Estados Unidos cuestiona cifras oficiales de COVID-19 en Nicaragua

Por Débora Alatriste
12 de Mayo de 2020
Actualizado: 12 de Mayo de 2020

El secretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE. UU. ha cuestionado este martes las cifras oficiales de contagios por COVID-19 en Nicaragua.

Michael Kozak escribió en Twitter que “Existen numerosos y creíbles reportes de un mayor contagio de #COVID19 en #Nicaragua que lo indicado por las cifras oficiales”. Sin dar más detalles de estos reportes.

“Ortega debería ajustarse a la realidad que viven los nicaragüenses, cumplir las obligaciones de su mandato y proteger al pueblo de Nicaragua”, añadió Kozak.

Y es que el régimen de Daniel Ortega no ha brindado información clara sobre las cifras de casos, muertes y recuperados del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como nuevo coronavirus.

El Ministerio de Salud de Nicaragua (MINSA) brinda reportes confusos en los que no utiliza los términos usuales como “casos confirmados”, “pruebas realizadas”, “fallecidos” o “recuperados”.

En su lugar señaló que hasta el 5 de mayo había “16 personas en cuido y monitoreo responsable y permanente”. Además de que ese día se sumaron 4 casos confirmados “2 delicados y atendidos; y 2 delicados, pero estables”.

Desde esa fecha el MINSA no ha presentado un informe diario de casos.

De acuerdo con el registro de la Universidad Johns Hopkins, hasta este martes un total de 16 casos confirmados y 5 muertes debido al COVID-19 son las cifras oficiales.

Por su parte, una organización llamada Observatorio Ciudadano reportó en su última actualización del 9 de mayo que en Nicaragua hay 1033 personas reportadas afectadas por el virus del PCCh. Entre ellas 16 han sido confirmadas y 16 sospechosas por el MINSA, y 1001 sospechosas por el Observatorio. Mientras que las muertes podrían llegar a las 188.

El reporte del Observatorio también registra que el sábado hubo 9 reportes de entierros clandestinos y/o sin informar a la familia, 3 reportes de exposición de personas en actividades; 3 reportes de amenazas, coacción, hostigamiento o represalias; 3 reportes de exposición del personal de salud; y 2 reportes de respuesta inadecuada por el MINSA.

Recientemente cinco exministros de Salud nicaragüenses en una carta dirigida a la Organización Mundial de la Salud y a la Organización Panamericana de la Salud también acusaron al líder dictatorial y a su esposa Rosario Murillo la vicepresidenta del régimen de minimizar la pandemia y la falta de transparencia del Ministerio de Salud sobre la misma.

Asimismo expresaron su preocupación por la situación en Nicaragua. “Nos dirigimos a ustedes, preocupados por lo que acontece en nuestro país, debido a la magnitud que está alcanzando la pandemia de COVID-19 y su inminente agravamiento, por la carencia de acciones del Gobierno presidido por el señor Daniel Ortega”, escribieron en una carta dirigida a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según los exministros la situación podría empeorar debido a la capacidad limitada del sistema de salud de Nicaragua donde solo hay 8.1 camas por cada 10,000 habitantes y el número de respiradores no supera los 180, incluyendo los dañados de acuerdo con diversas fuentes médicas.

“Consideramos que la sociedad nicaragüense está en una muy difícil situación que, además de afectar nuestro país, se convierte en un grave riesgo para la región centroamericana”.

Eduardo Tzompa, reportero de La Gran Época, colaboró con el informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La naturaleza engañosa del PCCh y sus consecuencias mortales

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS