Estados Unidos baja a 15,000 el límite de refugiados

Por Charlotte Cuthbertson
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

WASHINGTON, EE.UU. — La Casa Blanca redujo a 15,000 el número de refugiados que Estados Unidos aceptará durante el año fiscal 2021. El número incluye 6000 plazas que no se llenaron este año debido a la pandemia de COVID-19.

En el año fiscal 2019, el presidente Donald Trump fijó el límite de refugiados en 18,000 y, al mismo tiempo, emitió una orden ejecutiva que indica que las ciudades y los estados tienen la opción voluntaria de recibir refugiados.

Trump redujo el límite de refugiados cada año desde que está en el cargo. El expresidente Barack Obama había fijado el límite máximo en 110,000 refugiados para el año fiscal 2017, antes de dejar el cargo.

Las cifras reducidas tienen en cuenta los casos de asilo atrasados, que en 2019 eran cerca de un millón de personas y siguen siendo altos, según datos de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos y la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración del Departamento de Justicia.

Si bien los refugiados y los asilados deben cumplir los mismos criterios y se les conceden los mismos beneficios, los refugiados deben presentar una solicitud fuera del país. Los asilados afirman que tienen temor creíble una vez dentro de los Estados Unidos.

Según la ley de inmigración de Estados Unidos, un refugiado es “un extranjero que por lo general ha sufrido persecución en el pasado o tiene un temor bien fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un grupo social u opinión política determinada”.

El gobierno dividió la asignación de 15,000 refugiados en diferentes categorías, entre ellas 5000 refugiados por persecución religiosa; 4000 iraquíes que han ayudado a Estados Unidos en materia de seguridad nacional; 1000 refugiados de El Salvador, Guatemala u Honduras; y 5000 refugiados de otras categorías y lugares, incluidos los solicitantes de Hong Kong, Venezuela o Cuba.

Trump impidió que los refugiados lleguen a ciertas “zonas de alto riesgo de presencia o control terrorista, entre ellas Somalia, Siria y Yemen”, salvo las que son de especial interés humanitario.

“La amenaza a la seguridad nacional y la seguridad pública de Estados Unidos que supone la admisión de refugiados procedentes de zonas de alto riesgo de presencia o control terrorista es significativa y no puede mitigarse plenamente en este momento”, dijo Trump en su memorando al Departamento de Estado.

Por su parte, el candidato presidencial demócrata Joe Biden, dijo que si es elegido incrementará el límite de refugiados a 125,000 por año, ampliará los criterios de asilo y expandirá enormemente los recursos del gobierno para todos los inmigrantes.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) gastó más de USD 96,000 millones en programas que apoyan o benefician a los refugiados entre 2005 y 2014, según datos de la Casa Blanca. Las encuestas del HHS muestran que el 45 por ciento de los refugiados que llegaron entre 2011 y 2015 recibieron asistencia en dinero efectivo y el 49 por ciento en Medicaid.

Siga a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS