Esteroides reducen tasa de mortalidad de COVID-19, pero no es para todos los casos

Por The Epoch Times
03 de Octubre de 2020 1:51 PM Actualizado: 03 de Octubre de 2020 1:51 PM

Nuevos estudios muestran que el tratamiento con esteroides baratos realizado en pacientes críticamente enfermos con COVID-19 puede reducir en un tercio el riesgo de morir por la enfermedad. Los resultados son tan claros que la Organización Mundial de la Salud cambió su consejo el 2 de septiembre y ahora recomienda ampliamente los corticoides como tratamiento de primera línea para los pacientes más enfermos.

Sin embargo, el uso de esteroides no está exento de riesgos. Pueden tener efectos secundarios, y podrían hacer más daño que bien en pacientes con casos más leves de COVID-19.

Soy neumólogo y médico de cuidados críticos y co-autor de 1 de 3 nuevos estudios que analizaron datos de ensayos clínicos sobre el efecto de los esteroides en miles de pacientes con enfermedades críticas y graves de COVID-19. Esto es lo que la gente necesita entender sobre los esteroides como tratamiento para COVID-19:

¿Quién se beneficia de tomar esteroides?

Es importante comprender que los esteroides pueden beneficiar a los pacientes más enfermos hospitalizados con COVID-19, pero no es un tratamiento para casos relativamente leves.

Con COVID-19 y otras enfermedades infecciosas, hay dos componentes clave: la infección en sí misma y la respuesta del cuerpo a la infección.

En los pacientes más enfermos, la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo es tan robusta que puede dañar los órganos. Por lo tanto, puede ser importante calmar la respuesta inmunológica. Pero alguien que esté menos enfermo puede necesitar la respuesta inmunológica del cuerpo para evitar que la infección empeore. No se debería interferir con la respuesta inmunológica a menos que esté dañando al paciente.

¿Cómo ayudan los corticoesteroides a los pacientes gravemente enfermos?

Cuando una infección desencadena una respuesta inflamatoria, se activan glóbulos blancos especializados en encontrar el virus o la bacteria y destruirla. Es más un efecto bomba que un ataque de misiles dirigido. Las células inmunes atacan ampliamente, y la inflamación creada puede dañar otras células en los alrededores.

Esa respuesta puede salirse de control y continuar incluso después de que el agente infeccioso haya desaparecido. En una respuesta inmunológica realmente exuberante, el paciente puede tener una insuficiencia respiratoria y terminar en un ventilador, o tener una insuficiencia circulatoria y terminar en shock, o podría desarrollar una insuficiencia renal a causa del impacto.

En pacientes con COVID-19 severo, los corticoesteroides son probablemente capaces de calmar esa respuesta inflamatoria y prevenir la progresión del daño a los órganos, potencialmente a los pulmones.

Los científicos aún no están seguros si los esteroides funcionan de esa manera. Lo que sí sabemos a partir de los nuevos estudios es que las personas con COVID-19 grave, en particular las que tienen complicaciones respiratorias, se benefician de dosis relativamente bajas de corticoesteroides. Un análisis combinado de los estudios recientes descubrió que la tasa de mortalidad cuatro semanas después de la infección era significativamente menor en los pacientes con COVID-19 grave que recibieron esteroides que en los que no los recibieron.

Los esteroides no se usan en casos que no sean graves

Ningún tratamiento está exento de riesgos.

Los esteroides son medicamentos inmunosupresores muy conocidos que se han usado durante décadas. Se utilizan comúnmente para tratar enfermedades crónicas relacionadas con inflamación, como el asma, o trastornos autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide. Pero puede ocasionar consecuencias.

Los daños potenciales del uso de esteroides en un hospital incluyen un mayor riesgo de infecciones bacterianas o micóticas, hiperglucemia, debilidad muscular adquirida y hemorragias gastrointestinales.

Para las personas con casos más leves de COVID-19, el uso de esteroides podría significar un aumento de los riesgos con un beneficio potencial escaso.

Tomar esteroides también conlleva otros riesgos a largo plazo, como predisposición a infecciones, desarrollo de osteoporosis, cataratas y glaucoma. Por lo tanto, tomar esteroides como una posible medida preventiva contra COVID-19 podría suponer un riesgo potencial significativo para personas que de otro modo estarían sanas. Por eso la OMS recomienda no usar esteroides en los casos de COVID-19 que no sean graves.

¿Los esteroides conllevan riesgos para los pacientes críticamente enfermos?

Es común que los pacientes de la UCI, en particular los que están con respiradores, desarrollen infecciones adquiridas en el hospital como neumonía o infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con los catéteres intravenosos. El uso de corticoesteroides puede aumentar el riesgo del paciente de desarrollar infecciones secundarias, o puede contribuir a la debilidad muscular que puede afectar la capacidad del paciente para desconectarse de un respirador cuando se resuelva la enfermedad.

Aún así, los beneficios de los esteroides para el tratamiento de pacientes críticamente enfermos con COVID-19 parecen superar los daños.

¿De qué tamaño debe ser la dosis?

Parte del desafío en el tratamiento de pacientes críticamente enfermos con esteroides es determinar la dosis y el tiempo de la medicación.

En el contexto de este estudio, la dosis de esteroides es relativamente baja y también es de corta duración. Los ensayos no han mostrado un aumento significativo de los eventos adversos en el contexto del uso de la dosis de esteroides de corta duración y relativamente baja. Por lo tanto, en esa población de pacientes, el beneficio supera el riesgo, pero el riesgo no es cero.

El perfil de riesgo aumenta con dosis más altas. Así que la recomendación sería empezar con las dosis relativamente bajas que se han estudiado. La OMS recomienda dosis bajas durante 7 a 10 días.

¿Qué esteroides son más eficaces?

No creo que importe qué corticoesteroide se use mientras el esteroide tenga alguna actividad glucocorticoide.

El estudio REMAP-CAP analizó la hidrocortisona. Otro ensayo utilizó dexametasona. Otros estudiaron la metilprednisolona, aunque eran más pequeños y proporcionaron menos datos. Todos los ensayos apuntan en una dirección similar, sugiriendo que la actividad antiinflamatoria del glucocorticoide es la característica importante y no el esteroide específico.

¿Cómo cambiará este nuevo consejo el tratamiento?

Según los estudios realizados hasta la fecha, los pacientes hospitalizados con neumonía COVID-19 y que requieren oxígeno deben comenzar con un tratamiento de baja dosis de esteroides. Debe ser así si están en la unidad de cuidados intensivos y necesitan un apoyo más amplio de los organismos, como estar en un ventilador, recibir ventilación no invasiva o recibir oxígeno de alto flujo.

Es importante, sin embargo, que los esteroides no han demostrado beneficiar a los pacientes asintomáticos con COVID-19 o a los pacientes con enfermedades leves sin problemas pulmonares, según los datos que hemos visto hasta ahora.

Los médicos deben pensar en dosis bajas de esteroides como el estándar de atención para los pacientes en estado crítico con neumonía por COVID-19.

Bryan McVerry es profesor asociado de medicina en la Universidad de Pittsburgh. Este artículo fue publicado por primera vez por The Conversation.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.