Equipo de Fauci intervino contra acusaciones sobre fuga de laboratorio, según correos electrónicos

Por JEFF CARLSON Y HANS MAHNCKE
03 de Junio de 2021
Actualizado: 03 de Junio de 2021

Análisis de noticias

Los principales funcionarios de salud de EE.UU., incluido Anthony Fauci, se apresuraron a fines de enero de 2020 para responder a los informes públicos sobre una posible conexión entre COVID-19 y el Instituto de Virología de Wuhan en China.

La información sobre su respuesta procede del análisis a más de 3000 páginas de correos electrónicos pertenecientes a Fauci, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que se hicieron públicos en virtud a la Ley de Libertad de Información. Los correos proporcionan una detallada cronología de los acontecimientos.

Los correos electrónicos sugieren que los funcionarios estaban preocupados por la participación anterior de EE.UU. con el laboratorio. Los correos también sugieren que los funcionarios tenían conocimiento de las declaraciones públicas, realizadas por el director del laboratorio de Wuhan, sobre el uso de fondos de EE.UU. para investigaciones controvertidas realizadas allí.

Tras las conversaciones de los funcionarios, las plataformas de redes sociales, los funcionarios de salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reprimieron activamente la discusión pública sobre una posible filtración del virus procedente del laboratorio.

31 de enero de 2020

Fauci recibió un correo electrónico a las 8:43 p.m. (p. 3229) por un asociado, Greg Folkers, de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la agencia federal responsable de la investigación en salud pública. El correo electrónico no tenía texto y solo alojaba un artículo extenso que había sido publicado en la revista Science esa noche.

El artículo, escrito por Jon Cohen, fue una de las primeras historias que describió cómo los científicos trabajaban frenéticamente en “genomas virales” para “comprender el origen de 2019-nCoV”.

El artículo se centró en la teoría de que el virus se originó en un mercado de mariscos de Wuhan, y el autor se esforzó por descartar la teoría de fugas de laboratorio, señalando que las secuencias virales “derriban la idea de que el patógeno proviene del instituto de virología en Wuhan”.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en Capitol Hill, en Washington, el 26 de mayo de 2021. (Sarah Silbiger-Pool/Getty Images)

Sin embargo, el autor señaló que “las preocupaciones sobre el instituto son anteriores a este brote”, y también detalló cómo un científico “en 2015 criticó un experimento en el que se hicieron modificaciones a un virus similar al SARS, que circula en murciélagos chinos, para ver si tenía el potencial para causar enfermedades en los seres humanos”.

El experimento citado en el artículo de Science fue más detallado en un artículo del 9 de noviembre de 2015 en la revista Nature sobre experimentos de ganancia de función, un proceso por el que los virus se hacen deliberadamente más virulentos con el fin de predecir enfermedades emergentes- proceso que se estaba llevando a cabo en el laboratorio de Wuhan utilizando “virus quiméricos” en ratones.

Los autores del artículo, incluido el director del laboratorio de Wuhan, Shi Zhingli, señalaron que su investigación se inició antes de que el gobierno de EE.UU. introdujera una moratoria en la investigación de ganancia de función. Agregaron que su documento “ha sido revisado por la agencia financiadora” y, lo que es más importante, que “se solicitó la continuación de estos estudios, y esto fue aprobado por los NIH”.

Trabajadores dentro del laboratorio P4 de Wuhan, en China, el 23 de febrero de 2017. (Johannes Eisele/AFP a través de Getty Images)

El artículo también señaló que “la investigación en este manuscrito fue apoyada con subvenciones del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas”, la organización que dirige Fauci, así como por la organización matriz del NIAID, los NIH.

Después de recibir el correo electrónico de su colega de los NIH a las 8:43 p.m., el 31 de enero de 2020 (p. 3,229), Fauci envió el artículo de Science a John Mascola, de los NIH, a las 9:47 p.m. (p. 3229), señalando: “Aquí está el artículo de Jon Cohen”.

Dos minutos más tarde (p. 3,187), Fauci también envió el artículo a Jeremy Farrar, director de una organización sin fines de lucro británica y a Kristian Andersen, profesor de Scripps Research, diciéndoles: “Esto acaba de salir hoy. Puede que lo hayas visto. Si no es así, es de interés para la discusión actual”.

No está claro por qué Fauci eligió ponerse en contacto con Farrar y Andersen, ninguno de los cuales trabajaba para Fauci ni para los NIH, pero, en los días siguientes, ambos se convirtieron en fuerzas principales en los esfuerzos por disipar la teoría de las fugas de laboratorio. En marzo de 2020, Andersen fue coautor del artículo de gran influencia “El origen proximal del SARS-CoV-2“, que sigue siendo ampliamente citado como prueba de origen natural del virus. Andersen y sus coautores recibieron financiación tanto de los NIH como de la organización de Farrar.

Fauci también envió el artículo por correo electrónico a Robert Kadlec, de la Oficina del Subsecretario de Preparación y Respuesta (ASPR) del HHS, a las 9:49 p.m. (p. 3,222), diciéndole: “Bob: Esto acaba de salir hoy. Da una vista equilibrada. Un saludo, Tony”.

A las 10:32 p.m. (p. 3,187) esa noche, Fauci recibió una respuesta por correo electrónico de Andersen, quien reconoció haber recibido el artículo y señaló una observación que hizo.

Andersen dijo: “Las características inusuales del virus constituyen una parte realmente pequeña del genoma (<0,1 por ciento), por lo que hay que observar muy de cerca todas las secuencias para ver que algunas de las características (potencialmente) parecen diseñadas”.

Más temprano ese día, sin embargo, Andersen había enviado un tweet refutando la teoría del senador Tom Cotton (R-Ark.) de que el virus podría provenir del laboratorio de Wuhan, diciendo: “Los análisis son completamente defectuosos y erróneos. Pueden ser ignorados con seguridad”.

1 de febrero de 2020

A la mañana siguiente, a las 7:29 a.m. (p. 3221), el 1 de febrero de 2020, Fauci envió a Hugh Auchincloss, subdirector principal del NIAID, el artículo de Nature de 2015 que detallaba los experimentos de ganancia de función y la financiación de los NIH. Incluyó un mensaje escrito enérgicamente, diciendo: “Es esencial que hablemos sobre este MA. Mantenga su teléfono celular encendido”. Fauci le indicó a Auchincloss: “Lea este documento y el correo electrónico que le enviaré ahora”.

“Tendrás tareas hoy que debes hacer”, escribió.

El artículo de Nature fue referenciado indirectamente en el artículo recientemente publicado por Cohen. Treinta y cinco segundos más tarde (p. 3.215), Fauci siguió enviándole a Auchincloss el artículo de Science recién publicado que le había sido remitido la noche anterior.

Peter Daszak, miembro del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga los orígenes del COVID-19, habla con los medios de comunicación al llegar al Instituto de Virología de Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 3 de febrero de 2021. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

En 2014, el NIAID de Fauci había otorgado una subvención de USD 3.7 millones a la EcoHealth Alliance, con sede en Nueva York, encabezada por Peter Daszak. Según Francis Collins de los NIH, algunos de los fondos de la subvención “fueron a Wuhan” como parte de “un subcontrato de EcoHealth”.

La administración Obama, en 2014, había establecido una moratoria en la investigación de ganancia de función debido a su riesgo inherente. Es probable que la investigación de 2015, en el artículo que Fauci remitió a Auchincloss, hubiera estado sometida a la prohibición.

A las 8:19 a.m. (p. 3210), Fauci envió el artículo de Nature a Lawrence Tabak, de los NIH, en un correo electrónico marcado como “IMPORTANTE”. Fauci simplemente le dijo a Tabak: “Aquí está”.

Aproximadamente dos horas después, a las 10:34 a.m. (p. 3,197), Farr envió un correo electrónico grupal, anunciando una conferencia telefónica a las 2:00 p.m. El correo electrónico de Farrar señaló que “la información y la discusión se manejarán con total confidencialidad y no se compartirán hasta que se llegue a un acuerdo sobre los próximos pasos”.

