Es oficial: China vendió U$S 94 mil millones de bonos del Tesoro en agosto

08 de Septiembre de 2015 Actualizado: 08 de Septiembre de 2015

Desde la devaluación del yuan a mediados de agosto, el mercado supo que China tenía que vender parte de su enorme cantidad de reservas de divisas para evitar que su moneda se deslice aun más. La única pregunta era, ¿cuánto?

La mañana del lunes 7 de septiembre, el Banco Popular de China (BPCh) anunció que redujo en U$S 94 mil millones la reserva de divisas, la cual ahora está en U$S 3.557 billones. Ya se redujo U$S 286 mil millones en lo que va del año y U$S 421 mil millones desde su pico de marzo de 2014.

Esto confirma la mayoría de las estimaciones de una reducción de U$S 100 mil millones, aunque Goldman Sachs dijo que el número real podría ser mayor. “Se podrían haber subestimado las ventas de las reservas de divisas en alrededor de U$S 20 mil millones, dado el efecto de valoración de la moneda”, dijo la compañía en una nota.

El número es terriblemente grande para un solo mes.

Debido al movimiento del tipo de cambio durante el período, China podría haber vendido U$S 114 mil millones, pero habría recuperado parte debido a las posiciones denominadas en otras monedas que aumentaron su valor.

De cualquier manera, el número es terriblemente grande para sólo un mes. Si las ventas siguen así, estaremos ante otros U$S 400 mil millones hasta el final del año, con posibles efectos secundarios en los mercados occidentales.

Alto impacto

Si todo sigue en igualdad de condiciones, los precios de los bonos del Tesoro deberían disminuir y los rendimientos deberían subir si los chinos siguen vendiendo de este modo. Citigroup estima que cada U$S 500 mil millones de bonos a 10 años que se venden deben aumentar los rendimientos en aproximadamente un 1 %.

Esto es negativo para las acciones, pues se comparan con la denominada tasa libre de riesgo de los bonos del Tesoro. Cuanto mayor sea la tasa de los bonos del Tesoro, menor será el incentivo para comprar acciones de mayor riesgo.

Si bien el impacto sobre las acciones sería negativo en cualquiera de los casos, algunos analistas creen que toda la situación y la inestabilidad en China podrían obligar a los inversores a comprar activos más seguros, como los bonos del Tesoro, absorbiendo toda la oferta proveniente de China.

En este tipo de escenario de riesgo tal vez la Fed no bajaría las tasas y en su lugar pondría en marcha una nueva ronda de flexibilización cuantitativa. También hay que señalar que apenas han habido nuevas emisiones del Tesoro por parte del gobierno federal en 2015, quitando presión a los bonos.

Batalla perdida

La mayoría de los economistas coinciden en que el yuan está entre un 15 y un 20 por ciento sobrevaluado, por lo que el Banco Popular de China tendría que asumirlo tarde o temprano , a menos que quiera quedarse sin reservas.

“Es insostenible en el largo plazo; el yuan está sobrevaluado en alrededor del 15 %”, escribió Sue Trinh del Royal Bank of Canada.

“Es costoso porque la intervención frecuente agotará las reservas extranjeras rápidamente y reforzará la liquidez del mercado interno”, escribió Zhou Hao del Commerzbank. Señala que la venta de activos del balance del Banco Popular de China en realidad reduce el balance general e influye negativamente en la liquidez interna.

Recientemente Rusia y hace mucho Inglaterra tuvieron muy malas experiencias al defender su moneda mediante la venta de reservas internacionales.

El rublo ruso comenzó a hundirse en el 2014 a causa de las sanciones económicas y la caída del precio del petróleo. El banco central ruso gastó miles de millones de dólares para detener la caída hasta que se dio por vencido, quedando alrededor de U$S 100 mil millones más pobre. ¿El resultado final? El rublo todavía se cotiza justo por debajo de su punto más bajo de 71 frente al dólar.

En 1992, el Banco de Inglaterra trató de proteger la libra contra la devaluación con la venta de 15 mil millones de libras esterlinas de las reservas de divisas en un solo día y quedo golpeada por el Mecanismo Europeo de Cambio, un precursor del euro. No  hace falta decir que la libra fue devaluada en el proceso.

Se ha demostrado una y otra vez que el mercado es simplemente mucho más grande que los bancos centrales, incluso en el caso de China.

Jeffrey Snider de Alhambra Investment Partners, dijo: “El flujo ha sido tremendo. No hay garantía de que esto se mantenga estable, y si las condiciones empeoran, podría crecer exponencialmente hasta desbordarse”.

TE RECOMENDAMOS