funcionario de planificación familiar a un investigador encubierto que se hacía pasar como una mujer embarazada de su tercer hijo como parte de una investigación reciente de la BBC sobre la política de dos hijos en China.

Las mujeres que no cumplan con la política podrían “en principio” ser obligadas a someterse a un aborto forzado si es necesario, de acuerdo con un funcionario de planificación familiar.

La amenaza del aborto forzado sigue siendo demasiado real para muchas. “Si no estuviéramos ocultos, nos habrían obligado a tener un aborto”, dijo un local a la BBC que había huido de su aldea con su esposa cuando quedó embarazada de su tercer hijo.

Muchas parejas también siguen siendo amenazadas con la pérdida de su empleo si se niegan a abortar a su tercer hijo. El pasado verano, se informó que una mujer en el sexto mes de su embarazo estaba amenazada con perder su empleo si no abortaba.

Recientemente, algunos tribunales comenzaron a apoyar a las mujeres que fueron despedidas por violar las políticas de nacimiento, pero el progreso ha sido lento.

En siete provincias, incluyendo Fujian, Guangdong, Guizhou, Hainan, Jiangxi, Yunnan y Zhejiang, continúa siendo una cuestión de política pública que los empleadores pueden despedir a sus empleados por tener más de los hijos permitidos.

Mientras que algunos empleados despedidos de empresas privadas han recurrido a los tribunales, muchos trabajadores no tienen esta opción a su disposición. Los expertos jurídicos han señalado que los funcionarios todavía pueden ser despedidos de sus puestos sin posibilidad de recurrir a alguien si violan la política de dos hijos.

Bajo la nueva política, todavía es ilegal para las mujeres solteras dar a luz. Para las mujeres solteras que se encuentran embarazadas, la política de dos hijos es efectivamente una política de cero hijos.

En muchos lugares, las ecografías semianuales invasivas de embarazo siguen siendo obligatorias para todas las mujeres en edad reproductiva. A las mujeres que se descubre que están embarazadas de su tercer hijo se les aconseja someterse a un aborto o deben enfrentar multas enormes.

Las actitudes de los funcionarios de planificación familiar hacia la política de regulación del nacimiento por parte del gobierno han permanecido en gran medida sin cambios. A pesar de que China enfrenta una crisis demográfica y un rápido envejecimiento en los próximos años, los funcionarios siguen creyendo que los límites de nacimiento impuestas por el estado es lo mejor para el pueblo chino.

Bajo la política de un solo hijo, los funcionarios de planificación familiar perpetraron innumerables abusos contra los derechos humanos. Inicialmente a las parejas sólo se les permitió un hijo. Después de que el infanticidio femenino comenzó a aparecer en algunas áreas rurales, debido a la fuerte preferencia por un hijo varón, la política se amplió rápidamente para permitir dos hijos por pareja en áreas rurales si su primer hijo era una niña. En algunos lugares esto llevó a la aplicación de la política de dos hijos, mientras que en otros, la aplicación de esta excepción fue rigurosamente controlada. Las mujeres solteras y las mujeres menores de 23 años que concibieron no califican para dar a luz. Las mujeres también podrían ser obligadas a abortar si estaban dentro del límite permitido de nacimiento, pero concibieron demasiado pronto después del nacimiento de su primer hijo.

Las mujeres que se atrevieron a desafiar el mandato del gobierno a menudo se vieron obligadas a huir a un condado vecino o incluso a un país extranjero para escapar de la policía de planificación familiar. Los propios investigadores de nuestra organización se encontraron con muchas mujeres que sufrieron a manos del programa de nacimiento planificado. Una de estas mujeres, después de ser obligada a ocultarse cuando quedó embarazada de su segundo hijo, compró el cuerpo de un bebé abortado para mostrar a los funcionarios locales de planificación familiar con el fin de convencerlos de que había terminado su embarazo.

Otras mujeres que habían excedido el número de nacimientos permitidos, vieron cómo confiscaron sus propiedades y ganado y sus casas fueron saqueadas o demolidas como represalia. A veces veían a sus parientes encarcelados para forzarlos a pagar. Muchas oficinas de planificación familiar tenían celdas en las instalaciones con esta misma finalidad. A veces, aldeas enteras eran castigadas si había un nacimiento no permitido.

Las multas excesivamente caras, similares a las que se observan hasta el día de hoy, fueron impuestas bajo la política de un solo hijo a las parejas por encima del límite de nacimiento. Los que tuvieron que pagar multas a menudo estuvieron obligados a devolver el dinero prestado a familiares y vecinos durante muchos años.