En el correo electrónico se incluyó una breve agenda que incluía los elementos “Introducción, enfoque y resultados deseados” y “Resumen y próximos pasos”. Incluyendo a Farrar, había un total de 13 personas incluidas en la agenda de la teleconferencia.

Poco después del correo electrónico de Farrar en la conferencia telefónica, Auchincloss respondió a Fauci a las 11:47 a.m. (p. 3.206) en un hilo de correo electrónico con el asunto “Continuación”. Esta cadena de correos electrónicos difería de la que había iniciado Fauci cuando envió los dos artículos esa misma mañana.

Auchincloss señaló: “El documento que me envió dice que los experimentos se realizaron antes de la pausa de ganancia de función, pero desde entonces han sido revisados y aprobados por los NIH. No estoy seguro de lo que eso significa, ya que Emily está segura de que ningún trabajo de Coronavirus ha pasado por el marco P3. Ella tratará de determinar si tenemos algún vínculo lejano con este trabajo en el extranjero”.

“Marco P3” se refiere al Marco P3CO del HHS (Marco del HHS para guiar las decisiones de financiamiento sobre investigaciones propuestas que involucran patógenos pandémicos potenciales mejorados), que se utiliza para orientar las decisiones de financiación del HHS y de los NIH. Parece que Auchincloss estaba discutiendo la afirmación de los investigadores del laboratorio de Wuhan de que los experimentos de ganancia de función habían sido aprobados.

Fauci respondió al correo electrónico de Auchincloss de manera muy sencilla a las 12:51 p.m. (p. 3.206), señalando solo: “De acuerdo. Esté atento”.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, llega al edificio de oficinas de Rayburn House para una audiencia, en Washington, el 31 de julio de 2020. (Drew Angerer/Getty Images)

A la 1:13 p.m. (p. 3.197), Farrar envió otro correo electrónico relacionado con la teleconferencia pendiente de las 2:00 p.m., diciendo: “Kristen y Eddie han compartido esto y lo hablarán en la llamada. Gracias. Espero que ayude a enmarcar las discusiones”. Kristen parece ser Kristian Andersen, a quien luego se refiere como KA.

Debido a las redacciones, no se sabe a qué se refería Farrar cuando dijo: “compartido”.

A la 1:34 p.m. (p. 3.197), Fauci reenvió el correo electrónico de Farrar a Tabak, avisándole de la teleconferencia de las 2:00 p.m., simplemente anotando: “FYI”.

A la 1:43 p.m. (p. 3,172), Marion Koopmans, que supervisa un laboratorio holandés que anteriormente estaba involucrado en experimentos de ganancia de función, envió un correo electrónico a Farrar, Fauci y otros miembros de la llamada. El cuerpo del correo electrónico de Koopmans está completamente tachado (cubierto de negro para que no se vea el texto).

Exactamente al mismo tiempo que Koopmans envió ese correo electrónico (p. 3,187), Fauci respondió al correo electrónico de Andersen, que había señalado previamente que “uno tiene que mirar realmente de cerca todas las secuencias para ver que algunas de las características (potencialmente) parecen diseñadas”. Fauci simplemente escribió: “Gracias, Kristian. Hablamos pronto en la llamada”.

La teleconferencia aparentemente comenzó a las 2:00 p.m., como estaba planeado. A las 2:56 p.m. (p. 3,172), durante la teleconferencia, Farrar envió un correo electrónico a cuatro de las 13 personas que se cree que estaban en la llamada, incluido Fauci, preguntando: “¿Puedo sugerir que cerremos la llamada y luego volver a conectarnos? ¿Solo por 5 o 10 minutos?”

A las 3:03 p.m. (p. 3,172), Fauci respondió directamente a la solicitud de Farrar con un simple “sí”. A las 3:07 p.m. (p. 3,167), Farrar parece haberse reincorporado a la llamada, enviando un correo electrónico que decía algo confuso, “Me he reincorporado, así que hay una línea abierta si hay alguna ayuda para reincorporarse”.

