Ensayo clínico que prueba la hidroxicloroquina contra el COVID-19 inscribe a los primeros pacientes

Por Zachary Stieber
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

Ya está en marcha un ensayo clínico para poner a prueba la hidroxicloroquina —un medicamento contra la malaria— en pacientes hospitalizados con COVID-19.

Se estima que el ensayo, en el que se espera participen 510 pacientes, se completará en julio de 2021.

Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, explorarán la seguridad y eficacia de la hidroxicloroquina en el ensayo, en el que la mitad de los pacientes recibirán el fármaco y la otra mitad un placebo. La dosis será de 400 miligramos, dos veces el primer día y 200 miligramos dos veces al día durante los próximos cuatro días.

Los investigadores compararán el efecto de la hidroxicloroquina contra el placebo midiendo los resultados en el día 15 y en algunos otros días seleccionados.

“Se necesitan urgentemente terapias efectivas para el COVID-19”, comunicó James Kiley, director de la división de enfermedades pulmonares del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre.

Aunque la hidroxicloroquina se ha mostrado prometedora en el laboratorio contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, y los informes preliminares sugieren una eficacia potencial en pequeños estudios con pacientes, “realmente necesitamos datos de ensayos clínicos para determinar si la hidroxicloroquina es efectiva y segura para tratar el COVID-19”, añadió.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


No existe una vacuna para el COVID-19 ni tratamientos probados para la enfermedad, aunque los médicos de todo Estados Unidos y de otros países están prescribiendo hidroxicloroquina y la cloroquina, otro fármaco estrechamente relacionado.

El personal médico traslada a un paciente fallecido a un camión refrigerado que sirve como una morgue improvisada en el Centro Hospitalario de Brooklyn en la ciudad de Nueva York, el 9 de abril de 2020. (Angela Weiss/AFP vía Getty Images)

Estos medicamentos se utilizan tradicionalmente para tratar y prevenir el paludismo y para tratar el lupus o la artritis reumatoide.

La hidroxicloroquina tiene varios efectos secundarios, incluyendo convulsiones y latidos irregulares.

“Muchos hospitales de Estados Unidos están utilizando actualmente la hidroxicloroquina como terapia de primera línea para los pacientes hospitalizados con COVID-19, a pesar de que los datos clínicos que respaldan su eficacia son extremadamente limitados”, dijo en una declaración el Dr. Wesley Self, médico de medicina de emergencia del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt y líder del ensayo. “Por lo tanto, se necesitan urgentemente datos sobre la hidroxicloroquina para el tratamiento de COVID-19 para que se informen en la clínica práctica”.

Otros investigadores también están realizando ensayos sobre la hidroxicloroquina. La Universidad de Minnesota anunció el mes pasado un estudio de 1500 pacientes en hospitales de todo el país entre aquellos que tuvieron una exposición de alto riesgo a pacientes con COVID-19 confirmado, pero que no tienen síntomas de la enfermedad.

Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Washington en Seattle y Langone Health de la Universidad de Nueva York lanzaron un ensayo para probar la droga este mes, con el objetivo de inscribir a 2000 personas que han estado en contacto cercano con casos sospechosos o confirmados de COVID-19 pero que no muestran ningún síntoma.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Residentes de Wuhan sienten desesperanza en medio del brote del virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS