Es hora de que Estados Unidos despierte a las amenazas del régimen chino, dice experto

Por Jan Jekielek
08 de Abril de 2020
Actualizado: 08 de Abril de 2020

Estados Unidos deberían reevaluar su relación con el régimen chino, que permitió que un patógeno mortal se extendiera por todo el mundo, paralizando las economías, según el experto en China Gordon Chang.

El encubrimiento del virus por parte del régimen chino es parte de una estrategia para preservar su dominio y ha puesto en relieve cómo las acciones de Beijing son una amenaza para el mundo libre, dijo Chang a The Epoch Times.

“Este es el momento en que creo que los estadounidenses se están empezando a dar cuenta del desafío de la maldad de China a EE. UU. y la naturaleza fundamental de su ataque”, dijo.

Encubrimiento

A mediados de diciembre habían surgido pruebas de que el virus se podía propagar entre los humanos. Los médicos de Wuhan expresaron su alarma tras ver un repentino aumento en los casos; algunos, como Ai Fen y Li Wenliang, advirtieron a sus colegas sobre una nueva forma de neumonía que se estaba propagando entre los pacientes.

El régimen chino silenció a esos médicos y afirmó que el virus se podía “contener” y “controlar”. El 14 de enero, la Organización Mundial de la Salud, mencionando a los funcionarios chinos, anunció que no había pruebas claras de transmisión entre humanos. Estados Unidos reportó su primer paciente seis días después, el mismo día que un afamado pulmonólogo chino reconoció que el virus podía propagarse entre los humanos.

En otros tres días, las autoridades de Wuhan cerraron la ciudad, pero no antes de que unos 5 millones de personas viajaran a otras partes de China o a países extranjeros antes de las festividades del Año Nuevo chino, propagando el virus inadvertidamente. Un estudio realizado en marzo estimó que el 86% de todas las infecciones en Wuhan antes del cierre no se habían documentado.

“La culpabilidad aquí es real. Se podría decir que fue imprudente, se podría decir que fue intencional. Podrían haber advertido al mundo. No lo hicieron. De hecho, trataron de desanimar al mundo”.

Cambio intencional de su imagen global

Como su fracasada respuesta inicial condujo a una crisis cada vez mayor, el régimen vio la oportunidad de cambiar su imagen.

En un tweet ahora famoso, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino especuló que el Ejército de Estados Unidos pudo haber sido el responsable de llevar el virus a Wuhan.

El Departamento de Estado de Estados Unidos convocó más tarde al embajador chino y realizó una llamada a un alto diplomático chino a través del tweet.

“No hemos escuchado al Ministerio de Relaciones Exteriores de China pedir disculpas a Estados Unidos por ese falso tweet incendiario y peligroso”, dijo Chang. “Hasta que no recibamos esa disculpa, sabemos que no ha habido un cambio fundamental en el punto de vista dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores, o incluso del propio Partido Comunista”.

En un esfuerzo por erigirse como el líder mundial en la lucha contra el brote, el régimen chino envió a expertos médicos y solicitó suministros médicos a los países afectados por el virus.

Un artículo del 26 de marzo en la agencia oficial de noticias Xinhua, por ejemplo, describió la ayuda extranjera como “conmovedora” y “combustible entregado en la nieve”. “La ayuda china a través de miles de kilómetros está captando la atención del mundo”, dijo.

Un comentario del medio de comunicación chino Xinhua del 7 de abril también afirmó que el régimen “ha sido abierto, transparente y responsable en todos sus esfuerzos”.

En sus esfuerzos propagandísticos, dijo Chang, el régimen está “tratando de reescribir no solo la historia, sino como dice la gente, está tratando de reescribir el presente”.

No todos los esfuerzos de publicidad han tenido éxito. España, Turquía y Holanda han retirado el equipo chino después de verificar que era defectuoso o de muy baja calidad.

Las ambiciones del Partido Comunista Chino

La administración estadounidense ha intensificado recientemente su escrutinio sobre los proyectos chinos apoyados por el Estado. La Iniciativa del “Cinturón y la Ruta” (Belt and Road) de Beijing, su ambicioso plan para construir proyectos de infraestructura en Europa, África y el centro y sudeste de Asia, ha sido criticado por el Departamento de Estado de EE. UU. por atrapar a los países en desarrollo con una fuerte deuda.

Las iniciativas del régimen chino tienden a ser egoístas y “están destinadas a forzar a las naciones a un estado dependiente”, dijo Chang.

Para los responsables políticos de Estados Unidos, este debería ser el momento de reconocer estas amenazas de larga data del régimen chino y cortar los lazos económicos con él, dijo.

“Creo que llegaremos a la conclusión de que no puede haber una coexistencia pacífica a largo plazo con China”, dijo. “O es la República Popular China, o los Estados Unidos de América. No ambos”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Estallan disturbios en China cuando la gente intentaba salir de Hubei

TE RECOMENDAMOS