Estados Unidos busca ayuda de América Latina para detener inmigrantes de Asia y África

24 de Agosto de 2016 Actualizado: 24 de Agosto de 2016

Estados Unidos busca una coordinación más estrecha con varios países de América Latina para hacer frente a un incremento en los inmigrantes procedentes de Asia, África y Oriente Medio, que estarían intentando ingresar a Estados Unidos, en parte huyendo de los ataques del grupo terrorista ISIS.

De acuerdo con documentos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los agentes estadounidenses desplegados en un centro de inmigración en la frontera sur de México investigaron a más de 640 migrantes de países no pertenecientes a América, que fueron detenidos en el centro desde octubre de 2015.

Los migrantes frecuentemente vuelan a Brasil, para conseguir pasaportes falsos allí, y se introducen de contrabando a Panamá antes de dirigirse a través de América Central hasta la frontera sur porosa de México, de acuerdo con las versiones de 14 entrevistas realizadas en el centro y otros documentos de información interna a la que Reuters tuvo acceso.

Las averiguaciones de los agentes estadounidenses coinciden con la información registrada por parte de Inmigración Mexicana que revelan que 6.342 inmigrantes de Asia, África y Medio Oriente fueron detenidos tratando de entrar a territorio mexicano en el primer semestre de este año. Esto significó un aumento de 4.261 en el año 2015 y de 1.831 en 2014.

Mientras que, en la frontera suroccidental con Estados Unidos, se registró que sólo entre octubre de 2015 y mayo de 2016 se detuvieron a 5.350 inmigrantes africanos y asiáticos, que significa un aumento desde los 6.126 en todo el año 2015, y en el 2014 se registraron 4.172.

Actualmente las autoridades de inmigración de EE.UU. están llevando a cabo un ascenso de seguridad en la  frontera sur de México y  a lo largo de  América del Sur que promete intensificarse.

El DHS ha enviado agentes estadounidenses adicionales para profesionalizar a las autoridades de inmigración y obtener información de inteligencia sobre los migrantes potencialmente amenazantes.

En el mayor centro de detención de migrantes de América que se encuentre en la Ciudad de Tapachula, en Chiapas, uno de los principales puntos de acceso a México, agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos han estado entrenando a sus homólogos mexicanos sobre técnicas de interrogatorio y usando bases de datos criminales estadounidenses para investigar a detenidos, según documentos internos vistos por Reuters.

Aduanas y Protección Fronteriza EE.UU. comenzó un programa piloto para una operación similar en Panamá a principios de este año, según un memorando interno enviado en mayo.

“Panamá lidera el esfuerzo en Centroamérica para detener a los inmigrantes ilegales, pero es obstaculizado por la falta de espacio de detención y la dificultad de la deportación de los migrantes a los Países con los que no tienen tratos diplomáticos. Como resultado, la mayoría son puestos en libertad después de 30 días” expresó Alan Bersin, secretario adjunto de asuntos internacionales del DHS.

TE RECOMENDAMOS