Esta madre pensó que su hijo de 3 años fue picado por una avispa, pero era mucho más grave

Advertencia: Las fotos publicadas en este artículo pueden ser perturbadoras para algunos.
Por Anastasia Gubin - La Gran Época
09 de Junio de 2019 Actualizado: 09 de Junio de 2019

Una madre hizo una advertencia a otros padres para este período en que las temperaturas están subiendo en los países del hemisferio Norte.

Elisabeth Nordgarden, de Noruega, explicó que su hijo Kristoffer de 3 años de edad estaba jugando en el patio trasero cuando regresó con una lesión grave.

“Los niños y yo estábamos visitando a mis abuelos”, dijo Elisabeth al medio noruego NRK, según una traducción.

“Entonces Kristoffer empezó a llorar un poco y se subió a mi regazo. Pensamos que le había picado una avispa o se había arañado en una rama”.

Al principio la madre se quedó tranquila pero después de unos 15 minutos su pie comenzó a hincharse y se puso azul.

“La ambulancia y el helicóptero llegaron rápidamente. No paraban de decir que era una mordedura de una serpiente tipo víbora y que nos transportaban a un hospital”, dijo a la emisora.

Por fortuna el niño pudo recibir el antídoto a tiempo y comenzó a mostrar signos de recuperación, según el informe del NRK.

El informe médico señala que el niño sufrió una hemorragia interna en el intestino, y tras la mordedura perdió mucho peso, pasando de 20 a 15 kilogramos (44 a 33 libras) de peso.

El médico de la sala de emergencias, Harry Achterberg, dijo que después de una mordedura de serpiente es importante que las víctimas mantengan la calma. No sólo en caso de las víboras, sino para todas las serpientes venenosas o serpientes en general, anotó.

Las víboras son mucho más activas en verano. También hay más personas en la naturaleza, y por lo tanto hay más posibilidades de encontrar una“, dijo Petter Bochman a NRK.

Después de unos 10 días, el niño se recuperó y fue enviado a casa.

Al día siguiente, volvió a salir a jugar, pero su madre dijo que ahora será más cautelosa .

“Me aseguraré de que mis hijos usen botas cuando salgan a zonas con césped alto en el futuro”, dijo.

Incidente similar en Virginia

Una mujer entró en un restaurante de carne en Southpoint, Virginia, y cuando sintió un dolor agudo. El primer pensamiento de Rachel Myrick fue que fue picada por una abeja o un avispón, según Fredericksburg.com.

Mientras caminaba, el dolor empeoró. Se le cayó el teléfono, las llaves y la mano de su hijo.

“Tenía los dedos bajo el pie y fue entonces cuando sentí que algo se movía”, dijo Myrick.

Aparentemente, había sido mordida dos veces en los dedos de los pies por una serpiente de 8 pulgadas (20 cm) de largo que entró en el restaurante. Todavía estaba atascada a su pie mientras intentaba soltarla.

“La familia pensó que me había caído. Me acerqué para agarrar mi pie. Se me cayó el teléfono, se me cayó la billetera, me agarré el pie y fue entonces cuando la sentí moverse por debajo de mis dedos”, relató a Fox5.

La serpiente era una ‘cabeza de cobre’ (Agkistrodon contortrix), especie endémica de la costa este de Norteamérica. Crecen a una longitud promedio de 20 a 37 pulgadas (50 a 93 cm). Tienen un característico color de fondo de marrón pálido a rosado que se oscurece hacia la punta.

“Yo estaba tomada de la mano con mi hijo, y si hubiera estado al otro lado de mí, podría haberle tocado a él. No le desearía este dolor a nadie, pero estoy tan agradecida de que no le haya pasado al niño”, dijo Myrick, a Dearly.

“Cuenta tus bendiciones y agradece los momentos en los que eres capaz de vivir tu vida en tus propios términos y a tu manera. No puedo caminar por mi cuenta y no puedo conducir, así que mi vida (y la de mis hijos) está ahora en manos y a merced de los que me rodean. Siempre estaré agradecida por el amor y el apoyo con que me rodean. Mi novio, mis hijos, mis padres y mis amigos han sido increíbles, y yo estaría perdida sin ellos”, comentó la madre en la página de Internet.

***

Descubra a continuación

“”Aún estaba vivo””: el estremecedor relato de un médico que sustrajo órganos en China

TE RECOMENDAMOS