Escasez de gas en Europa podría hacer que otros países paguen más por calefacción este invierno: Expertos

Por Katabella Roberts
14 de Septiembre de 2021 2:51 PM Actualizado: 14 de Septiembre de 2021 3:00 PM

Los expertos advierten que el bajo nivel de suministro de gas natural en Europa podría hacer que el resto del mundo pague facturas de calefacción más elevadas para mantener el calor este invierno.

Los precios del gas natural han subido más de un 35% en el último mes, debido a la reducción de la oferta y al aumento de la demanda por la reapertura de las economías afectadas por la pandemia en todo el mundo, lo que hace temer que no haya suficiente gas almacenado para el invierno si las temperaturas son especialmente frías en el hemisferio norte.

Algunos expertos apuntan ahora a Europa, donde el suministro está un 16% por debajo del promedio de cinco años, un mínimo histórico para esta época del año.

John Kilduff, socio de Again Capital, declaró a la CNBC que “la gente está empezando a lanzar la palabra ‘crisis'” cuando se trata de Europa.

“Europa se encuentra en una situación de desventaja al entrar en la temporada de invierno. Esto va a poner el foco en esta materia prima que ha sido ignorada durante los últimos años”, añadió Kilduff.

Las cosas podrían empeorar también para Estados Unidos si la escasez se agudiza en Europa, con la posibilidad de que los precios se dupliquen.

“Si el invierno es frío, el gas no solo será escaso. Será muy escaso”, dijo Daniel Yergin, vicepresidente de IHS Markit. En ese caso, los precios podrían subir mucho. “O bien habrá escasez física, o bien se reflejará en el precio”.

Por su parte, la analista de materias primas de Goldman Sachs, Samantha Dart, señaló la semana pasada que si el próximo invierno es más frío de lo normal, los precios del gas natural podrían dispararse por encima de los 10 dólares/MMBtu.

Nord Stream 2
El buque cablero ruso Akademik Cherskiy está amarrado en el puerto de Mukran, cerca de Sassnitz, en la isla de Ruegen, en el noreste de Alemania, el 7 de septiembre de 2020. (Odd Andersen/AFP vía Getty Images)

“Mientras que una pequeña desviación más fría que el promedio se resolvería probablemente mediante la sustitución de gas por carbón, por carbón de los Apalaches en un rango de precios del gas de $5–$6.50/MMBtu, cualquier cosa que se acerque a una desviación estándar completa del promedio desencadenaría probablemente un aumento de precio que provocaría la destrucción de la demanda por el gas por encima de los $10/MMBtu”, dijo Dart.

El panorama podría ser menos sombrío si el otoño y el principio del invierno resultan ser moderados y se almacena más gas, lo que podría reducir los precios, según algunos estrategas.

“Nos inclinamos por varios riesgos de subidas de precios, más que por precios sostenidos cada vez más altos”, dijo Christopher Louney, estratega de materias primas de RBC, a CNBC.

Pero no es solo Europa la que está luchando con la disminución de los suministros de gas natural. Según la Administración de Información Energética, el nivel de gas almacenado en EE. UU. está un 7.4% por debajo del promedio de cinco años y un 16.8% por debajo del nivel de estas fechas el año pasado.

Además, la industria estadounidense también está sufriendo una menor producción debido al huracán Ida, que afectó al 90% de la producción de gas natural, mientras que más del 75% del gas natural del Golfo de México sigue detenido, según un análisis del 13 de septiembre de S&P Global Platts.

La creciente demanda internacional de exportaciones estadounidenses de gas natural licuado (GNL) se ha sumado también a un aumento del precio del gas natural, que se utiliza para la calefacción y la generación de electricidad, así como para la elaboración de productos químicos, fertilizantes, papel y vidrio, entre otros productos.

La situación en Europa ha llamado la atención del principal asesor energético de Estados Unidos, Amos Hochstein, quien ha advertido que “hay vidas en juego” en Europa este invierno ante la escasez de suministros y la amenaza de una reducción de la oferta.

“Si se produce un invierno realmente frío en enero y febrero, podrían agotarse los suministros. Y eso es lo que me preocupa”, dijo Hochstein a los periodistas el viernes, señalando que Rusia ha “subabastecido el mercado en comparación con sus suministros tradicionales”, lo que también ha contribuido al aumento de los precios.

“No se trata solo de un juego geopolítico. Está en juego la vida de las personas”, añadió.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.