Esposa de oficial de la Marina se declara culpable por contrabando de barcos militares a China

Por Frank Fang
17 de Septiembre de 2020
Actualizado: 17 de Septiembre de 2020

La esposa de un oficial de la Marina de Guerra de los Estados Unidos con base en Jacksonville se declaró culpable el 16 de septiembre de los cargos relacionados con su papel en un plan de contrabando de equipo militar para una compañía en China.

Yang Yang, una ciudadana naturalizada de 34 años que inmigró de China, se declaró culpable de dos cargos: presentar información falsa para exportar, e intentar exportar fraudulentamente naves y motores de asalto marítimo a China en violación de la ley federal, según un comunicado de prensa del 16 de septiembre del Departamento de Justicia (DOJ).

Yang es la esposa de Yang Fan, un teniente de la Marina de Guerra de EE.UU. que tiene su base en la Estación Aérea Naval de Jacksonville. Según los documentos del tribunal, su marido, nacido en China alrededor de 1985, se convirtió en ciudadano estadounidense alrededor de 2006. Se entrenó para ser oficial de vuelo naval y tenía una autorización de seguridad de alto secreto de los Estados Unidos. Los dos se casaron en 2013.

Él y Yang Yang estaban entre los cuatro acusados arrestados en octubre del año pasado por su relación con el plan. Los otros dos acusados fueron Ge Songtao, de 50 años, un ciudadano chino que vive en China, y el empleado de Ge, Zheng Yan, de 28 años, residente en China.

Yang Fan también se enfrenta a cargos federales en otro caso por dirigir un negocio de “turismo de armas de fuego” para turistas chinos.

Según los documentos del tribunal, Ge fue el presunto cerebro de la trama. Se identificó como presidente de una empresa china llamada Shanghai Breeze Technology Corporation en su solicitud de visado para los Estados Unidos. Le concedieron una visa de no inmigrante B1/B2 en septiembre de 2016.

Yang Yang se convirtió en empleada de Shanghai Breeze en noviembre de 2016. En 2019, hizo un pedido a un fabricante de embarcaciones inflables con sede en California llamado Wing, al que quería comprar siete embarcaciones de combate de goma y ocho motores multicombustible Evinrude, según documentos del tribunal. Su marido actuó como asesor, según la acusación.

Estos motores de modelo militar pueden funcionar con gasolina, diesel o combustible para aviones. Las embarcaciones equipadas con estos motores pueden funcionar después de ser lanzadas desde un submarino sumergido, o después de ser lanzadas al océano desde una aeronave. Según documentos judiciales, no se fabricaba ningún motor comparable en China.

Un representante anónimo de Wing sugirió a Yang que comprara un modelo más barato, con motores que solo funcionaran con gasolina, pero Yang se negó e insistió en comprar los motores multicombustible.

El plan consistía en no utilizar el nombre de Shanghai Breeze como la empresa que hacía el pedido a Wing. En su lugar, Zheng Yan pidió a Yang que el pedido se enviara a Hong Kong, en lugar de a China continental, diciendo que “los estadounidenses eran más sensibles a hacer negocios con el continente, en lugar de con Hong Kong”.

Yang mintió sobre su pedido y dijo que su destinatario era un consumidor de Hong Kong, una empresa llamada United Vision Limited. Otra empresa con sede en Hong Kong, Belt Consulting, pagó por el pedido, transfiriendo unos 114,834.27 dólares a Wing como anticipo del pedido, según documentos del tribunal.

Ninguna de las dos compañías de Hong Kong tenía “presencia en internet” en 2019, según los documentos del tribunal. Y el Gobierno de Estados Unidos no tenía posesión de ningún registro de exportación de bienes de ninguna de las dos compañías.

Wing indicó inicialmente que enviaría dos naves de asalto y dos motores multicombustible por carga aérea el 8 de octubre, pero el envío se retrasó posteriormente hasta el 15 de octubre de 2019.

Los cuatro acusados fueron arrestados el 17 de octubre del año pasado, según el Departamento de Justicia. Ese día, agentes del FBI y del Servicio de Investigación Criminal Naval (NCIS) hicieron una redada en la casa de los Yang en San José.

Según el comunicado de prensa del DOJ, el 13 de agosto Zheng Yan se declaró culpable de conspirar para presentar información de exportación falsa, así como de exportar fraudulentamente las naves y motores. Entretanto, Fan Yang y Ge se han declarado no culpables y están listos para ir a juicio el 1 de febrero del próximo año.

Si es condenada, Yang Yang se enfrenta a una pena máxima de 15 años de prisión, según el Departamento de Justicia.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

3 formas en las que el régimen comunista chino podría destruir la humanidad | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS