¿Es Joe Rogan una amenaza para la salud pública?

Por John Mac Ghlionn
21 de Enero de 2022 2:41 PM Actualizado: 21 de Enero de 2022 4:46 PM

Comentario

Bueno, ¿lo es? Según una “coalición de científicos, profesionales de la medicina, profesores y comunicadores científicos que abarcan una amplia gama de campos como la microbiología, la inmunología, la epidemiología y la neurociencia”, la respuesta es definitivamente sí.

El grupo, formado por 270 personas, escribió recientemente una carta abierta a Spotify, sede de “The Joe Rogan Experience”, uno de los mayores podcasts del planeta.

¿Por qué?

Ellos quieren que los ejecutivos de Spotify “tomen medidas contra los eventos de desinformación masiva que siguen ocurriendo en su plataforma”. Según los expertos, “Spotify tiene la responsabilidad de mitigar la propagación de la desinformación en su plataforma, aunque actualmente la empresa no tiene una política de desinformación”.

La carta, redactada de forma contundente, abunda en la indignación moral y acusa a Rogan de dañar “la confianza del público en la investigación científica” y de sembrar la duda en la credibilidad de “las orientaciones basadas en datos que ofrecen los profesionales de la medicina”.

En realidad, es mucho más fácil señalar con el dedo al Sr. Rogan que a uno de los suyos, como por ejemplo el Dr. Anthony Fauci. Permítanme preguntarles lo siguiente: ¿quién ha hecho más daño a la confianza del público en la investigación científica, Rogan o Fauci, un hombre que parece haber mentido bajo juramento?

Esto no quiere decir que Rogan sea un santo. No lo es. Ninguno lo es. Pero el hombre de 54 años empuja en la dirección de la verdad. A veces se queda corto. Cuando lo hace, se disculpa. Eso es más de lo que se puede decir de los medios de comunicación convencionales, los principales rivales de Rogan.

En este momento, hay un esfuerzo concertado para acabar con el influyente comediante, podcaster y comentarista de la UFC. Pero Rogan ya ha pasado por esto. Es resistente. Ha superado obstáculos mayores que una carta firmada por miembros de la comunidad científica. En el pasado, ha sido tachado de “racista” y “misógino”. Como he demostrado en un ensayo anterior, no es ninguna de las dos cosas.

De hecho, es un hombre decente y valiente. No se equivoquen, Rogan es valiente. Enfrentarse a los medios de comunicación y denunciar a los miembros del gobierno de Estados Unidos con regularidad —incluyendo al mencionado Fauci y al presidente— requiere un gran grado de valentía.

Para algunos, Rogan no es más que un podcaster con afición a la polémica. Sin embargo, es mucho más. Un defensor de la libertad de expresión. Rogan cree que la única manera de derrotar una mala idea es con otra mejor. Él ha argumentado en el pasado que la cultura de la cancelación es perjudicial para la sociedad.

Él tiene razón.

Para que una sociedad funcione correctamente son necesarios los debates sanos. Esto es lo que Rogan persigue. Por desgracia, sus oponentes no están interesados en el debate. En cambio, están interesados en silenciar a Rogan. Están interesados en presionar a Spotify para que cancele su programa. Afortunadamente, es poco probable que el gigante del streaming ceda.

En realidad, Rogan no es una amenaza para la salud pública. Es una amenaza para la narrativa dominante, especialmente la narrativa sobre el COVID-19 y la amenaza que supone para la sociedad en general.

Rogan ha sido llamado un “antivacunas”, término utilizado por los medios de comunicación para desacreditar a los críticos. Contrariamente a la creencia popular, no lo es. De hecho, si las personas que lo critican se tomaran el tiempo de escuchar su podcast, verían que es un defensor del consentimiento informado, al igual que el Dr. Robert Malone, un hombre al que recientemente tuvo en su programa.

El consentimiento informado implica notificar a la gente los riesgos, así como los beneficios, que proporcionan las vacunas. Rogan, al igual que Malone, no es un hombre irracional. Cree que la gente debe vacunarse, pero solo si lo desea. Las vacunas, argumenta, no deberían ser obligatorias. Él cree que la gente debería usar mascarillas, aunque, de nuevo, solo si lo desea. Las mascarillas, como las vacunas, no deberían ser obligatorias. Rogan, padre de unas niñas pequeñas, ha cuestionado la idea de vacunar a sus hijas y con buena razón.

Observe con detenimiento, la verdadera amenaza para la sociedad son los vendedores ambulantes de información sin respaldo de los hechos y el miedo. De lo último, un supresor conocido del sistema inmunológico, ha sido utilizado como arma para mantener a las masas obedientes y en gran parte confinadas en sus casas. Lo mismo, por supuesto, podría decirse de lo primero. Uno puede respetar lo que representa Rogan sin ser fanático de su podcast.

Él defiende lo que miles de millones de personas de todo el mundo desean desesperadamente: la verdad y la libertad. No es una amenaza para nadie más que para los que temen una alteración del statu quo. Ya arrojaron por la ventana a un buen hombre, el Dr. Robert Malone. Ahora intentan hacer lo mismo con Joe Rogan.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.