La teleconferencia termina en algún momento después de este punto y antes del siguiente correo electrónico, que se envía a las 3:50 p.m.

El correo electrónico de las 15:50 (p. 3,167), enviado por Collins, parece referirse al jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y dice “Hola Jeremy, puedo estar disponible en cualquier momento 24/7 para la llamada con Tedros. Sólo tienes que decírmelo. Gracias por tu liderazgo en este tema tan crítico y sensible. Francis”.

Poco después, Farrar envió un correo electrónico a las 3:59 p.m. (p. 3,133) a todo el grupo, agradeciendo su participación. Farrar señaló: “Claramente hay mucho que entender, entender [sic] en esto. Esta llamada fue muy útil para escuchar algunos de nuestros conocimientos actuales y las muchas lagunas en nuestro conocimiento”.

Luego siguió una gran sección tachada. Farrar cerró diciendo: “Espero que sea un enfoque razonable, por favor envíe sus pensamientos o sugerencias. Una vez más, gracias por dedicar tiempo durante un fin de semana y por una discusión tan informada sobre un tema complejo. Gracias y mis mejores deseos, Jeremy”.

Hay varios correos electrónicos más breves y cordiales.

2 de febrero de 2020

A las 3:30 a.m. (p. 3130), Ron Fouchier envió un correo electrónico a destinatarios desconocidos, agradeciendo a Farrar por la “útil teleconferencia” e incluyó una sección titulada “Notas de Ron”. La sección de notas abarca más de dos páginas completas y está completamente tachada.

Farrar respondió a Fouchier, diciendo “Gracias Ron”, seguido de un párrafo tachado. El mensaje de Farrar cerró con “Pensamientos sobre eso muy bienvenidos”.

Farrar luego envió un correo electrónico a las 4:48 a.m. (p. 3,128) a Andrew Raumbaut y a los demás asistentes del grupo de la teleconferencia. Farrar señaló que “este es un tema muy complejo”. Este comentario fue seguido por una sección largamente tachada. Farrar cerró con “Sugiero que no entremos en una discusión científica adicional aquí, sino que esperemos a que se establezca ese grupo”.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, da una rueda de prensa en la sede de la OMS, en Ginebra, el 24 de febrero de 2020. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

El director de los NIH, Collins, envió un correo electrónico a Farrar a las 5:27 a.m. (p. 3,128) indicando que estaba disponible “para llamar a Tedros”.

“Avíseme si puedo ayudarlo a atravesar su matorral de protectores”, escribió. El correo electrónico tenía copia para Fauci y Lawrence Tabak.

A las 7:13 a.m. (p. 3,126), Collins envió un correo electrónico a Farrar, Fauci y Tabak, señalando: “Realmente aprecio que pensemos en las opciones…” Esta entrada va seguida de una línea tachada.

A las 11:28 a.m. (p. 3,125), Farrar envió un correo electrónico a Fauci y a Collins, con copia a Tabak. Farrar compartió con los demás: “Tedros y Bernhard aparentemente han entrado en cónclave…. necesitan decidir hoy en mi opinión. Si se equivocan, agradecería una llamada con usted más tarde esta noche o mañana para pensar cómo podemos avanzar”.

Al final del correo electrónico, Farrar agregó una referencia al sitio de noticias online, ZeroHedge, que acababa de publicar un artículo sobre la posibilidad de que el coronavirus saliera de un laboratorio.

El día después del mensaje de Farrar, el portal ZeroHedge fue prohibido en Twitter.

Aunque no se sabe qué le dijeron o preguntaron al director de la OMS, Tedros, el 3 de febrero de 2020, emitió su “Informe del Director General“, que incluía un llamado para “combatir la propagación de rumores y desinformación”.

Durante su discurso, Tedros anunció: “Hemos trabajado con Google para asegurarnos de que las personas que buscan información sobre el coronavirus vean la información de la OMS en la parte superior de sus resultados de búsqueda. Las plataformas de redes sociales como Twitter, Facebook, Tencent y TikTok también han tomado medidas para limitar la difusión de información errónea”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS