Estadounidenses se vuelven más pesimistas sobre el futuro del país

Por Tom Ozimek
27 de Junio de 2022 1:33 PM Actualizado: 27 de Junio de 2022 1:46 PM

La proporción de adultos estadounidenses que dicen que son optimistas sobre el futuro del país cayó a un nuevo mínimo histórico, según una encuesta de Morning Consult, presentada a continuación de un indicador de confianza del consumidor que cayó a su nivel más bajo registrado hasta la fecha.

La encuesta de Morning Consult, realizada en una muestra representativa de 2210 adultos estadounidenses entre el 16 y el 20 de junio, muestra que el 45 por ciento de los encuestados dijeron que eran “muy optimistas” o “algo optimistas” sobre el futuro de los Estados Unidos.

Este es un mínimo histórico en lo que respecta a esta serie de datos en particular, que se remonta a octubre de 2020. La serie de datos comparativos más alta se alcanzó en marzo de 2021, cuando el 65 por ciento de los adultos estadounidenses expresaron optimismo sobre el futuro del país.

Confianza del consumidor se desploma

Si bien la serie de datos de Morning Consult se remonta a solo dos años, un registro separado de la Universidad de Michigan, que se remonta a mediados de la década de 1970, indica que la confianza del consumidor estadounidense se desplomó a un mínimo histórico.

El índice de confianza del consumidor de Michigan cayó de una lectura de 58.4 en mayo a solo 50.0 en junio, un mínimo histórico, con una inflación galopante como factor clave detrás del aumento del pesimismo.

“Si bien los consumidores todavía parecen relativamente optimistas sobre la estabilidad de sus ingresos, sus percepciones de la economía están mucho más influenciadas por las preocupaciones sobre la inflación”, según la economista de la Universidad de Michigan, Joanne Hsu, directora de la encuesta de confianza del consumidor.

Todos los componentes del índice de confianza de la Universidad de Michigan disminuyeron en junio, pero la caída más pronunciada se registró en la perspectiva anual de la economía estadounidense, que cayó un 24 por ciento entre mayo y junio, según Hsu.

Expectativas de la inflación se relajan un poco

Un punto positivo en la encuesta de la Universidad de Michigan fue que las expectativas de inflación a largo plazo entre los consumidores estadounidenses disminuyeron levemente al 3.1 por ciento para los próximos cinco a diez años, por debajo de una lectura preliminar anterior de 3.3 por ciento.

La revisión a la baja en las expectativas de inflación a largo plazo fue impulsada por un aumento en la proporción de encuestados que dijeron que esperaban una “inflación extremadamente baja en los próximos años”, entre los cuales, alrededor de la mitad manifestaron “opiniones sombrías sobre los riesgos de recesión o desempleo”, dijo Hsu a Bloomberg.

La creciente preocupación por la perspectiva de una recesión a medida que la Fed endurece las condiciones monetarias podría ser un factor en la relajación de las expectativas de inflación de la Universidad de Michigan, ya que las presiones de los precios tienden a disminuir durante las contracciones económicas.

Varios analistas de Wall Street recientemente elevaron sus pronósticos sobre probabilidades de una recesión en Estados Unidos. Goldman Sachs pronosticó un 30 por ciento de posibilidades de que la economía de EE. UU. se contraiga durante el próximo año, frente al 15 por ciento en una proyección anterior.

“Bastante llamativo”

Aún así, las expectativas de inflación de Estados Unidos, como se refleja en la tasa de inflación implícita a 10 años según los datos de la Reserva Federal de St. Louis, aumentaron el viernes a 2.56 por ciento luego de una tendencia a la baja de tres días que tocó un mínimo de varios meses al registrar el 2.50 por ciento.

Los formuladores de políticas se preocupan por las futuras expectativas de inflación, no solo por el crecimiento real de los precios, ya que son un barómetro de la presión potencial que se acumula en la espiral de salarios y precios. Una desaseguración de las expectativas de inflación podría impulsar una mayor demanda de salarios, impulsando un ciclo de retroalimentación que hace que la inflación suba.

La temida dinámica de salarios y precios estuvo en juego durante la agitación económica de la década de 1970, que llevó al entonces jefe de la Fed, Paul Volcker, a aumentar drásticamente las tasas de interés, controlando la inflación pero también provocando una recesión.

El actual presidente de la Fed, Jerome Powell, señaló recientemente la lectura preliminar de expectativas de inflación de la Universidad de Michigan, que calificó de “bastante llamativa”, como uno de los factores que llevaron a las autoridades a aumentar las tasas de interés en 75 puntos básicos el 15 de junio, el mayor aumento desde 1994.

“Giro inimaginable”

Si bien es una señal temprana, la leve relajación de las expectativas de inflación quita algo de presión a la Fed para que siga subiendo las tasas agresivamente, dicen algunos analistas.

El repunte de las acciones y otros activos de riesgo de la semana pasada podrían reflejar un cambio en la visión de los inversionistas sobre el camino futuro de la Fed a la luz de las expectativas de inflación.

“El mercado nos dice que hace agua ante la perspectiva de un giro de la Fed actualmente inimaginable”, escribió el analista Sven Henrich en una serie de tuits, refiriéndose a una posible reversión del actual ciclo de ajuste monetario de la Fed.

“Contra toda lógica, podemos entrar en un período en el que las malas noticias son buenas noticias, ya que la desaceleración del crecimiento aumentará las expectativas de recesión y hará que los rendimientos caigan (las acciones alcistas de la bolsa)”, agregó.

Henrich argumentó que cualquier tipo de renovación en los datos de inflación durante el verano sería “muy positivo” para las acciones, aunque el riesgo de una recesión en toda regla se mantiene con el riesgo de nuevos mínimos en las acciones.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.