Si bien el uso de la fuerza física estaba oficialmente prohibido, como todavía lo es hoy en día, está bien documentado que el aborto forzado y la esterilización forzada se practicaban ampliamente y rara vez eran castigados.

Las mujeres que tenían un aborto forzado en muchos casos eran inyectadas con una jeringuilla larga a través del abdomen matando al feto en el útero. Normalmente, los médicos esperaban a que las mujeres abortaran al niño muerto, pero ocasionalmente el feto sería removido por cesárea. Los bebés abortados eran arrojados posteriormente a los contenedores de desechos o cargados en carretillas y arrojados en zanjas.

Las mujeres que lograron dar a luz bajo la política de un solo hijo podrían ser requeridas por los funcionarios locales de planificación familiar para que se presentaran a la clínica de salud para la esterilización. Los niños nacidos “ilegalmente” se les negó el registro (“hukou”). A estos llamados “niños negros” no se les ha permitido asistir a la escuela, recibir atención médica en una clínica de salud del gobierno y, cuando se hacen mayores, no son elegibles para ocupar un puesto en el gobierno o para casarse.

El pasado mes de enero, el viceministro de la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar, Wang Pei’an, sostuvo que el Partido Comunista seguiría regulando los nacimientos en un futuro previsible, por “al menos 20 o 30 años”.

El líder del régimen chino, Xi Jinping, también subrayó su compromiso de continuar promoviendo las políticas de planificación en los nacimientos. En una declaración escrita a la Asociación de Planificación Familiar, según el Press Trust de la India, Xi sostuvo que “el tema de la población siempre ha sido un problema estratégico global a largo plazo que afronta nuestro país … las tensiones entre población, recursos y el medio ambiente no cambiaran fundamentalmente”.

A pesar de la creencia de Xi de que el control de la población es necesario para el desarrollo económico, demógrafos y economistas han advertido que el reducido número de adultos en edad laboral en China, debido en parte a los 35 años en que se han limitado los nacimientos bajo la política de un solo hijo, podría obstaculizar el crecimiento económico en los próximos años.

A medida que la población de China envejece rápidamente, la dependencia de este grupo de personas de la tercera edad va a aumentar dramáticamente. Para el 2060, China estará entre los 15 países con población más vieja del mundo, con 0,61 personas en edad de jubilación (mayores de 65 años) por cada adulto en edad de trabajar, según proyecciones del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU.

La nueva política de dos hijos puede ser demasiado pequeña, demasiado tardía para detener la transición demográfica que ya está entrando en vigor. En el momento en que los niños que nacen hoy cumplan 20 años, la proporción de la edad de jubilación con las personas en edad de trabajar se habrá más que duplicado, según informes de la U.N. Mientras habían 5,6 adultos en edad laboral por cada adulto en edad de jubilación en China el año pasado, se proyecta menos de 2,4 adultos en edad laboral por persona jubilada en 2035.

Mientras la Oficina Nacional de Estadísticas de China proyecta que el 40-50 por ciento de los nacimientos estarán en igualdad dentro de unos años, la cifra sigue estando muy por detrás de los países que tienen tasas de fertilidad sostenibles. En Estados Unidos, el 60 por ciento de todos los nacimientos fueron más que la primera paridad del 2014.

La tasa de fecundidad total en China sigue siendo insostenible para el crecimiento a largo plazo, una tasa que, según proyecciones de la ONU, podría ser actualmente tan baja como 1,58.

Aunque generalmente se supone que una tasa de fecundidad total de 2,1 es el umbral necesario para lograr la sustitución de la población, esta tasa normalmente sólo se aplica a los países desarrollados. En China, la fecundidad de reemplazo es ligeramente superior a 2,1 debido a mayores tasas de mortalidad de niños y adultos en edad reproductiva. Además, debido a la práctica generalizada del aborto selectivo debido al género en China, se necesitan más nacimientos de los que normalmente se necesitarían para compensar de otro modo el efecto negativo creado por el desequilibrio de género.

Incluso si las políticas de nacimiento planeadas se levantan, todavía habría un largo camino por delante para que China recuperara la fertilidad de reemplazo. Décadas de propaganda promoviendo la norma familiar de un solo hijo han cambiado efectivamente las intenciones de fertilidad de las parejas. Muchas parejas en China hoy en día perciben que un segundo o tercer hijo es demasiado caro. En general, el tamaño de las familias tiende a reducirse a medida que las naciones se hacen más urbanas, más educadas y más prósperas económicamente. A medida que China sigue avanzando en estas áreas, el regreso a niveles sostenibles de fertilidad puede llegar a ser más difícil.

Jonathan Abbamonte es analista de investigación del Instituto de Investigación sobre Población.

TE RECOMENDAMOS