¿Es esta la última oportunidad de los conservadores latinoamericanos?

Con una China en ascenso y otros malos actores en sus costas, esta podría ser la última oportunidad de América Latina para un progreso duradero. Es hora de que la nueva derecha en América Latina esté a la altura de las circunstancias.

Por Joseph M. Humire
22 de Mayo de 2023 4:10 PM Actualizado: 22 de Mayo de 2023 4:10 PM

La racha ganadora de la izquierda en las carreras presidenciales latinoamericanas se detuvo el 30 de abril con la elección de Santiago Peña, economista y miembro conservador del gobernante Partido Colorado de Paraguay. La elección de Peña les da a los latinoamericanos de centro-derecha razones para esperar que la marea se esté volviendo contra la ola socialista que ha barrido la región en los últimos años.

Antes de la victoria de Peña, cinco de las últimas seis elecciones presidenciales en América Latina han sido para líderes de izquierda, muchos de los cuales muestran signos de autoritarismo y antiamericanismo rabioso.

El presidente colombiano, Gustavo Petro, eliminó a los políticos moderados de su gobierno de coalición el día después de celebrar una conferencia internacional para blanquear el régimen criminal de Maduro en Venezuela. La presidenta hondureña, Xiomara Castro, abandonó Taiwán en favor de la China comunista. El nuevo presidente electo de Brasil, Lula da Silva, viajó a Beijing para promover el fin del dominio del dólar estadounidense en el comercio mundial y luego criticó el apoyo occidental a Ucrania contra la agresión rusa.

Y eso fue apenas el mes pasado.

Muchos votantes que empujaron la palanca a favor de estos líderes izquierdistas ahora se dan cuenta de que eligieron mal. Los empresarios latinoamericanos de las cinco economías más grandes de la región, incluidas Colombia y Brasil, retiraron aproximadamente USD 137,000 millones de sus países en 2022. Y en 2023, según fuentes de la Patrulla Fronteriza y Aduanas, los colombianos se convirtieron en la segunda nacionalidad más grande que llega a la frontera sur de EE.UU. La fuga de capitales y la migración hacia el exterior son las consecuencias directas de las políticas de izquierda de Petro y Lula.

Pero en otros lugares, las cosas están empezando a cambiar.

En un golpe al presidente izquierdista Gabriel Boric, los chilenos votaron abrumadoramente el 7 de mayo por los partidos conservadores para redactar una nueva Constitución. En las próximas elecciones presidenciales en Guatemala y Argentina a finales de este año se podría ver ganar a los candidatos conservadores. ¿Podría ser este el comienzo de un cambio hacia la derecha en el hemisferio?

Aproximadamente entre 2012 y 2018, América Latina vio llegar al poder al menos a diez presidentes proempresariales y proestadounidenses. Se centraron en arreglar las carteras financieras de sus países y fortalecer las relaciones con Estados Unidos. Salvo Perú, que tuvo seis presidentes en seis años, todos ellos terminaron sus mandatos con un balance nacional más saneado. Pero eso no se tradujo en popularidad. A excepción del brasileño Jair Bolsonaro, la mayoría de estos presidentes conservadores terminaron su mandato con índices de aprobación más bajos que cuando comenzaron. Les sucedieron candidatos de extrema izquierda.

Entre los muchos errores cometidos por los conservadores de América Latina está que se centraron demasiado en las políticas y no lo suficiente en los mensajes populares. El resultado fue que sus países fueron víctimas de brutales campañas de desinformación que fomentaron disturbios organizados y protestas violentas. En 2019, un simple aumento de cuatro centavos en las tarifas del transporte público chileno provocó violencia, la destrucción de la infraestructura del país y, en última instancia, la elección de un marxista de treinta y cinco años. Algo similar sucedió en Colombia.

El análisis forense digital encontró que la desinformación extranjera representó al menos el 30 por ciento del ruido en Internet durante las protestas chilenas de 2019. El mismo plan se siguió en Colombia en 2021, donde la injerencia de Venezuela y Rusia exacerbó la crisis. Estas campañas en el extranjero debilitaron irreversiblemente a los gobiernos conservadores de Colombia y Chile, quienes confiaron en estrategias de reelección convencionales frente a una amenaza no convencional. Ambos gobiernos fueron reemplazados por mandatarios de izquierda.

Los políticos radicales de izquierda capitalizaron estos errores utilizando redes no estatales para afianzar su poder. Incluso después de dejar el cargo, autócratas como el ecuatoriano Rafael Correa o el boliviano Evo Morales siguieron siendo poderosos. Sus movimientos de base sobre el terreno alineados horizontalmente atacaron persistentemente a sus sucesores, lo que les permitió controlar la narrativa política. Las victorias de la izquierda en América Latina han llevado a un realineamiento geopolítico hacia China, Rusia e Irán.

Desafortunadamente, no está claro que los conservadores latinoamericanos hayan aprendido estas lecciones. Al día siguiente de ganar la presidencia, Peña de Paraguay reconoció a los peores dictadores de América Latina y a sus clientes rusos, chinos e iraníes en Caracas y La Habana.

Si la nueva derecha de América Latina retomara y mantuviera el poder en toda la región, deberá adoptar una visión política que abarque la libertad individual y la libertad económica, al tiempo que priorice la soberanía nacional y la seguridad nacional. Eso no es consistente con coquetear con las ambiciones neoimperialistas de China. La mitad de la región menciona a la República Popular China como su principal socio comercial, pero eso no significa que deba aceptar su coerción económica. Para América Latina, crear distancia con China al priorizar las relaciones con Occidente y Taiwán no es solo de interés nacional de EE.UU., es fundamental para su propia soberanía y estabilidad.

En resumen, la migración masiva, el crimen y la violencia, la inflación, la pobreza y la inseguridad alimentaria van en aumento en América Latina. Pero también lo es una nueva conciencia conservadora que anhela nuevos líderes.

Paraguay, Guatemala y Argentina tienen la oportunidad de corregir el error en 2023. Con una China en ascenso y otros malos actores en sus costas, esta podría ser la última oportunidad de América Latina para un progreso duradero. Es hora de que la nueva derecha en América Latina esté a la altura de las circunstancias.

Joseph M. Humire es el director ejecutivo del Center for a Secure Free Society (SFS) y miembro visitante del Centro Allison de Política Exterior de la Fundación Heritage.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.