Es (semi) oficial: China vende bonos del Tesoro para respaldar la moneda

28 de Agosto de 2015 Actualizado: 30 de Agosto de 2015

A pesar de la dificultad, probablemente tramada, de un cinco por ciento en el mercado chino, se está volviendo cada vez más oficial de que el régimen chino perdió el control.

Según los informes de Bloomberg, personas conocedoras  confirmaron que China está vendiendo fuertemente bonos del Tesoro de Estados Unidos en el mercado con el fin de contener la devaluación del yuan que se inició hace dos semanas. Debido a que el volumen es tan grande, representantes chinos están hablando a sus homólogos estadounidenses para evitar la confusión en el mercado, con poco éxito.

Société Générale estima que la cantidad vendida en las últimas dos semanas es mayor de 100 mil millones de dólares, y si este ritmo continúa, podríamos ver ventas muy fácilmente de más de 500 mil millones en el año, muy superior a una estimación anterior de 304 mil millones de dólares. Esto podría tener un impacto sustancial en los rendimientos del Tesoro de Estados Unidos y por lo tanto de los mercados financieros.

Como se informó anteriormente en La Gran Época, este ejercicio es necesario y contraproducente al mismo tiempo. Por un lado, las empresas chinas, así como los bancos, los ciudadanos chinos, y los especuladores internacionales están moviendo dinero fuera de China (comprando en su gran mayoría dólares). Por otro lado, menos dólares están fluyendo adentro debido a exportaciones más bajas, así que nadie quiere cambiar dólares por yuanes.

Así que el Banco Popular de China tiene que intervenir y compensar parte del déficit mediante la venta de sus tenencias de divisas líquidas (bonos del Tesoro) y abastecer la balanza en el mercado yuan-dólar.

Esto ayuda porque evita que el yuan caiga entre un 10 a un  20 por ciento para alcanzar el equilibrio económico. La moneda tiene que permanecer relativamente estable para tener la oportunidad de ser incluido en la moneda de reserva mundial del Fondo Monetario Internacional.

Por otra parte, la venta de activos es deflacionario y por lo tanto no es bueno para los activos como acciones o bienes raíces. Es por ello que China ha estado imprimiendo dinero en el país para compensar el déficit. Irónicamente, la impresión de dinero en el país sólo añade más presión sobre la moneda y el ejercicio comienza de nuevo.

Desde una perspectiva internacional, la severa crisis del dólar en China y en otros lugares demuestra que todos estaban equivocados pensando que China podría tener una crisis financiera y el resto del mundo no se vería afectado. Eso puede haber sido el caso cuando la Reserva Federal estaba suministrando billones de dólares de liquidez a través de su programa de QE (expansión cuantitativa) y comprando bonos del Tesoro en el proceso.

QE (la expansión cuantitativa) se detuvo durante casi un año y los mercados del dólar así como los mercados del Tesoro están sintiendo el impacto. Los intereses no descendieron durante el último alboroto en el mercado de valores, lo que suelen hacer, precisamente porque China estaba vendiendo grandes cantidades de bonos del Tesoro, y podría ponerse mucho peor.

Si China sigue vendiendo al ritmo actual, Citigroup estima que podría aumentar artificialmente los rendimientos del Tesoro para bonos a 10 años en más de un uno por ciento, eso es mucho para un sistema financiero occidental que tal vez se acostumbró a  tasas bajas del banco central.

TE RECOMENDAMOS