Escasez de carne pone de relieve el exceso de regulación para pequeños agricultores y procesadores

Por Ivan Pentchoukov
30 de Abril de 2020 11:17 AM Actualizado: 30 de Abril de 2020 11:17 AM

En un extraño giro provocado por los cierres debido a la pandemia del virus del PCCh, los agricultores y ganaderos de todo el país están matando el ganado, tirando leche y rompiendo huevos, incluso cuando surgen advertencias sobre la inminente escasez de carne.

El problema radica en un puñado de gigantescas empresas de procesamiento de carne que reciben cerdos, vacas y pollos de las granjas, y los sacrifican, matan y embalan para que los estadounidenses finalmente compren esta carne en las tiendas de comestibles. Los brotes epidémicos de COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh, obligaron a algunas compañías a cerrar algunas plantas, mientras que otras están operando a una capacidad reducida, ya que algunos trabajadores llaman para avisar que están enfermos y otros se quedan en casa por temor a ser infectados.

Como resultado, la capacidad nacional de procesamiento de carne de cerdo se redujo en un 41 por ciento el 28 de abril, según Steve Meyer, economista de Kerns and Associates. La capacidad de la carne de vacuno se redujo aproximadamente en un 25 por ciento y la de pollo en un 7 u 8 por ciento.

El cuello de botella resultante está dejando a algunos ganaderos con pocas opciones para tratar con el ganado que los procesadores no pueden manejar. Algunos han recurrido a la eliminación de sus rebaños y bandadas para conservar los alimentos y hacer espacio para nuevos animales, lo que ha dado lugar a que los alimentos se desperdicien en medio de las advertencias de escasez de alimentos.

Si bien el atraso podría ser aliviado a escala local por los procesadores de carne más pequeños, los años de consolidación debido a las economías de escala en la industria de procesamiento de carne han dado lugar a que un puñado de empresas gigantescas manejen la gran mayoría del negocio. A la vez, las regulaciones federales, incluyendo el requerimiento de un inspector a tiempo completo del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en el lugar, hacen casi imposible que los procesadores de carne más pequeños permanezcan en el negocio sin ampliar su escala.

“Hay un puente entre el granjero y el supermercado”, dijo el representante Thomas Massie (R-Ky.) a The Epoch Times. “A lo largo de los años, hemos decidido reducirlo a un solo puente, y ese puente se está rompiendo y desmoronando. Hay puentes más pequeños, y necesitamos diversificar el tráfico a través de esos puentes más pequeños, que serían los miles de procesadores locales del país. El oleoducto está roto entre la granja y el supermercado”.

A diferencia de otros alimentos básicos, la carne es singularmente vulnerable a la interrupción de la cadena de suministro debido a la intensa concentración de la industria. Por el contrario, las panaderías de todo el país siguen siendo pequeñas y localizadas debido a la dificultad de enviar pan fresco a grandes distancias. Como resultado, si los trabajadores de una panadería se enferman, otra panadería puede recoger el negocio extra, según Christine Cochran, directora ejecutiva de la Fundación Grain Foods.

“En esta pandemia en particular, la panadería tiene una cobertura en términos de su riesgo. Incluso si tienes que cerrar una panadería debido a un problema laboral por COVID-19 tienes todas estas otras panaderías a las que puedes enviar la producción”, dijo Cochran a The Epoch Times. “Pero en la industria de la carne, hay mucha más concentración. Tienes estas instalaciones de procesamiento realmente grandes”.

Si bien los expertos difieren en cuanto a la magnitud de la escasez de carne que pueda producirse, todos están de acuerdo en que es probable que al menos se produzca cierta escasez en algunos lugares. El representante Massie opina que la escasez será amplia y a nivel nacional. “No se puede cerrar el 25 por ciento de la producción y esperar que no haya escasez”.

Sección de carne en un supermercado Netcost en Brooklyn el 28 de abril de 2020. (Petr Svab/The Epoch Times)

Otros, como Meyer y Gregory Conko, investigador principal del Competitive Enterprise Institute, esperan que las carencias sean localizadas y limitadas en el tiempo. Estados Unidos tiene cientos de millones de libras de carne almacenada en frío, señaló Conko, y añadió que aún más cantidad de suministro está llegando al mercado de la industria de servicios de alimentos, a la que se le ha permitido reenvasar la carne para los consumidores.

“No creo que vayamos a tener gente hambrienta que no tengamos ya”, declaró Meyer a The Epoch Times. “Creo que vamos a tener tiempos y lugares que no tengan cerdo fresco en las tiendas de comestibles”.

“Es poco probable que haya escasez de carne en Estados Unidos”, añadió Conko. “Pero lo que podemos esperar son algunas interrupciones en el suministro, lo que significa que en algunas tiendas de comestibles en varios puntos durante los próximos seis a ocho meses, es muy probable que veamos, de pronto, que esta tienda de comestibles no tiene chuletas de cerdo, que esta otra tienda de comestibles no tiene suficiente carne molida y cosas así”.

“Actualmente, la oferta de productos avícolas excede la demanda”, advirtió por su parte Gwen Venable, vicepresidente de comunicaciones de la Asociación de Aves y Huevos de Estados Unidos, a The Epoch Times. “También hay suministros suficientes en las cámaras frigoríficas”.

En respuesta a la preocupación por la escasez de carne, el presidente Donald Trump firmó el 28 de abril una orden ejecutiva invocando la Producción de Defensa A de tiempos de guerra

En respuesta a las preocupaciones por la escasez de carne, el Presidente Donald Trump firmó el 28 de abril un decreto ejecutivo en el que se invoca la Ley de Producción de Defensa en tiempos de guerra para obligar a las plantas de procesamiento de carne a permanecer abiertas en medio de la pandemia. El presidente delegó la ejecución de la orden al Secretario del Departamento de Agricultura (USDA) Sonny Perdue. El USDA no dio a conocer inmediatamente los detalles de cómo se implementaría la orden. En un comunicado, Perdue sugirió que el gobierno federal podría ayudar a las plantas a mantener a los empleados sanos en medio de la pandemia.

“Las instalaciones de procesamiento de carne y aves de nuestra nación juegan un papel integral en la continuidad de nuestra cadena de suministro de alimentos”, destacó Perdue. “Mantener la salud y la seguridad de estos heroicos empleados para asegurar que estas instalaciones críticas puedan continuar operando es primordial”.

Según Massie, quien es un agricultor poseedor de 60 cabezas de ganado, la orden ejecutiva no resuelve la vulnerabilidad fundamental de la cadena de suministro de carne.

“Su respuesta es añadir más gobierno a un problema que el gobierno ha exacerbado”, añadió.

El congresista dijo que un proyecto de ley que ha presentado durante los últimos tres años permitiría a los procesadores de carne locales vender carne a las tiendas de comestibles locales bajo los requisitos de inspección de sus respectivos estados en lugar de los gravosos mandatos del USDA. El legislador ve el proyecto de ley como una cuestión de derechos estatales siempre y cuando los productos de carne no crucen las líneas estatales.

La pandemia puso al descubierto una batería de regulaciones que han sofocado la respuesta de la nación. La administración Trump ya ha renunciado a docenas de reglas para dar más flexibilidad a las agencias federales y al sector privado.

“Hemos visto a lo largo de esta crisis, una tras otra tras otra, regulaciones que realmente no hacen mucho para ayudar al público, que tuvieron que ser renunciadas o suspendidas o retiradas para facilitar una respuesta efectiva a la crisis”, dijo Conko, agregando que el proyecto de ley de Massie ayudaría a resolver el actual bloqueo en la cadena de suministro de carne.

Planta de procesamiento de carne de cerdo de Smithfield Foods en Dakota del Sur, uno de los sitios de brotes de coronavirus conocidos en el país, el 20 de abril de 2020 en Sioux Falls, Dakota del Sur. La planta porcina de Smithfield Foods en Dakota del Sur está cerrada indefinidamente. (Kerem Yucel/AFP vía Getty Images)

Un puñado de grandes plantas han cerrado indefinidamente debido a grandes brotes de COVID-19 entre los trabajadores. En Sioux Falls, Dakota del Sur, cientos de trabajadores de una planta de Smithfield Foods dieron positivo para el virus. Smithfield es propiedad de un gigante de la alimentación china con vínculos con el PCCh. The Epoch Times informó anteriormente que representantes de la empresa matriz visitaban regularmente la planta y la visita más reciente ocurrió un mes después de que Trump impuso una prohibición de viaje a China. Dos semanas después, Tyson Foods cerró su mayor planta de procesamiento de carne de cerdo debido a un brote.

Tanto los líderes de la industria como los informes de los medios de comunicación tienden a referirse a la inminente escasez de carne como “escasez de alimentos”, pero el problema se limita hasta ahora estrictamente a la carne de cerdo, vacuna y pollo. De los tres, la carne de cerdo es la más vulnerable porque sus productores son los que tienen menos flexibilidad. Las vacas tienen una mayor esperanza de vida y pueden pastar para su sustento. Los pollos tienen un ciclo de producción corto y los productores comenzaron a adaptarse hace semanas.

Más allá de la carne fresca, no hay signos de escasez actual o potencial con otros alimentos básicos.

“En Estados Unidos no tenemos un problema”, dijo Cochran, en relación con los granos básicos como la soja, el trigo y el maíz. “Tuvimos cosechas muy robustas. Gran parte del grano se puede almacenar”.

Algunos países han impuesto prohibiciones de exportación de productos básicos en respuesta a la pandemia. Rusia detuvo las exportaciones de trigo e India dejó de exportar arroz. Las prohibiciones de exportación deberían llevar a la administración Trump a revisar si es necesario detener algunas exportaciones de alimentos, según Meryl Kennedy, CEO de Kennedy Rice Mill.

“La rama ejecutiva debería asegurarse de que tenemos seguridad alimentaria”, explicó Kennedy a The Epoch Times. “No está bien cerrar una planta de carne de cerdo e importar carne de cerdo. Tenemos que encontrar la manera de ser capaces de producir eso en nuestro propio país”.

De manera similar a la compra en estado de pánico por el papel higiénico durante los primeros días de la pandemia, las noticias sobre la escasez de alimentos pueden llevar fácilmente a los consumidores a acaparar alimentos. Meyer sugiere que los estadounidenses se limiten a comprar solo lo que necesitan.

“No acapares la limitada oferta que hay. Compra lo que necesites y deja algo para alguien más”, añadió.

Massie ha advertido a sus seguidores en Twitter que “se avecina una escasez de alimentos”, pero espera que su predicción no se cumpla. “Realmente espero estar equivocado”.

“Hay un pequeño número de personas que me dijeron que soy irresponsable por decir la verdad porque causaré que el problema empeore”, señaló Massie. “Pero creo que le dices la verdad a la gente y dejas que trabajen en ello y resuelvan los problemas”.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

A continuación

Documentos filtrados: China continúa ocultando nuevos casos en Wuhan

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.