Esta destrucción económica es provocada por el hombre

Por Jeffrey A. Tucker
24 de Septiembre de 2022 2:43 PM Actualizado: 24 de Septiembre de 2022 2:43 PM

Comentario

Ya está codificado: Europa y el Reino Unido están en recesión. Estados Unidos también lo está, al menos técnicamente, y solo estamos a la espera de que lo admita. La Reserva Federal ha reducido sus expectativas de crecimiento económico a casi cero, pero el incipiente colapso del sector inmobiliario probablemente sellará el acuerdo: es una recesión inflacionaria también llamada estanflación.

La Fed ha subrayado su intención de seguir subiendo las tasas hasta que la inflación se controle, pero no hay duda de que esta vía también induce a la recesión.

Los ahorros caen, la deuda aumenta, los trabajadores de alto nivel en el mundo corporativo se sienten cada vez menos seguros y el virus inflacionario migratorio sigue atacando de forma inesperada. Usted sabe de esto si ha comprado mantequilla y huevos recientemente, o ha recibido su factura mensual de servicios públicos. En tiempo real, la electricidad —esa cosa que se suponía que nos iba a salvar del alto coste de la gasolina— está aumentando un 14.5% año tras año. Y siguen intentando imponernos los coches eléctricos.

El presidente Biden puede decir a diario a los entrevistadores que la inflación está subiendo apenas una pulgada, pero las palabras y acciones del presidente de la Reserva Federal lo contradicen. Absolutamente todo el mundo sabe que todo lo que sale de la Casa Blanca a estas alturas es propaganda.

Debajo de todos los datos, se está desarrollando un miedo más profundo de que estamos realmente en el precipicio del desastre que solo puede empeorar. La gran preocupación es algo que no se puede cuantificar: se trata del propio régimen y su respuesta a la crisis emergente. ¿Qué es lo siguiente que van a intentar?

Los últimos 30 meses que comenzaron con los vergonzosos cierres han sido un ensayo general. Nos estaban aculturando para que nos conformáramos. Las élites que nos hicieron esto pueden ser malvadas, pero no son del todo estúpidas. Sabían que refugiarse en casa no haría desaparecer un virus y sabían que gastar e imprimir 6.3 billones de dólares causaría inflación.

¿Por qué lo hicieron? Es parte de una agenda. La verdadera preocupación es que están tratando de cambiar la forma de vida en la tierra. Esto no es una teoría de la conspiración. Ni siquiera es una teoría. Es lo que el Foro Económico Mundial (FEM) dice que está haciendo. Afirma que está rehaciendo las ciudades mediante el control de las personas.

Veamos un artículo que acaba de aparecer en la página web del Foro Económico Mundial. Se titula “My Carbon: An approach for inclusive and sustainable cities” (Mi Carbono: Un enfoque para ciudades inclusivas y sostenibles).

Dice que las ciudades tal y como las conocemos tienen que desaparecer porque “Las ciudades de todo el mundo representan casi el 75% de nuestras emisiones totales de carbono. A medida que los países avanzan en el cumplimiento de sus compromisos para un futuro neto cero, las zonas urbanas seguirán siendo el campo de acción durante las próximas décadas”.

No es la primera vez que vemos pruebas de que esta gente odia las ciudades. Anthony Fauci escribió esto durante el período más intenso de los cierres. Deshacerse de las ciudades y de la libertad de movimiento y de empresa es el objetivo. Quieren llevarnos a una especie de utopía tecno-primitiva de su propia creación. Véase su artículo de Cell publicado en agosto de 2020. Quiere “reconstruir la infraestructura de la existencia humana”.

El FEM dice que este era el objetivo todo el tiempo:

“El COVID-19 fue la prueba de la responsabilidad social: miles de millones de ciudadanos de todo el mundo adoptaron un gran número de restricciones inimaginables para la salud pública. Hubo numerosos ejemplos a nivel mundial de mantenimiento del distanciamiento físico, uso de mascarillas, vacunaciones masivas y aceptación de apps  de rastreo de contactos para la salud pública, que demostraron el núcleo de la responsabilidad social individual”.

¿Ve cómo funciona? Consiguen que se refugie. Lo convencen de que está bien cerrar tu iglesia. Le dicen que su aliento es venenoso por lo que tienes que taparte la boca y la nariz. Luego le dicen que sus amigos, vecinos y familiares son un peligro, así que no se acerque demasiado. Luego le dicen que los pequeños negocios están propagando la enfermedad, así que ellos también tienen que irse. Las escuelas también tienen que irse.

Ahora que saben que pueden hacerlo, hay más por venir. Ahora te encerrarán por cualquier razón, incluida una crisis económica. Pero ni siquiera tiene que ser una crisis inminente. Puede ser por una crisis pronosticada , como el cambio climático —una frase que sustituyó al calentamiento global porque es vaga y elude la obligación de una prueba empírica.

La cuestión es que el Estado dirigido por la clase dirigente, en todos los países, se enfrenta a una crisis existencial. Hace décadas que la mayoría de la población mundial ha perdido la confianza en la capacidad del gobierno para gestionar bien el mundo. Han fracasado en absolutamente todo, por lo que la excusa para el despotismo tiene que seguir cambiando. El despliegue del viejo bulo de las “enfermedades infecciosas” se mantuvo durante décadas hasta que fue necesario.

La estratagema funcionó brillantemente.

La raíz del problema es una poderosa clase dirigente que está totalmente desconectada del sentido común y de la experiencia común de la vida cotidiana. Se han desvinculado tanto que viven en sus modelos y solo sueñan con sus teorías. Un día decidieron que toda la tierra debería ser alimentada por el viento y el sol y decidieron hacerlo así.

Lo siguiente es que Europa se enfrenta al racionamiento y a la elección entre alimentos y combustible. Las monedas se destruyen. La esperanza de vida se reduce. Las empresas farmacéuticas son ricas, al igual que los propios Estados, mientras que el resto de la población se ve empujada a la pobreza. El crecimiento económico parece una cosa del pasado. Esta es la crisis a la que se enfrenta el mundo hoy en día.

Llevo más de un año prediciendo que todo esto acabará por volverse contra la propia clase empresarial. Efectivamente, Gap acaba de anunciar que va a recortar 500 puestos de trabajo de su sede corporativa. Esto se debe a la reducción de las ganancias. Las empresas están buscando lugares donde recortar para ahorrar dinero y están apuntando a la gente que se queda en casa, la gente que imaginó que la vida era perfecta porque podía pasar de no hacer nada en la oficina a no hacer nada en casa.

¡La vida era buena! Pero ahora los Zoomers están siendo despedidos con el argumento de que su presunto trabajo es totalmente inútil. Esta tendencia va a continuar. La tecnología ha permitido a toda una generación de personas que ganan seis cifras fingir que trabajan cuando en realidad están haciéndose los tontos. Pero se les está descubriendo en el momento de la reducción de la rentabilidad.

Estas personas podrían acabar descubriendo lo que es trabajar para vivir.

Ahora es más que obvio que los planes y esquemas de los banqueros centrales, los burócratas de la salud pública y los intelectuales no resultaron como se había previsto. Un panel reunido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos ha llegado a la conclusión de que quizá dos tercios de los estadounidenses sufren actualmente graves trastornos de ansiedad. Eso ayuda a entender por qué todas las ciudades estadounidenses apestan actualmente a marihuana.

Pero la cuestión es la siguiente. Si el gobierno acaba obligando a grandes franjas de la población a someterse a tratamientos de salud mental, ya conocemos los resultados. Se les recetarán más medicamentos. Entonces, si están en una lista por ser locos, no se les permitirá comprar armas de fuego, lo que significa que esto también podría ser un método para introducir el control de armas por otros medios.

Incluso Biden dice ahora que la pandemia ha terminado, y hay una lucha masiva para ajustar cuentas sobre lo que salió bien y lo que salió mal, y quién tiene la culpa. Los primeros reportes sugieren que nada salió bien, que todo salió mal y que no hay que culpar a nadie en absoluto. El propio Fauci escapa a la culpa, ya que dice que nunca encerró a nadie y que nunca financió el laboratorio de Wuhan para realizar investigaciones peligrosas.

Al final, descubriremos que nadie tiene la culpa. Todo fue hecho por un montón de comités de los que ningún miembro tiene responsabilidad individual. Todo se organizó así desde el principio. Toda la crisis es obra del hombre. Podríamos haber hecho frente al virus como individuos responsables, pero en lugar de ello se encargó a los burócratas de la sanidad pública lo imposible y se les dio vía libre para violar los derechos humanos en todo el mundo.

También se podría suponer que, dado que todo el mundo parece estar de acuerdo en que los cierres fueron un desastre, la declaración de emergencia terminaría. No se puede permitir que eso ocurra porque entonces la vacuna perdería su estatus de aprobación. Esta es una de las razones por las que la emergencia debe continuar. Todavía hay más dinero que extraer. La otra razón es que han disfrutado del poder.

Luego está la siguiente ronda, que podemos esperar que comience en noviembre o diciembre. Habrá controles de precios de facto, más vigilancia, racionamiento de combustible y alimentos, y más presión para abandonar el coche y trasladarse a las zonas rurales para buscar comida. El Estado se ha vuelto sádico. No ha terminado con nosotros ni mucho menos.

Nada de esto es un secreto. Cada vez hay más gente que se da cuenta. Las encuestas no lo captan bien, simplemente porque la gente no se fía de la persona que está al otro lado del teléfono. Solo queda una cosa del poder popular: la capacidad de hablar con amigos de confianza y de votar. Recuerden mis palabras: el pueblo no se rendirá fácilmente. Nos espera una sorpresa en noviembre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.