Esta niña exploradora de 98 años ha estado vendiendo galletas “sin parar” desde 1932

Por Louise Bevan
22 de Marzo de 2020 Actualizado: 22 de Marzo de 2020

Veronica “Ronnie” Backenstoe ha sido una Girl Scout desde 1932 y ha apoyado al contingente de venta de galletas cada año. Por el momento no tiene planes de retirarse de las Girl Scouts.

A los 98 años, en la Comunidad de Retiro Phoebe Berks, en Wernersville, Pensilvania, Ronnie sigue siendo parte de la próspera comunidad de Girl Scouts.

“Siempre podría comer algunas galletas”, dijo Ronnie, según WMFZ-TV. “¡Me convertí en una Girl Scout en 1932! Dije: ‘¿Cuándo podré ser una Girl Scout?’. Mi madre dijo: ‘Cuando tengas 10 años’, así que cuando tuve 10 años, ¡estaba lista para unirme!”

Foto cortesía de Phoebe Ministries

Ronnie se unió a las Girl Scouts en su ciudad natal de Lake George, Nueva York, hace más de ocho décadas, y con el tiempo se convirtió en una maestra scout, liderando la tropa del Campamento Mosey Wood en las Poconos, según Reading Eagle.

Esta temporada de venta de galletas comenzó oficialmente en enero de 2020; en febrero, la tropa de Ronnie se unió a ella en la casa de retiro para realizar una venta.

Vistiendo su emblemático uniforme verde de escultismo, Ronnie se unió a la tropa 1814 de Sinking Spring quienes colectivamente retomaron un poema escrito por la veterana Girl Scout en 2017.

Foto cortesía del Colegio Cedar Crest

“Estaba lista para estar preparada, para obedecer órdenes, para ser cortés, alegre y limpia de pensamiento, palabra y obra”, decía el poema. “Las niñas exploradoras han plantado una semilla”.

La líder de la tropa Barbara Allen Perelli, que asistió a la venta de galletas en Phoebe Berks, habló muy bien de la dedicación de su colega de escultismo. Perelli dijo a WMFZ-TV: “Su resistencia, su energía, su mente… ella no se detiene”.

Foto cortesía de Ronnie Backenstoe

Ronnie compartió que cuando empezó a vender galletas de las Girl Scouts en 1932, solo había tres variedades diferentes. Cada caja se vendía por solo 15 centavos, una fracción del precio de 5 dólares que la mayoría de las galletas Girl Scouts tienen hoy en día.

La directora general de Girl Scouts of the USA, Sylvia Acevedo, dijo en un comunicado: “Se ha demostrado que las importantes habilidades empresariales y financieras que las niñas aprenden a través del programa construyen sus habilidades de liderazgo y las posicionan para el éxito en el futuro”.

“Cuando compran galletas”, añadió Acevedo, “están ayudando a las jóvenes a potenciar su experiencia de Girl Scouts y están apoyando a empresarias”.

Foto cortesía de Ronnie Backenstoe

Ronnie se retiró en 1976 después de cuatro décadas y media de escultismo activo. La veterana dijo que aún cree en la misión de las Girl Scouts de inspirar y educar a las generaciones futuras.

“Creo que simplemente era una parte de la vida”, dijo Ronnie a WMFZ-TV, “y eso es lo que realmente es el escultismo femenino, te enseña cómo vivir”.

Foto cortesía del Cedar Crest College

Donna Schudel, especialista en relaciones comunitarias para Phoebe Ministries, la comunidad de jubilados donde reside Ronnie, habló con CNN de los muchos talentos de su inquilina. Schudel dijo que Ronnie puede tocar el órgano, el piano, el clarinete y la trompeta, e incluso puede conducir un carrito de golf por su residencia cada mañana.

“Todos los que la conocen se encariñan con ella”, dijo Schudel. “Ella cumplirá 99 años este año y está totalmente encaminada a los 100”.

Foto cortesía de Phoebe Ministries

Las galletas Girl Scouts, después de todos estos años, siguen siendo un emblema del constante apoyo de Ronnie al grupo en el que ella cree. Las galletas de sándwiches de mantequilla de maní “Do-si-do” son sus favoritas, según Today.

“Mi marido solía llamarme ‘la niña de la mantequilla de maní'”, dijo Ronnie. “¡Porque me encanta la mantequilla de maní!”

*****

Mire a continuación:

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS