Entró en vigor la ley que impide comprar tabaco a menores de 21 años en California

09 de Junio de 2016 Actualizado: 09 de Junio de 2016

Este jueves 9 de junio, entró en vigencia una nueva ley aprobada en marzo en California, que prohíbe la venta de tabaco a menores de 21 años.  Esto hace que sea el segundo estado -después de Hawaii- en imponer esta restricción en Estados Unidos.

La regulación se aplica a los tradicionales cigarros, tabaco de mascar y también a los modernos cigarrillos electrónicos, que se reclasifican como tabaco.

El senador demócrata Ed Hernández, quien fue impulsor de la iniciativa para elevar la edad para fumar, señaló que esta medida salvará vidas porque provocará que menos adolescentes comiencen a consumir tabaco.

Aseguró además que la “feroz” oposición de la industria tabacalera a este proyecto de ley muestra que su modelo de negocio se basa en “promocionar y vender este veneno a nuestros niños”.

Anteriormente la restricción para comprar tabaco era hasta los 18, pero como la idea es alejar a los jóvenes del hábito de fumar y según un estudio del Instituto de Medicina, el 90% de los fumadores adquiere el hábito antes de los 19 años, se implementó esta nueva legislación que hoy entraría en vigor.

Cigarros electrónicos, prohibidos a menores de 18 por Ley Federal

Las empresas de cigarrillos electrónicos, que en un momento se presentaban como la “solución” al problema del tabaquismo, hoy también se encuentran en riesgo en EE.UU.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) prohibió la venta de cigarrillos electrónicos a menores de 18 años deberán mostrarse advertencias sobre los efectos para la salud de estos productos, cuya venta se ha extendido en los últimos años. Esto marca la primera regulación federal sobre estos productos y sería una norma histórica.

“En la medida en que el consumo de cigarrillo en menores de 18 años descendió, el uso de otros productos de nicotina, incluyendo los cigarrillos electrónicos, aumentó drásticamente”, dijo Silvya Burwell, secretaria federal de salud.

“Es un paso importante en la lucha por tener una generación libre de tabaco y nos ayudará a ponernos al día con los cambios del mercado, a establecer reglas que protejan a nuestros jóvenes y a dar a los adultos la información que necesitan para tomar decisiones”, agregó.

TE RECOMENDAMOS