Esta organización se ocupa de convencer a los criaderos de carne de perro a dedicarse a otra cosa

Por Louise Bevan - La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 16 de Febrero de 2019

Humane Society International (HSI) tiene un plan de acción doble para la cría de cachorros y el comercio de carne de perro en Corea del Sur. En primer lugar, su objetivo es rescatar y liberar a los perros. Pero, a largo plazo, también tienen como objetivo capacitar a los criadores de carne de perro con las habilidades y los recursos que necesitan para adoptar medios más humanos que les permitan ganarse el sustento.

Los perros que HSI consigue rescatar son llevados en avión a Estados Unidos y Canadá, donde se alojan con familias adoptivas.

©Getty Images | JUNG YEON-JE/AFP

La industria de la carne de perro en Corea del Sur está en problemas, ya que el cambio de perspectivas culturales implica que la carne sea menos buscada de lo que era en el pasado. Los productores están perdiendo dinero. HSI ya ha cerrado 13 criaderos de cachorros y de carne de perro, a veces operando bajo el mismo techo, y las condiciones son siempre las mismas: jaulas sucias que carecen de alimento adecuados o agua, con los animales cruelmente expuestos a la intemperie.

“Los cachorros son criados como mascotas o como alimento”, informa HSI.

(Jung Yeon-je/Getty Images)

Durante su última operación de rescate, HSI descubrió casi 200 perros de una amplia gama de diferentes razas, incluyendo chihuahuas, corgis, huskies, caniches, pomeranos y bulldogs franceses. Los cachorros recién nacidos tropezaban con el suelo de alambre expuesto bajo débiles lámparas de calor, acurrucados entre paredes hechas con neumáticos de hule para obtener calor.

Los “perros de carne”, que esperaban ser comprados por los vendedores de comida, no tenían tanta suerte; se los mantenía en el frío al aire libre. Muchos de los perros tenían heridas no tratadas, estaban hambrientos y tenían el pelo sucio y enmarañado.

(Jung Yeon-je/Getty Images)

Nara Kim de HSI de Corea del Sur hizo una declaración en nombre de la organización benéfica: “Las separaciones entre los criaderos de cachorros y las producciones de carne de perro son rutinariamente borrosas en toda Corea del Sur”, escribió. “Estos perros están sufriendo a manos de dos industrias abusivas, su destino final depende de si se venderán por más dinero como mascota o como carne.”

Los activistas de la organización benéfica visitaron su última granja objetivo varias veces antes de llevar a cabo el rescate cuidadosamente planeado. En las visitas preliminares, trasladaron algunas de las jaulas al interior y mejoraron la superficie del suelo para las dolorosas y a menudo deformadas patas de los perros, utilizando paja.

Perros mirando desde una jaula en una granja canina durante un evento de rescate, que implicó el cierre de la granja organizado por la Humane Society International, en Hongseong. (Jung Yeon-je/Getty Images)

Lee Sang-gu era el dueño de la granja. Había estado ansioso por cerrar la operación durante algún tiempo. Ya no ganaba dinero con la empresa y su familia estaba avergonzada.

“Desde el principio, toda mi familia ha estado en contra de mi cría de perros”, admitió Lee Sang-gu. “Todas mis hijas y mi esposa querían que la cerrara y nunca quisieron visitar el criadero”.

©Getty Images | JUNG YEON-JE/AFP

Lee Sang-gu explicó que él mismo se había avergonzado de su ocupación en los últimos años y rara vez le decía a la gente lo que hacía para ganarse la vida. HSI sabía que tenían amplio margen para negociar con el productor cada vez más desesperado.

La organización benéfica propuso un contrato de 20 años en el que Lee Sang-gu se comprometió a mantenerse al margen del comercio de carne de perro a cambio de una capacitación en informática totalmente financiada. Espera convertirse en un guardia de seguridad.

Voluntarios de caridad rescataron con éxito a los perros de Lee Sang-gu en la segunda semana de febrero de 2019.

Si usted desea apoye a HSI en Corea del Sur, así como su excelente trabajo en todo el mundo, visite su página web.

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS